The news is by your side.

El pelotazo de Amat en Torrecárdenas

Redacción C.A.- Se empiezan a desvelar los misterios de Torrecárdenas, una operación urbanística de Bogaris, actualmente por cierto bajo la lupa de la Justicia. El Presidente del PP, Gabriel Amat, según todos los indicios que se han conocido dió – supuestamente, claro- un pelotazo de 4 millones tras el cambio de uso de una parcela de su propiedad, según ha revelado El País.

La aprobación de una licencia de más de 40 millones de euros, a uña de caballo este verano, estando en funciones el equipo de gobierno y condicionando con la decisión el futuro de una de una ciudad y una barriada importante de Almería, empiezan a explicarse con las noticias que van apareciendo sobre los múltiples intereses que se podrían ocultar tras la Operación Torrecárdenas.

Justo en la parte más alta de la capital almeriense el grupo Bogaris pretende construir un gran centro comercial que, desde hace años, lleva al ralentí, como la farsa monea, en los canales procedimentales administrativos del ayuntamiento de Almería. De pronto, casi a punto de concluir el mandato del último gobierno del popular Luis Rogelio Rodríguez Comendador, les entró la prisa a los políticos de la derecha almeriense y en un tiempo récord concedieron la licencia millonaria a Bogaris que pudo colocar la primera piedra.

Paralelamente  a toda la parafernalia de la primera palada, que obviamente la dió el alcalde, el mismo que se ha partido la cara por Bogaris y sus intereses en estos años, tanto en juzgados como en la Fiscalía empezaban a calentarse asuntos relacionados con  el pelotazo urbanístico de Torrecardenas. Demasiados damnificados ha dejado en el camino la sospechosa tramitación administrativa del centro comercial de Bogaris. Y eso, más temprano que tarde, acaba dando la cara de una manera u otra.

Amat, como no, ha dicho que todo es falso y que forma todo parte de una campaña intencionada contra él. De paso ha anunciado querellas por doquier contra quien se haga eco de la noticia de El País y la propague.

 

Gabriel Amat, el jefe provincial del PP y presidente de la Diputación, amén de alcalde de Roquetas, parece que fue uno de los grandes afortunados con un pelotazo en la zona cero de Torrecárdenas. Los detalles de la operación han sido revelados por el Equipo de Investigación del diario El País y sus datos parecen incontestables. Así lo relataba el diario de Prisa:

“El Ayuntamiento de Almería (PP) aprobó una recalificación que ha disparado en cuatro millones de euros el precio de unos terrenos de escasísimo valor que compró el presidente de la Diputación, el popular Gabriel Amat Ayllón. La decisión transformó de rústico a terciario dos hectáreas de suelo cuyo precio de mercado pasó de cinco euros por metro cuadrado a 200. Amat preside el Comité Electoral del PP andaluz, donde se proponen los candidatos al Senado. Este jueves asistió a la despedida del alcalde de Almería, que concurre a la Cámara Alta.
La iniciativa municipal convirtió las tierras improductivas compradas por Amat en aptas para levantar un centro comercial. Y multiplicó por cinco la inversión realizada por el dirigente (1,7 millones de euros), según un tasador oficial, que tiene en cuenta el coeficiente de edificabilidad en sus cálculos. El político era entonces el máximo responsable del PP en la provincia de Almería.
Amat y su esposa, María del Carmen Pintor Moreno, adquirieron los terrenos situados en la partida almeriense de Callejones de Huércal, en noviembre de 2005, a través de la firma Softtoll SA. El adjudicatario de la parcela fue el yerno del dirigente, José Zapata Pomares. El pago se realizó a través de dos cheques de Cajamar por un total de 1,7 millones de euros procedentes de una cuenta común del matrimonio y 30.000 euros en metálico, según la escritura de compraventa sellada en una notaría de Almería a la que ha tenido acceso EL PAÍS”.

La información del supuesto pelotazo de Amat, conocida en las últimas horas, ha causado un gran revuelo político en Almería, o lo que es lo mismo, el típico postureo de la clase política local, mucho ladrar y poco morder, pero nadie ha anunciado el recurrir a la Justicia para que se aclare todo. Amat, como no, ha dicho que todo es falso y que forma todo parte de una campaña intencionada contra él, como siempre. De paso ha anunciado querellas por doquier contra quien se haga eco de la noticia de El País y la propague. En todo caso, dada la documentación que está circulando sobre el asunto Torrecárdenas, no estaría demás explicarlo todo muy clarito, con mucha luz y con los telégrafos a revienta calderas.  Y ya, de paso,  que se conozca el papel jugado por la familia de una estrecha colaboradora política del Sr Amat a la que no para de promocionar como su mano derecha. El papel, se entiende, que habría jugado los familiares de dicha colaboradora en las operaciones de terreno especulativas llevadas a cabo en el cerro de Torrecárdenas.