The news is by your side.

Francis Romacho y su socio dirigieron en la sombra el debate de Lobatón en Canal Sur

El programa ha sido suspendido. Canal Sur ni lo ha comunicado tras lograr el 1,7% de audiencia.

Según han revelado este fin de semana los diarios del Grupo Joly, dos ex directivos de canal Sur TV, Francis Romacho y su socio José Manuel Fernández Cuadrado (Lepo), han dirigido el programa de debate que, presentado por Paco Lobatón durante seis semanas, ha resultado finalmente un auténtico fiasco de audiencia.

Según la crónica de Francis A. Gallardo, responsable de la sección de Tv, “el formato estaba desarrollado por Uncía Producciones y no se firmaba por ningún responsable”.

“Este periódico ha podido saber que el espacio que se grababa en unos estudios de Sevilla estaba dirigido por dos de los ex directivos de la productora Happy Ending , Francis Romacho y José Manuel Fernández Cuadrado Lepo”.

Efectivamente, este ha sido uno de los aspectos más llamativos de esta cara producción televisiva que ha durado seis semanas, al no aparecer ni al principio ni al final del programa los títulos de crédito que informasen del equipo de personas que habían trabajado en la producción. (Para que el diablo no se ría de la mentira, tan solo aparecía el agradecimiento al sastre de Lobatón). Francis Gallardo, en su reveladora crónica, parece que da con la clave del secreto mejor guardado oficialmente y más chismorreado en los ámbitos profesionales andaluces dentro y fuera de la RTVA:

“Este periódico ha podido saber que el espacio que se grababa en unos estudios de Sevilla estaba dirigido por dos de los ex directivos de la productora Happy Ending (nombre de mal gusto que sigue funcionando pese a la nueva delegada de Igualdad de la RTVA) (NdR: Inés Alba, ex directora de Canal Sur Radio), Francis Romacho y José Manuel Fernández Cuadrado Lepo. La productora Happy Ending (Final feliz) es de las que más factura en la cadena autonómica pese a que ninguno de sus formatos ha superado la floja media de la cadena (9,5%). Este debate con Paco Lobatón y Laura Lobo costaba 43.000 euros por semana, según protestaron los sindicatos, pese a que Canal Sur aportaba medios técnicos”.

Este ha sido otro de los perfiles, el económico, de esta operación tan a la medida de sus ejecutores; los estudios donde se realizaba el programa eran propios de la RTVA en el pabellón que fue de Cruz Campo en la Expo, así como el personal técnico. Fuentes sindicales criticaron que los medios humanos y técnicos los pusiese la casa, pese al muy notable presupuesto por programa, algo que sin duda habrá redundado en el beneficio empresarial obtenido por Uncía y sus propietarios.

 

 

 

El nuevo programa de debate, tal y como ha venido informando Confidencial Andaluz, no ha cubierto las expectativas de audiencia. Esta ha sido la clave para que haya sido eliminado en silencio y con nocturnidad de la parrilla de la programación.

 

De verde a negro

 

Se añade en la información que “Debutó con un 6,5% y a partir de ahí la media fue bajando. En su entrega de despedida este lunes interesó sólo a 1,7% de los espectadores andaluces, con 54.000 seguidores de media (los datos de Kantar Media no se interesan por la audiencia acumulada, los impactos, que son los particulares datos de los que informa la RTVA en el Parlamento). Desde los sindicatos han surgido quejas de la calidad y del pluralismo de un programa estratégico que contaba además con una encuesta semanal elaborada por la universidad granadina”.

“Verde blanca y verde” ha pasado pues a la galería de debates fracasados de Canal Sur Tv junto a los últimos intentos fallidos “¿Y tú que opinas?” o “Pido la palabra”. El dirigismo, la propaganda política, el sectarismo profesional y el manejo desde la Junta de la línea editorial de Canal Sur a través de sus gestores, han sido sin duda factores que no atraen a los andaluces, hartos de problemas y de propaganda politica 3.0.

Que se confirme que detrás de un programa de pretendida influencia social y política ha estado la mano del Sr Romacho y su socio Lepo, avala la extendida tesis sobre el descarado manejo político y económico de la producción externa a la que se le dedica una buena parte de los doce millones que nos cuesta a los andaluces cada mes nuestra televisión autonómica.

La relevancia la tiene el hecho de que se haya querido ocultar quien manejaba los hilos de un altavoz que pudo haber sido potente si los mensajes transmitidos nos hubiesen resultado tan placenteros para el PSOE-A y lo políticamente correcto.

El granadino Francis Romacho es un veterano periodista que siempre desempeñó su trabajo arropado por el PSOE y en plena sintonía con el partido. Tampoco hizo nunca ningún esfuerzo por aparentar lo contrario. Quien pasa por ser el hombre de Jaume Roures y Mediapro en el negocio audiovisual andaluz nunca le faltó trabajo en su dilatada vida laboral, incluso cuando logró ser uno de los productores de éxito, con mejor y mayor facturación de Canal Sur, se atrevió por otros derroteros mediáticos, como impulsar junto a otros la creación del periódico digital Andaluces Diario (absorbido finalmente por El Plural) y que dirigió otro periodista de confianza y miembro destacado de la tribu periodística socialista, Antonio Avendaño. En aquella aventura también estuvo metida hasta las trancas, financiando, la UGT de Manolo Pastrana, todo ello meses antes del estallido del escándalo facturas, tras lo cual todo empezó a ir cuesta abajo en la vida de la publicación andaluza en la órbita de la izquierda.

La importancia que adquiere este asunto no es el hecho de que se haya contratado un producto televisivo que no funciona y se quita. No. Más bien la relevancia la tiene el hecho de que se haya querido ocultar quien manejaba los hilos de un altavoz que pudo haber sido potente si los mensajes transmitidos no hubiesen resultado tan placenteros para el PSOE-A y lo políticamente correcto. Pero bueno, quizás algún diputado despistado va y se lo pregunta a Joaquin Durán y nos enteramos. Nada es casualidad en una precampaña.