The news is by your side.

Y Cristina, como tantos otros antes de dimitir, recibió el aliento de Rajoy

M punto Rajoy ha venido con su cuadrilla de monosabios para  que le limpien la plaza, y poder actuar en su corrida final.

Sevilla tuvo un color especial para el Partido Popular. Sevilla tuvo duende para el Partido Popular. Sevilla olía a azahar allá por 1990 cuando el Partido Popular celebraba su primer congreso tras la refundación  “sin tutelas ni tutias” como dijera D. Manuel Fraga.

El Partido Popular buscó en Sevilla la magia para ampliar su base electoral, la apertura de su ideología centro reformista a todo el espectro social y consolidar un modelo de sociedad abierta, de respeto a las reglas de juego pero no permisiva y en las que las iniciativas personales y privadas no fueran en ningún caso frenadas por un igualitarismo mal entendido y por la mediocridad. Era la culminación en un mismo partido de democristianos, conservadores y liberales.

En Sevilla nació el Partido Popular y Sevilla ha estado íntimamente ligada al Partido Popular: Sevilla se ha sentido popular, Sevilla y Génova de la misma mano.

Hoy clausuramos una convención, con más pena que gloria, que en nada tuvo que ver con aquellas convenciones, congresos, con aquel partido y con aquella Sevilla. Llegó la convención en día áspero, lóbrego, tedioso y frio de primavera, la lluvia fina presagiaba mal augurio.

Si no hay máster, nos ha mentido y en la mentira radica el comportamiento poco ejemplar de esta política que como el ministro canario, se ha ido enfangando en su propia verdad.

La convención ha enmudecido, el silencio se ha hecho fuerte. La libertad controlada del prófugo Puigdemont hacia saltar las alarmas, pero la convención la hirió de muerte Cristina Cifuentes y su máster fantasma. Si no hay máster, nos ha mentido y en la mentira radica el comportamiento poco ejemplar de esta política que como el ministro canario, se ha ido enfangando en su propia verdad. Ora verdad, ora mentira, ora delito. Mientras más tarde en dimitir más daño hará al Partido Popular  y más adeptos para  la causa ciudadana.

La convención no ha lucido, ha sido dinero y tiempo perdido para los pocos militantes y simpatizantes que de buena fe han querido aportar con su presencia un último aliento a la causa popular, muy dañada por la realidad y las encuestas. Realmente hemos asistido a un fin de ciclo político, protagonizado por actores de segunda. M punto Rajoy ha venido con su cuadrilla de monosabios para  que le limpien la plaza, y poder actuar en su corrida final. Algunos lo han llegado a comparar con el sepulturero que espera ansioso las exequias del difunto. y que manda por delante su cuadrilla de sepultureros, para ver si Beltrán y Virginia le han dado los Santos Oleos a quien ya goza del rigor mortis.

Te lo voy a poner muy fácil Beltrán, como a ti te gusta decir, tú no crees en nada de lo que has dicho, ni en los parados, ni en los sevillanos que se levantan a diario a buscar trabajo”

Si alguien en su sano juicio se ha desplazado desde más de 400 o 500kms, para ver a Virginia y a Beltrán, se le habrán puesto los pelos como escarpias al oírlos.

Te lo voy a poner muy fácil Beltrán, como a ti te gusta decir, tú no crees en nada de lo que has dicho, ni en los parados, ni en los sevillanos que se levantan a diario a buscar trabajo, sencillamente porque tú no sabes lo que es trabajar. Fuera de la política no has cotizado ni media tarde, menos que LlamadmeJuanma en la pizzería. Pero tampoco crees en Sevilla y en sus posibilidades, porque si creyeras le habrías dicho a tu amiga Virginia, con humildad y dignidad política que tú no eras el más indicado para ganarle a Espadas. Que tú eres un candidato a la medida de Espadas y que sabes que Arenas os ha elegido como testaferros de sus fines políticos, no sois más que dos marionetas al servicio del señorito andaluz. Confieso y doy fe que sí crees en las mujeres. En eso no has mentido, campeón.

Fin de ciclo, en el que M punto Rajoy se ve con fuerzas para salir a ganar, a defender sus sólidos valores, en los que la inmensa mayoría ya no creemos, desde aquello de “se fuerte”.

Una vez más en sus planes, el tiro le ha salido por la culata al señorito Arenas, y van…

A defender nuestras ideas claras y a explicar lo que hemos hecho, algunos han pasado de explicarse en los platós de televisión a hacerlo en sede judicial. Ya sólo espero, como he dejado escrito en algún escrito anterior, que el día que M punto Rajoy pliegue velas, no se vaya ligero de equipaje, y meta en mochila morenos, levys y arenas, maíllos y cía. Y despeje el horizonte al centro reformista que ha de llegar para limpiar de corrupción y enriquecimiento injusto el buen nombre de democristianos, conservadores y liberales.

Voy terminando no sin antes recordar a LlamadmeJuanma, quien para mí ya es un perfecto don nadie en política, y al que desde el debido respeto en lo personal le diré que su vagueza y comportamiento político lo han llevado a la categoría de bulto sospechoso en el ruedo político andaluz. Ahora bien, si le dejaré en el aire una pregunta: ¿Si finalmente Cristina Cifuentes dimite por mentir en su curriculum vitae, tú qué harás?

Por último, la única satisfacción que me queda de estos tres días de infatigable trabajo, con sus restaurantes,  noches incluidas y después de mostrar  lo que queda de este Partido Popular que una vez estuvo unido y fuerte, es que una vez más en sus planes, el tiro le ha salido por la culata al señorito Arenas, y van…