Confidencial Andaluz

C & S

El político y el ‘scort’
11:43 | 23 de enero, 2017

El político y el ‘scort’

 

OK_VerdeEl historial judicial del presunto asesino machista de Huércal de Almería, el hecho de que estuviese en “busca y captura” decretada por la Justicia desde julio, han puesto en cuestión la eficacia de los cuerpos de seguridad en aquella provincia, especialmente en la localización de peligrosos delincuentes, autores de violencia de género como es el caso. De momento dicen que se ha abierto una investigación para determinar lo que ha podido suceder, habrá que confiar que termine y pronto y, si procede, se depuren responsabilidades porque algún eslabón de la cadena ha fallado y con consecuencias graves.

Estos son los antecedentes penales y condenas que constan contra el presunto autor de la muerte de la mujer de Huércal, asunto que instruye el Juzgado de Violencia sobre la Mujer Nº1 de Almería.

2007. Instrucción 1. Robo. 4 meses de prisión.
2007. Penal 4. Amenazas en el ámbito familiar. 40 días de trabajo en beneficio de la Comunidad.
2008. Penal 4. Robo. Un año y siete meses de prisión.
2012. Penal 4. Amenazas en el ámbito familiar. 10 meses de prisión.
2014. Penal 5. Amenazas en el ámbito familiar. 80 días de trabajo en beneficio de la Comunidad.
2015. Penal 1. Falsificación y estafa. 1 año de prisión (6 meses y 6 meses).
2016. Penal 4. Coacciones leves. Conformidad. 52 días de trabajo en beneficio de la Comunidad.
2016. Penal 4. Resistencia y contra la seguridad vial. 3 meses y 31 días de trabajo en beneficio de la Comunidad.

Todas las condenas están cumplidas excepto las tres últimas. La condena del Juzgado de lo Penal 1 de Almería se hizo firme el 6 de julio de 2016, fecha en la que se dictó orden de busca y captura para el cumplimiento de dicha condena.

Los delitos de caracter machista, desgraciadamente, parece que todavía no han sensibilizado suficientemente a muchos miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad con responsabilidades en las cadenas de mando y, por elevación, sobre los políticos que debieran dotar de más medios a los CFSE.

 

OK_VerdeViene a cuento rescatar esta crónica, escrita hace un año y que finalmente no fue publicada ya que la víctima agredida desistió en su denuncia, convenientemente silenciada, posiblemente con dinero de por medio y no nos remitió la copia de la denuncia que dijo que había presentado horas antes ante la Guardia Civil de una localidad cercana a Almería capital. Cabría preguntarse, llegados a este punto, si la Guardia Civil que intervino en este supuesto caso de violencia elevó los hechos al Juzgado para que se actuase de oficio. Esta es la historia que recuperamos del archivo de la redacción de Confidencial Andaluz.

 

La historia parece que es real como la vida misma. Tan real que está plasmada en una denuncia formal desde anoche ante la autoridad competente, según asegura el denunciante.

Al no disponer de esa documentación presentada, solo de un amplio testimonio verbal de la persona afectada, evitaremos nombres y situaciones. El sitio es lo de menos. Los hechos, lo importante, han sucedido esta misma semana en una determinada provincia andaluza.

Esta es ese tipo de noticias sobre las que repugna escribir, en tanto que afecta a la intimidad de las personas que protagonizan la historia. Pero cuando una de ellas denuncia que ha existido violencia y agresiones de por medio, el asunto adquiere caracteres más que noticiables, judiciables.

Y hay algo más que le añade interés social a la noticia y es que el presunto agresor es un hombre público, con cargo institucional y también con responsabilidades en el partido al que pertenece y representa. Su despacho oficial lo preside la fotografía de una conocida autoridad de su partido oriunda de Andalucía. Partido que, por supuesto, dice condenar la violencia entre las personas, sean del género que sean.

Los hechos sucedieron el pasado martes. El político, quizás aburrido y sin urgentes problemas por resolver tras el almuerzo de ese día, localizó pasadas las cuatro de la tarde, vía Internet, a un scort que anuncia sus servicios en la red y con el que negoció telefónicamente una tarifa alta, 250 Euros, por cuanto existía un largo desplazamiento de por medio.

Una hora después se consumó la cita, cuenta el scort que rodeada de situaciones extrañas. Apareció un tercero que acudió “engañado” y se marchó de inmediato, bastante molesto con la encerrona del anfitrión que empezó a consumir extrañas sustancias con extraños artilugios “y no eran porros”. Un inhabitual desenfreno que no se esperaba encontrar en tan tranquilo lugar. El joven visitante, dice que para nada le convenció el panorama que halló en aquel domicilio e intentó poner fin rápido a su servicio y estancia para poder reclamar finalmente la cantidad pactada. El trabajo contratado se cumplió a desgana, cuenta el scort, que, ya muy mosqueado con lo que veía a su alrededor, se puso a grabar abundante material videográfico con su teléfono móvil, “especialmente cuando consumía la droga” afirma. Pero, después de aquello, el cliente tampoco estuvo dispuesto a pagarle por su trabajo.

Dice que fue cuando el cliente le planteó salir de nuevo a la calle, que le acompañase, para comprar 100 euros más de droga y volver después al domicilio y que, por ello, le abonará un suplemento a lo pactado. Un tipo que se va a gastar cien pavos en droga, le pareció económicamente solvente para hacer frente a lo que le debía y que llevaba reclamando desde que quiso cobrar por adelantado, tal y como está establecido en este tipo de intercambios. Una vez en la calle, el político, echó a correr como alma que lleva el diablo. El scort, muy nervioso, le siguió corriendo por las oscuras calles del pueblo, mientras bramaba y lloraba a voz en grito, sin lograr alcanzarle hasta que lo perdió de vista y empezó a llamar a todas las puertas. Medio pueblo, cuenta, salió a la calle a ver qué provocaba tal escandalera. Tuvo que ser atendido con una tila, precisamente, en un domicilio de familiares de la pareja (femenina) del político que había desaparecido huyendo momentos antes por las callejuelas.

El joven, ya más tranquilo, establece nuevamente contacto telefónico con el huido personaje, que accede a quedar con él en una rotonda de las afueras para pagarle el servicio. Una vez allí, dice que en presencia de un testigo de la casa que le acogió y que le acompañó a la cita, fue cuando procede a agredirle físicamente, provocándole de un puñetazo, entre otros daños, un enorme hinchazón en un ojo y el consiguiente derrame interno. De todo ello, posteriormente, el afectado dice que se levantó el correspondiente parte de lesiones para la Guardia Civil cuyos agentes asegura que le trataron con mucha amabilidad, invitándole y animándole a que presentase la denuncia formal como víctima.

Esta es la historia, a grandes rasgos, que desde el martes por la noche tiene indignada a una pequeña localidad andaluza donde sucedieron los hechos y, a estas alturas, en gran parte de la provincia a la que pertenece ese pueblo dormitorio de la capital. Un escándalo que es la comidilla en la localidad.

A todo esto, el protagonista de las supuestas agresiones, el político, parece que ha contado su versión a sus paisanos para defenderse y justificarse social y políticamente del escándalo, asegurando que el joven era un vulgar vendedor de drogas, pura chusma, y que pretendía que le comprara droga a lo que él se negó, porque “hasta ahí podíamos llegar”.

Y, llegados a este punto y dadas las peculiaridades políticas y judiciales del momento que vivimos, cabría preguntarse si le servirá de algo a ese personaje mantener en su muro de Facebook fotografías con lo más granado de la política provincial, regional y nacional de su partido. Habrá que estar muy atentos a esta nueva historia de violencia y, en este caso, quizás de más cosas”.

 

Este artículo fue redactado en enero de 2016 pero nunca se llegó a publicar hasta hoy. Lo dicho, el joven agredido dio marcha atrás, nunca envió la copia de la denuncia como había prometido y no quiso que se publicase nada.” Ya está todo arreglado y aclarado”, comentó a las pocas horas y cuando aún presentaba el ojo morado. En los doce meses transcurridos nada se ha sabido sobre si el tema tuvo deriva judicial o quedó impune como tantos otros.

 

 

Ahora en Twitter

OPINIÓN

Patxi_Susana_Pedro_Sanchez_web

Patxi, Pedro y Susana, tres ruedas para un carro roto

Francisco Rubiales.- El feo parece el menos malo, el malo es el mas listo y el más falso, mientras que la buena es la más mediocre. Mal asunto para los socialistas.

1 comentarios
Trio poker (Pedro-Susana-Patxi)

Algo no huele bien en las Primarias del PSOE

Ramón Triviño.- Un manto de incertidumbres y desconcierto se ha adueñado del conjunto de la organización socialista motivado por las normas de la Gestora.

1 comentarios
Congreso_pp_almeria_bonilla_arenas_web

PP-A, el cambio ya está aquí

Antonio Varflora.- El cambio ya está aquí, porque hemos celebrado un congreso sin saber dónde vamos, con la misma foto y personas que hace dos años.

0 comentarios
huelga_np_es_delito_web

El derecho de huelga en peligro

Víctor Arrogante.- Todo parece que se legaliza a los esquiroles, al abrir la puerta a que los efectos de una huelga puedan ser neutralizados.

0 comentarios

TE RECOMENDAMOS

pedro_pacheco_policias_web

La Justicia sigue implacable contra Pedro Pacheco

La Jueza deniega un permiso de tres días a Pacheco por la “necesidad de una mayor intimidación y carácter preventivo especial rehabilitador de la pena”.

0 comentarios
pacogongora_juanEnciso_web

Góngora al banquillo o la venganza de Juan Enciso

Pepe Fernández.- Recta final para que se siente en el banquillo Paco Gongora, alcalde del PP de El Ejido. Venganza de Juan Enciso 8 años después de la Operación Poniente.

0 comentarios
urdangarin_caso_noos_web

A vueltas con la Justicia

Pedro Pitarch.- Se extienden alegremente los “juicios paralelos” en la calle y los medios. Se abre así la puerta al descrédito de la justicia.

0 comentarios
yolanda_rubio_alcaldesa_aljaraque_web

La Justicia investigará un presunto soborno en Aljaraque

Antonio S. Candilejo.-El presunto soborno que tumbó la moción de censura contra la socialista Yolanda Rubio, será investigado finalmente por el Juzgado.

0 comentarios