The news is by your side.

Huelva, “La vida moderna” y una virulenta polémica en redes

Comunicado de la Redacción de La mar de Onuba

Nuestro editorial de ayer titulado En defensa de ‘La Vida Moderna Oh my lol’: una desafortunada nota de prensa de Caraballo y Cruz, ha suscitado un encendido debate en las redes sociales, en el que no han faltado gruesas descalificaciones, insultos (algunos hemos optado por eliminarlos por el carácter violento que albergaban) y hasta acusaciones de que nuestra pieza responde a un supuesto patrocinio de la Cadena Ser a nuestra revista digital. ¡Más quisiéramos!

En La Mar de Onuba defendemos todas las formas de expresión, incluso las que nos disgustan. Ni compartimos ni alabamos las chanzas del programa La vida Moderna -de muy cuestionable buen gusto, es cierto- sobre nuestra ciudad y provincia -y sobre nuestra idolatrada  Carolina Marín- a las que queremos y ensalzamos repetidamente en nuestros contenidos. Comprendemos y respetamos el malestar ciudadano, cómo no. Pero nuestro editorial se limita a considerar desafortunada la nota de prensa de los máximos responsables local y provincial, pues consideramos que alimenta la indignación en un momento en el que la Libertad de Expresión y la Libertad de Prensa sufren continuos ataques y cuestionamientos. Sólo eso. Creemos en un periodismo crítico, y compartimos la máxima atribuida al gran filósofo François-Marie Arouet, más conocido como Voltaire (aunque, en realidad la cita pertenece a Evelyn Beatrice Hall, que escribía bajo el seudónimo Stephen G. Tallentyre), cuando decía aquello de “no estoy de acuerdo con lo que dice, pero defenderé con mi vida su derecho a decirlo”.

La vida Moderna Oh my LOL es un programa de “humor negro”El humor negro se ejerce a propósito de cosas que suscitarían, contempladas desde otra perspectiva, piedad, terror, lástima o emociones parecidas.

Lamentamos si nuestro editorial ha resultado molesto, pero invitamos a navegar por nuestra revista para comprobar que esta publicación mantiene un alto compromiso con esta tierra y sus gentes. Y con especial aprecio por los más desfavorecidos, los que sufren, y por quienes destacan por su esfuerzo y afán de superación.

La vida Moderna Oh my LOL es un programa de “humor negro”El humor negro se ejerce a propósito de cosas que suscitarían, contempladas desde otra perspectiva, piedad, terror, lástima o emociones parecidas. Cuestiona situaciones sociales, que generalmente son serias, mediante la sátira y el sarcasmo. El asunto más recurrente en el humor negro es la muerte y todo lo que está relacionado con ella. Atañe los temas más oscuros y dolorosos para el ser humano y que, por norma general, suelen resultar controvertidos y polémicos para la sociedad, porque están relacionados con la moral. Algunos ejemplos pueden ser las grandes tragedias, las normas sociales, la sexualidad, la violencia, los asesinatos, el suicidio, las enfermedades, la pobreza, la locura, el terrorismo, el racismo, la drogadicción, la violación, las discapacidades, la guerra, la religión, la política, la discriminación… pero representados en forma cómica.

Pero en una sociedad plural, democrática y abierta, defendemos el derecho a su ejercicio, como defendemos el de criticarlo a quien no le guste.

Un ejemplo famoso de ‘humor negro’ es el del dramaturgo Pedro Muñoz Seca ante el pelotón de fusilamiento en la Guerra Civil Española: «Podéis quitarme la hacienda, mis tierras, mi riqueza, incluso podéis quitarme a mi mujer como vais a hacer, la vida… pero hay una cosa que no me podéis quitar, y es el miedo que tengo». Este peculiar humor se refleja también en A Modest Proposal (1729), traducido como Una modesta proposición, donde el autor de ‘Los viajes de Gulliver’, Jonathan Swift, sugiere como solución para los padres que no pueden mantener a sus hijos -debido a la mala situación económica- que los vendan a los ingleses ricos para que se los coman.

En La Mar de Onuba ni nos gusta ni nos deja de gustar el humor negro de La Vida Moderna Oh My LOL. Pero en una sociedad plural, democrática y abierta, defendemos el derecho a su ejercicio, como defendemos el de criticarlo a quien no le guste.

Damos por cerrado este asunto. Lamentamos de nuevo si ha molestado nuestro editorial, sobre cuyo contenido nos ratificamos plenamente. Desde el respeto, la admiración y el cariño, total y absoluto, por nuestra tierra y su gente. Y muy especialmente por nuestra campeona olímpica Carolina Marín.

Un cordial saludo a todas y todos.