Confidencial Andaluz

Corrupción: robots esclavos, incapaces de indignarse

Corrupción: robots esclavos, incapaces de indignarse
10:30 | 17 de marzo, 2016
Francisco Rubiales

Francisco Rubiales

La incapacidad de indignarse en la ciudadanía española y la indiferencia ante los abusos del poder político y la degeneración del sistema que nos gobierna son los síntomas más graves y escandalosos de la actual decadencia y degradación de una España que se llena de robots insensibles y esclavos.

La sociedad española, cada día más habituada a soportar la corrupción, el abuso de poder y la degradación del sistema democrático, está perdiendo sus valores y se hace cobarde e incapaz de defender sus derechos. La ciudadanía española se deteriora tanto o más que la clase política, salvo en algunos focos donde la resistencia, la rebeldía y la lucha por una sociedad mejor preservan a sus miembros y los convierten en lo más saludable, esperanzador y decente de España.

Recientemente, en Río de Janeiro, una joven empresaria de la moda, Yasmin Brunet, fue asaltada en la rambla de Ipanema, uno de los puntos más simbólicos y considerados más seguros de esa ciudad. En declaraciones reproducidas por el periódico “O Globo”, la joven Yasmin, con notable percepción, describió los movimientos en cámara lenta que se dieron en su mente durante y después del asalto, destacando la naturalidad con que ella tomó el hecho de ser robada y la incapacidad de indignarse que percibió en sí misma: “¿Hasta qué punto llegaron las cosas para que una víctima acepte con naturalidad que alguien robe sus pertenencias? “El asaltante me robó y hasta me machucó, pero no conseguí indignarme”, dijo la joven empresaria, que añadió: “Tal vez por el hecho de vivir en Río de Janeiro, uno ya espera que pueda ser víctima de un asalto; entonces, eso deja de producir conmoción”.

La falsa democracia española está dejando de producir indignados y comienza a producir robots que aceptan la esclavitud y la vejación ciudadana como algo natural.

En España está ocurriendo algo parecido: estamos tan habituados a vivir en una democracia degradada y a ser maltratados y malgobernados por ineptos y corruptos que ni siquiera ya nos indigna que los partidos y sus políticos dejen de ser demócratas, nos construyan una sociedad injusta, nos mientan, nos estafen y nos acribillen con impuestos.

La falsa democracia española está dejando de producir indignados y comienza a producir robots que aceptan la esclavitud y la vejación ciudadana como algo natural. Estamos llegando, probablemente, a uno de los niveles mas altos en degradación cívica.

Arnaldo Otegui dijo recientemente que los ciudadanos “tienen derecho a tener un Estado decente”. Aunque Otegui sea un perfecto ejemplo de indignidad e indecencia por su vinculación con la sangre, se trata de una afirmación con hondo contenido de verdad. La falta de decencia del Estado, que es la institución poderosa que el hombre ha ideado para que mejore sus vidas y organice la convivencia, es una fuente insoportable de deterioro y degradación, así como la principal causa de la corrupción, del independentismo y de otros muchos dramas.

Después de las ambiciones exhibidas, las peleas de gallos, las indecencias, los egoísmos, la arrogancia y la incapacidad de dialogar y de anteponer los intereses de los españoles a los mezquinos y rastreros intereses de los partidos, ¿A quien le interesa seguir perteneciendo a este país?

Hasta que no tengamos en España un Estado decente, no cesarán los problemas. Por eso, los principales culpables del independentismo, de la corrupción y del deterioro de la convivencia son personajes como Zapatero y Rajoy, que han gobernado generando injusticia y envileciendo al Estado.

El espectáculo ofrecido por los políticos a la sociedad en las semanas posteriores a las elecciones del 20 de diciembre han causado a España un daño terrible que tendrá reflejo en las urnas, en la convivencia y en la cohesión. Después de las ambiciones exhibidas, las peleas de gallos, las indecencias, los egoísmos, la arrogancia y la incapacidad de dialogar y de anteponer los intereses de los españoles a los mezquinos y rastreros intereses de los partidos, ¿A quien le interesa seguir perteneciendo a este país?

La sensación de que, en manos de estos políticos, España no tiene remedio, es cada día más fuerte y sólida.

España ha pasado de la euforia por ser demócratas, que se produjo tras la muerte de Franco, a la posterior decepción por el deterioro del sistema, deslizándonos hacia la indignación ante la corrupción y terminando ahora en la desesperación y la rabia ante el dominio del país por parte de ineptos, canallas y corruptos.

Noticias relacionadas

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿Quieres añadir uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Ahora en Twitter

OPINIÓN

julio diaz comision invest formacion web

Comisiones envenenadas y parlamentos irrelevantes

Pablo Gea.- Microcosmos perfecto de los vicios de la política española que contemplamos con pesar.

0 comentarios
Jean-Luc Mélenchon_web

Europa se la juega en Francia

Ramón Triviño.- Apasionantes comicios, en los que sin lugar a duda, está en juego, no sólo el futuro de Francia, sino también el del conjunto de Europa.

0 comentarios
bandera_republica_congreso_web

La República es posible

Víctor Arrogante.- Fernando Valera en julio de 1977: «hasta aquí hemos resistido sin renunciar nunca, la Segunda ha caído, ¡Viva la Tercera!»

0 comentarios
incidentes:el Postigoi:GranPoder

Maratones de pánico

Clara Guzmán.- Terrorismo callejero si no habláramos en lenguaje políticamente correcto todo el día, como si bailáramos un minué.

1 comentarios

TE RECOMENDAMOS

jacinto_Pellón_Manuel_Olivencia_web

Expo ’92: Crónicas de la verdad (III)

Fco. Rubiales.-¿Hubiera sido posible organizar un evento tan gigantesco como la Expo sin aquel impulso descarado y avasallador que demostró el gobierno?

0 comentarios
obras_monorail_expo92_sevilla

De cuando sólo se robaba en Andalucía

Pepe Fernández.- Hubo un tiempo pasado en el que los andaluces llegamos a sentir vergüenza y complejo respecto a otras comunidades. Parecía que sólo aquí se robaba.

0 comentarios
logoExpo92_web

Expo ’92: Crónicas de la verdad (II)

Francisco Rubiales.- La España que heredó Felipe González pudo utilizar sus recursos intactos y pedir prestado los cientos de miles de millones de pesetas.

0 comentarios
Susana_JUan_Carlos_aniversario Expo92_web

Expo ’92: crónicas de la verdad (I)

Francisco Rubiales.- Los que crean que estos artículos sobre la Expo 92 van a servir para enviar a más ladrones a las cárceles españolas se equivocan.

0 comentarios