Confidencial Andaluz

El Algarrobico, por fin

El Algarrobico, por fin
19:51 | 19 de febrero, 2016
Francisco Gimenez Alemán

Francisco Giménez Alemán

Nunca me ha gustado dármelas de anticipador pero, escrito lo tengo, hace no menos de doce años fui de los primeros en advertir que en el Parque Natural de Cabo de Gata, y en primera línea a escasos metros de la raya del mar, se empezaba a levantar un atentado contra aquel paraje insólito por su abrupta belleza y en el que tantas veces de muchacho había ido en pandilla a disfrutar de la playa. La señal de alarma era una inmensa grúa de obras anclada en el desmonte que ya se había practicado y el acarreo de materiales  de construcción que, por su cantidad y volumen, denunciaban la envergadura de la obra que se iba a perpetrar.

Desgraciadamente no estábamos equivocados los amigos que avistamos el preámbulo del atropello ecológico, cuando pasamos en el barquito de uno de ellos por delante de la playa de El Algarrobico, una de las perlas más cautivadoras de ese trozo de litoral almeriense milagrosamente virgen, felizmente preservado de la mano predadora de la especulación. Nunca agradeceremos suficientemente a Green Peace su campaña de tantos años hasta conseguir la reciente sentencia del Tribunal Supremo después de cuyo pronunciamiento ya no hay escapatoria ni más dilaciones: el hotel El Algarrobico debe ser demolido y restaurado el solar como en su estado virginal.

Es moralmente exigible que la Junta de Andalucía ponga en marcha planes de estimulación de la actividad económica que vengan a redimir a los campos de Níjar, a su parque natural y, cómo no, a Carboneras de la indigencia industrial en la que lleva siglos instalada.

La costa mediterránea ha sido destrozada a lo largo del último medio siglo en un afán desarrollístico sin precedentes que tuvo uno de sus primeros chupinazos en el horror de Benidorm, cuando se concitaban perversamente el interés por la industria turística y el mal gusto de las autoridades franquistas que, sin las bridas de la inexistente oposición democrática, hacían de su capa un sayo y convertían en un enjambre lo que la Naturaleza había decretado para solaz y contemplación del género humano. Almería, especialmente su vertiente hacia Levante, su vino salvando de la incuria urbanística gracias al subdesarrollo de la zona sin agua, sin caminos, sin conducciones eléctricas, sin desaprensivos empresarios como los de Azata del Sol a los que no se les han conmovido el alma al perpetrar el crimen de lesa naturaleza que en buena hora –hora tardía, es verdad- ha sido condenado a desaparecer.

Tengo amigos en Carboneras que esgrimen el mismo y recurrente argumento de la falta de recursos en una zona de Andalucía tan deprimida y con tal alta tasa de desempleo. Y aunque es muy difícil rebatir esta gran verdad, no debemos flaquear a la hora de defender que no todo vale, que las cosas no se pueden conseguir a cualquier precio. Y dicho lo cual, es moralmente exigible que la Junta de Andalucía ponga en marcha planes de estimulación de la actividad económica que vengan a redimir a los campos de Níjar, a su parque natural y, cómo no, a Carboneras de la indigencia industrial en la que lleva siglos instalada.

Noticias relacionadas

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿Quieres añadir uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Ahora en Twitter

OPINIÓN

julio diaz comision invest formacion web

Comisiones envenenadas y parlamentos irrelevantes

Pablo Gea.- Microcosmos perfecto de los vicios de la política española que contemplamos con pesar.

0 comentarios
Jean-Luc Mélenchon_web

Europa se la juega en Francia

Ramón Triviño.- Apasionantes comicios, en los que sin lugar a duda, está en juego, no sólo el futuro de Francia, sino también el del conjunto de Europa.

0 comentarios
bandera_republica_congreso_web

La República es posible

Víctor Arrogante.- Fernando Valera en julio de 1977: «hasta aquí hemos resistido sin renunciar nunca, la Segunda ha caído, ¡Viva la Tercera!»

0 comentarios
incidentes:el Postigoi:GranPoder

Maratones de pánico

Clara Guzmán.- Terrorismo callejero si no habláramos en lenguaje políticamente correcto todo el día, como si bailáramos un minué.

1 comentarios

TE RECOMENDAMOS

inauguracion_Expo92_politicos_web

Expo 92: crónicas de la verdad (IV)

Francisco Rubiales.- En Expo 92 se introdujeron los mimbres de la nueva España, no sólo los sistemas de corrupción, también el poder absoluto de los partidos.

0 comentarios
susana_purchena_web

Sospechosas afiliaciones pre primarias en el PSOE de Almería

Jorge Colipe.- En Oria, siempre según lo manifestado por dirigentes de Pedro Sánchez, “ha sido el propio director el encargado de afiliar a 20 personas”

0 comentarios
jacinto_Pellón_Manuel_Olivencia_web

Expo ’92: Crónicas de la verdad (III)

Fco. Rubiales.-¿Hubiera sido posible organizar un evento tan gigantesco como la Expo sin aquel impulso descarado y avasallador que demostró el gobierno?

0 comentarios
obras_monorail_expo92_sevilla

De cuando sólo se robaba en Andalucía

Pepe Fernández.- Hubo un tiempo pasado en el que los andaluces llegamos a sentir vergüenza y complejo respecto a otras comunidades. Parecía que sólo aquí se robaba.

0 comentarios