The news is by your side.

El irrestible atractivo del socialismo en Almería

Un total de 468 almerienses se afilan al PSOE en la capital, poco antes del proceso de primarias.

Meme de M@nel

Presumía Jeremy Corbyn, en el verano de 2016, de haber conseguido aumentar los afiliados laboristas en 60.000. Por favor, Jeremy, ¿Te vas a comparar con la pujanza del socialismo almeriense, y concretamente de su capital? Claro que no. Ni lo intentes.

Con excesiva ligereza hemos aceptado la idea de que la democracia electoral ha llegado a su límite, la abstención no ha parado de crecer y la afiliación a los partidos de bajar. Bien, estoy en condiciones de sostener que eso no es cierto. La gente está preocupada por lo que sucede en nuestra ciudad, Almería, y desean implicarse.

Si, finalmente, esas preafiliaciones se aceptan, en mayo seis de cada diez afiliados en la Agrupación municipal de Almería serían nuevos. Ahí es nada.

Según la prensa local, el deseo ha sido de tal intensidad que, en tres días, 468 ciudadanos se han afiliado al PSOE capitalino. El número de afiliados ha crecido un  60%. Pocos partidos pueden presumir de semejante pujanza. Si, finalmente, esas preafiliaciones se aceptan, en mayo seis de cada diez afiliados en la Agrupación municipal de Almería serían nuevos. Ahí es nada.

La extensión de la afiliación se asemejó a la pandemia de la gripe. Empieza con unos pocos casos para enseguida multiplicarse. Llega a un pico  máximo, disminuye y desaparece.  Un día hubo unos pocos afiliados, al siguiente 100, y el día de después 300. Al tercer día bajó a medio centenar y luego cero. Por casualidad, ese cero coincide con el día siguiente a cerrarse el censo para las primarias. Los que se afilien ahí pagarían pero no votarían. Todo según la prensa local, no crean que estaba yo allí.

¡Qué hermosa cifras, 300, en un solo día! Como en las Termopilas, vaya.¿Quién ha sido el nuevo Leónidas, capaz de atraer de una tacada a 300 a la Casa del Pueblo? Casa del Pueblo que deberá ir tirando tabiques para abrir hueco, ya se lo digo yo. La Urbanización del Pueblo va a  parecer.

La capital almeriense es el último reducto del sanchismo andaluz, y ni se perdona ni se olvida.

Lo primero que este dato hace es reafirmar lo que aquí, en Confidencia Andaluz, se ha escrito en las  últimas semanas. La capital almeriense es el último reducto del sanchismo andaluz, y ni se perdona ni se olvida. ¿Ha llegado el momento de corregir esa anomalía y presentar un socialismo andaluz unido en torno a su figura carismática? Pues sería ya el segundo intento.

En la memoria de los Leónidas está la suerte del ex delegado de Vivienda. ¿Se han fijado que escribí ex, verdad? Nos situamos hace algo más de medio año, en el primer intento. Votación para Comisión Ejecutiva municipal y secretario general. También aumento la afiliación, por cierto. El entonces delegado se integraba en la lista susanista. Perdieron por 19 votos. Lejos de celebrar lo bien que quedaron, en Sevilla la cosa no sentó bien. Otra vez. Otro disgusto que proporciona la lejana provincia. Hubieran debido alegrarse, porque sin la figura de Juan Carlos Pérez Navas encabezando esa lista –una persona honesta que no merece estas cosas, ya les digo- el sanchismo les saca 190.  Hubo un enfado que no veas tú.  Una cabeza que rueda, un escarmiento, un aviso a los que no se esfuerzan lo suficiente por la victoria. Ahora es ex.

Las primarias, presentadas como el gran ejemplo de la democracia interna, están acabadas en Almería, si esto no se aclara y enmienda.

De aquellos lodos, estos polvos.  Unos pensarían a ver si nos va a pasar lo mismo. Otros quizás han pensado, a ver si nos van a hacer igual. El caso es que el recelo se extiende entre unos y otros. Y para que haya recelo no se necesitan muchos motivos.

Esta es la primera repuesta que urge ¿Quiénes son Leónidas? ¿Son los unos, los otros, los unos y los otros? ¿Quiénes han presentado las fichas de afiliación? ¿Qué teléfono de contacto se ha puesto? ¿Qué cuenta corriente?

¿Cuántos de esos nuevos militantes son intermitentes? De esos afiliarse, pagar una cuota, votar en procesos internos, no pagar, desafiliarse y hasta la próxima.

La dignidad del socialismo local requiere respuestas. Para no degradar las primarias, ni humillar a los militantes reales, los que acuden a actos, reparten propaganda o hacen de interventores. Las primarias, presentadas como el gran ejemplo de la democracia interna, están acabadas en Almería, si esto no se aclara y enmienda.

Esta es la mejor forma de convertir la democracia interna en una burla; el medio para  conseguir que se vayan aún más afiliados. Con estos mimbres, amigos, se van a hacer muy pocos cestos.