The news is by your side.

El viejo cartel

Muchos incluso lo han mantenido con las banderas alemana y francesa a pesar de tener nuestra misma moneda.

Llevas años pasando bajo el viejo cartel. Creo que fue lo primero que aprendiste a memorizar en la calle cuando comenzaste a leer. Lo veías por todas partes y, como te habían enseñado en los Cuadernos Rubio, repetías sus cuatro palabras allí donde las veías. Nunca entendiste porque aquel cartel llamaba tu atención. Pero ahí estaba. Sin neones, sin fluorescentes, sin colorines estridentes, tan solo las banderas que adornaban las palabras y repetías como una retahíla en la mente.

Era un rótulo que llamaba la atención cuando elevabas la vista. Al mirar hacia arriba, buscando el cielo, siempre aparecía. En todas las calles. Al doblar una esquina. En medio de una avenida. Y en cualquier ciudad o pueblo que visitases.

Cajas de Ahorros y Bancos que ya no existen lo tenían en sus fachadas. Muchos incluso lo han mantenido con las banderas alemana y francesa a pesar de tener nuestra misma moneda. En Andalucía todavía se pueden encontrar en las calles, ¿te suena, verdad?

 

El viejo cartel ha tomado sentido hoy. Esa palabra que nos ha acompañado durante más de treinta años parece que toma el protagonismo. 

 

Cambio, change, exchange, wechsel. Cambio en España, empezando por Andalucía. Change en Francia y los chalecos amarillos nacidos con un presidente de la República que confesaba “La honestidad me obliga a deciros que ya no soy socialista”. Exchange en Reino Unido y su inminente Brexit. Wechsel en Alemania, dominando el Bundestag la Unión Cristiano Demócrata de Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata de Alemania con AfD como primera fuerza de la oposición. 

Llega el cambio. Recuerdas al viejo cartel mientras algunos y algunas viven en el limbo de la ética. Entretanto otros y otras imaginan dragones de tres cabezas que solo habitan en las series de ficción. Durante programas y tertulias que dirigen la política sorprendidos por sus vaticinios erróneos y sus directrices sin resultados. El poder se pierde por el egoísmo. Y por la vanidad. Los que colgaron el cartel saben que hoy es difícil engañarnos. El engaño dura poco en tiempos de las fake news. 

Dicen que los cambios son buenos. Así lo certificó el científico más influyente de los que plantearon la idea de la evolución biológica, a través de la selección natural, “no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”, Charles Darwin. 

Detrás de este cambio vienen muchos cambios. Lo anunciaron el viejo cartel y el fundador de los jesuitas, Ignacio de Loyola, “en tiempos de tribulación no hacer mudanza”. El consejo se ha mal entendido siempre, se trataba de resistir a los embates de los poderes terrenales. Y como hay quien ha resistido, llega dispuesto a poner a cada uno en su sitio. “El éxito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino”, nos lo enseñó Ghandi. Todo llega a su tiempo.