Confidencial Andaluz

Nación, Estado Y Cataluña

Foto: Lohen11

Nación, Estado Y Cataluña
22:33 | 12 de noviembre, 2015

Análisis de las relaciones entre Estado y Nación a propósito de la grave encrucijada política y legal planteada por el secesionismo catalán

Opinión / PEDRO PITARCH.- Aún bajándose los pantalones ante la CUP, don Artur Mas no ha logrado ser investido, el 12 de noviembre, en segunda votación, como presidente de la Generalidad. Una muestra más de la inconsistencia de esa tropa llamada frente independentista, para el que el paso del tiempo juega en su contra. Desde mi perspectiva, el resultado de la votación puede significar el adiós del señor Mas. 

Solo tres días antes, el parlamento catalán había aprobado una resolución independentista. Un cínico documento cargado de las consabidas falacias como “el mandato democrático” recibido en las urnas, o el “poder constituyente del parlamento catalán”, como coartadas para proclamar la soberanía del parlamento catalán y declarar unilateralmente la independencia de Cataluña. En un alocado camino hacia la república catalana,  la resolución fija un plazo máximo de treinta días para que se tramiten las leyes de seguridad social y de hacienda pública”. Como guinda del pastel, asimismo afirma que ni este parlamento ni el proceso de desconexión democrática se supeditarán a las decisiones de las instituciones del estado español, en particular del Tribunal Constitucional.  En síntesis: mirando la pela como siempre y pasándose la Constitución y la ley por el arco del triunfo. Un acto de rebeldía contra la Nación y contra el Estado. O, en román paladino: un golpe. El golpe civil subsiguiente al pronunciamiento de Mas, en las  escaleras de acceso al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el pasado 15 de octubre.

Tal resolución fue inmediatamente impugnada por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional (TC). Éste, de acuerdo con lo prescrito en el artículo 161.2 de la Constitución, la ha dejado en suspenso y tiene cinco meses para ratificarla o levantar la suspensión. Hasta ahí, perfecto. Ahora la pelota, más allá de la victimista retórica independentista de los cabecillas del desafuero, está en Barcelona. Si allí no se acatase la suspensión y se empezara a desarrollar la resolución suspendida, la pelota volvería a Madrid donde se deberían tomar las necesarias medidas para hacer cumplir la ley. Con proporcionalidad pero sin paños calientes.

No deja de inquietarme la táctica avanzada por el presidente del gobierno en funciones, don Mariano Rajoy, de “utilizar sólo el Estado de derecho, pero todo el Estado de derecho; sólo la ley, pero toda la ley; sólo la democracia, pero toda la fuerza de la democracia”.

Pero en ese punto no deja de inquietarme la táctica avanzada por el presidente del gobierno en funciones, don Mariano Rajoy, de “utilizar sólo el Estado de derecho, pero todo el Estado de derecho; sólo la ley, pero toda la ley; sólo la democracia, pero toda la fuerza de la democracia”. Eso es de libro: el Gobierno no debe transgredir la ley. Pero sería una táctica dudosa si esa táctica significara emplear exclusivamente medidas jurisdiccionales. La gravedad del desafío independentista no da ya cabida ni a dilaciones ni a vacilaciones. El Estado no puede renunciar al uso, en su caso, de la amplísima panoplia de recursos y palancas constitucionalmente impecables a su alcance para, si fuera necesario, hacer cumplir la ley a todos los españoles y en cualquier parte del territorio nacional. Tales serían, como mero ejemplo, la intervención de la Comunidad Autónoma prevista en el artículo 155 de la Constitución, la declaración de estados de alarma, excepción y sitio del 116, o el uso de la fuerza, que incluye alternativa o simultáneamente la de los mossos, la de las FCSE y la militar como último recurso.

No confundamos Nación y Estado. La Nación, que es un concepto sociológico, está referida al conjunto de seres humanos que sobre un mismo territorio están unidos por una misma historia, cultura, lengua, raza o religión reconociendo un mismo origen y persiguiendo un mismo destino. Es el sujeto en el que reside la soberanía constituyente de un Estado; ese pueblo español del artículo 1.2 de la Constitución. Mientras que el Estado es un concepto político, referido al conjunto de órganos gubernamentales y legislativos con los que se dirige un territorio. Es una organización jurídica y política compuesta de población, territorio y Gobierno. La Nación es sujeto soberano permanente, el Estado es organización e instrumento temporal al servicio de la Nación. Y España es un ejemplo paradigmático de esa dualidad: mientras que la Nación española tiene más de cinco siglos, la forma política del Estado español ha variado con cierta frecuencia. En el siglo pasado, para no ir más lejos, el Estado fue: monarquía (con un periodo de dictadura), república, régimen del 18 de julio y monarquía parlamentaria. Por tanto, ni nos engañemos y ni dejemos que nadie nos engañe; siendo esenciales ambos, Estado y Nación, es de todo punto intolerable siquiera pensar en la subsistencia del Estado a costa de la demolición o partición de la Nación. Por el contrario, es el Estado el que, en su caso, debe consumirse en la defensa y permanencia de la Nación. 

Noticias relacionadas

& Comentarios

  1. pico menor
    pico menor noviembre 22, 22:51

    ¿Serán capaces nuestros políticos -a pesar de que nos llevan diciendo que el Pueblo Español es soberano, dueño de su destino, desde 1978- de apañarles a los nacionalistas un referéndum en Cataluña?
    … Seguro que el “ingeniero” Javier Pérez Royo sabe encontrar una componenda. Aunque no la hallará para que los de L`Hospitlalet, por ejemplo, puedan seguir siendo españoles (en España)

    Reply to this comment
  2. Miguel
    Miguel noviembre 23, 00:04

    Buenas noches, General Pitarch. Impecable; al pan, pan y al vino, vino.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Ahora en Twitter

OPINIÓN

julio diaz comision invest formacion web

Comisiones envenenadas y parlamentos irrelevantes

Pablo Gea.- Microcosmos perfecto de los vicios de la política española que contemplamos con pesar.

0 comentarios
Jean-Luc Mélenchon_web

Europa se la juega en Francia

Ramón Triviño.- Apasionantes comicios, en los que sin lugar a duda, está en juego, no sólo el futuro de Francia, sino también el del conjunto de Europa.

0 comentarios
bandera_republica_congreso_web

La República es posible

Víctor Arrogante.- Fernando Valera en julio de 1977: «hasta aquí hemos resistido sin renunciar nunca, la Segunda ha caído, ¡Viva la Tercera!»

0 comentarios
incidentes:el Postigoi:GranPoder

Maratones de pánico

Clara Guzmán.- Terrorismo callejero si no habláramos en lenguaje políticamente correcto todo el día, como si bailáramos un minué.

1 comentarios

TE RECOMENDAMOS

antonio_rodrigo_torrijos

Mercasevilla, el último ‘auto de fe’ hispalense

Pepe Fernandez.- Mientras Pedro Pacheco sigue en prisión, la Justicia en Sevilla es tomada a cachondeo. Las absoluciones de inocentes recuerdan Autos de Fe.

0 comentarios
__Mercedes Alaya Jose A Garcia Cordero web

Caso Mercasevilla: la sentencia

La absolución por la Justicia de los nueve encartados en Mercasevilla ha levantado una gran expectación. Publicamos la sentencia íntegra.

1 comentarios
pulido_Llera_Montero

Cuándo, cómo y por qué perdimos la Fundación Cajasol

Antonio Pulido, el “banquero” de Susana Díaz, consiguió eludir el control del Banco de España y del Ministerio de Economía y se hace una Fundación a medida.

0 comentarios
messi_ronaldo

¿Indulto o indulgencia?

Emilio Lucas.- ¿Qué Messi o Ronaldo no saben que por lo que ganan han de tributar, y que montar una maraña de sociedades en diversos paraísos fiscales?

0 comentarios