Confidencial Andaluz

Expo ’92: crónicas de la verdad (I)

Expo ’92: crónicas de la verdad (I)
21:25 | 16 de mayo, 2017

Grandezas y miserias en la Expo 92

 

Francisco Rubiales

Francisco Rubiales*

Tuve la suerte y el privilegio de vivir de cerca y con cargos de responsabilidad la aventura de la Expo 92, un esfuerzo hermoso y lleno de ambición y grandeza, pero también con rasgos oscuros, como el inicio de la andadura de la España actual por la ruta de la corrupción, por entonces vacilante y torpe, pero ya tan fuerte y poderosa que creció hasta convertir hoy a nuestro país en uno de los más corruptos del mundo.

Fui el primer director de comunicación de la Exposición y ahora, desde 25 años de distancia, reconozco que no estaba completamente preparado para aquel desafío. Profesionalmente, estaba sobradamente preparado, pero no lo estaba para soportar el juego de la política. Me enfurecía con las zancadillas, me indignaba con la pequeñez de los políticos que se movían en el entorno de la Expo y nunca logré entender la maraña de trabas, navajazos y golpes bajos que rodearon a un evento que era el gran proyecto del Estado y que, en mi opinión, merecía el apoyo de todos.

A finales de 1987, Jacinto Pellón, el hombre de confianza del gobierno socialista, me sustituyó por el periodista Paco Lobatón, amigo del político Luis Yañez, por entonces secretario de Estado de Cooperación Internacional, que lo recomendó.

Estuve casi tres años al frente de la comunicación, más que ningún otro de los cuatro profesionales que me sucedieron. A finales de 1987, Jacinto Pellón, el hombre de confianza del gobierno socialista, me sustituyó por el periodista Paco Lobatón, amigo del político Luis Yañez, por entonces secretario de Estado de Cooperación Internacional, que lo recomendó. Yo no acepté trabajar a sus órdenes y pedí la baja con la idea de regresar a la Agencia EFE, que por entonces era mi casa.

Pero una serie de acontecimientos y éxitos me obligaron a quedarme en Sevilla y a renunciar a mi puesto en EFE, donde había alcanzado el rango de subdirector, el máximo existente en plantilla.

Creo que mi deber como periodista es plasmar con verdad aquel mundo que mezcló proezas y esfuerzos de gran valor con graves miserias y suciedades, sobre todo porque los políticos y sus lacayos serán incapaces de reflejar otra verdad que no sea la que conviene al poder. Debería ser plausible que alguien con indepedencia y responsabilidad asuma el reto de contar la verdad, o al menos parte de ella, la que llegó a conocer.

Creo que hay que empezar por afirmar que España abrió en 1992 dos rutas, una que pretendía situar a España en la cúspide del mundo, demostrando que era capaz de hacer lo que nadie había hecho antes, nada menos que organizar una Exposición Universal y unos Juegos Olímpicos en el mismo año y en el mismo país, dotando a España de rasgos emprendedores, científicos y tecnológicos avanzados, y otra ruta, la del pelotazo, que, por desgracia, conducía a la corrupción y al abuso de poder.

En Sevilla y Barcelona convivieron la grandeza y el empuje con el dinero fácil y la corrupción del poder.

Eran la “Era de los Descubrimientos” y la “Era de los Pelotazos”, la “Expo-sición” y la “Expo-liación” conviviendo en torno a la Expo 92 y a los Juegos Olímpicos, en los mismos aledaños del poder. En Sevilla y Barcelona convivieron la grandeza y el empuje con el dinero fácil y la corrupción del poder. En Barcelona, el protagonismo del expolio fue para Jordi Pujol y su partido; Sevilla fue el coto de caza de un socialismo que empezaba a carecer de escrúpulos.

La de los descubrimientos pretendía convertir a España en un país innovador, científicamente avanzado y capaz de situarse entre las naciones más pujantes y competitivas del planeta, mientras que la Era de los Pelotazos abría una puerta siniestra que conducía hacia el dinero fácil, hacia instituciones públicas poco limpias y hacia una concepción de la política en la que se imponían la suciedad, el enchufe, el tráfico de influencias, el amiguismo, la escasez de ética y una escalofriante tendencia a utilizar el poder en beneficio de los políticos y de sus partidos, relegando al ciudadano y al bien común a la trastienda.

Por desgracia, la vía que conducía hacia lo sucio fue la que más triunfó en el futuro y por eso España no es hoy un país mundialmente conocido por sus empresas tecnológicas, ni por su capacidad de innovación y de desarrollo empresarial puntero, sino más bien famoso por su corrupción, por el número de políticos en prisión, por el divorcio entre ciudadanos y el poder y por el profundo deterioro de la democracia y de los valores.

Todo empezó en 1985, cuando Felipe González tocó la campana y España comenzó a correr hacia la gran aventura de 1992, su gran apuesta como nación moderna.

Lo que sí pretendo es interpretar con verdad aquellos años ricos y valiosos de la Historia moderna de España y analizar con cordura y frialdad acontecimientos que proyectan dos realidades.

Quiero advertir que los que crean que estos artículos sobre la verdad de la Expo 92 van a servir para enviar a más sinvergüenzas y ladrones a las cárceles españolas se equivocan. No tengo pruebas determinantes para implicar a personas concretas, aunque si poseo muchos testimonios y vivencias, ni tengo interés alguno en acusar a nadie de los desmanes y abusos de entonces, ya difusos y casi perdidos en la lejanía del tiempo. Lo que sí pretendo es interpretar con verdad aquellos años ricos y valiosos de la Historia moderna de España y analizar con cordura y frialdad acontecimientos que proyectan dos realidades: por una parte grandezas y esfuerzos de gran valor y mérito; por otro lado miserias y corrupciones que, vistos desde la distancia, fueron el embrión y la puerta de las miserias y corrupciones de la España del presente.

Comparadas con la de ahora, aquellas corrupciones y abusos que tuvieron lugar en torno a 1992 fueron poco sofisticados, casi de principiantes, comparados con los complejos y sofisticados métodos que hoy existen para delinquir desde las instituciones, palacios y oficinas del poder. Pero aquello fue la antesala de ésto y al estudiar aquello se entiende mejor una realidad actual de enorme importancia: la corrupción, en España, se inició en la cúspide y en el corazón del Estado y desde allí descendió y contaminó a una sociedad que por entonces era tan honrada e inocente que ni siquiera sabía imaginar que sus dirigentes estaban violando la Constitución, prostituyendo la democracia, contaminando la sociedad y machacando la decencia.

El principal objetivo de estos artículos es proyectar una imagen más real y completa de lo que significó la Expo que la que nuestros políticos y sus vasallos difunden, siempre con colores y tonos pasteles, autocomplaciente, sin crítica alguna, escondiendo verdades molestas y ocultando abusos e iniquidades, engañando a los ciudadanos, en definitiva.

*Francisco Rubiales es periodista. Qué el primer director de Comunicación de la Expo-92 de Sevilla.

@frarumo

Noticias relacionadas

1 Comentario

  1. Pedro de Tena
    Pedro de Tena junio 01, 11:23

    He subido uno pero no va.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Ahora en Twitter

OPINIÓN

julio diaz comision invest formacion web

Comisiones envenenadas y parlamentos irrelevantes

Pablo Gea.- Microcosmos perfecto de los vicios de la política española que contemplamos con pesar.

0 comentarios
Jean-Luc Mélenchon_web

Europa se la juega en Francia

Ramón Triviño.- Apasionantes comicios, en los que sin lugar a duda, está en juego, no sólo el futuro de Francia, sino también el del conjunto de Europa.

0 comentarios
bandera_republica_congreso_web

La República es posible

Víctor Arrogante.- Fernando Valera en julio de 1977: «hasta aquí hemos resistido sin renunciar nunca, la Segunda ha caído, ¡Viva la Tercera!»

0 comentarios
incidentes:el Postigoi:GranPoder

Maratones de pánico

Clara Guzmán.- Terrorismo callejero si no habláramos en lenguaje políticamente correcto todo el día, como si bailáramos un minué.

1 comentarios

TE RECOMENDAMOS

mercasevilla_portadilla

Alaya, la Policía, Zoido, Torrijos y Mercasevilla

Pepe Fernández.- ¿Por qué Alaya apartó al CNP para poner en su lugar a la Guardia Civil? Uno de los enigmas del Caso Mercasevilla que intentamos desvelar.

0 comentarios
granados_velazquez_

Fatiguita popular

Juanma Vidal.- El PP, pese a solo llevar un año de legislatura, da sentidas muestras de agotamiento por los casos de corrupción propios, que no son pocos. Foto El País.

1 comentarios
Espadas_Torrijos_Zoido

Torrijos de Zoido: ‘ni siquiera tiene la gallardía de pedir perdón’

El veterano dirigente comunista anuncia estudiar medidas contra la Jueza Mercedes Alaya por el daño que le ha causado a nivel personal, político y familiar.

0 comentarios
candido_trabalon

Seis años de cárcel al ex alcalde de Zurgena

Jorge Colipe.- Penas de cárcel para los aliados políticos del PSOE en Zurgena cuya agrupación fue disuelta para pactar con el entorno político del condenado.

0 comentarios