The news is by your side.

Gibraltar, español, ¿a qué precio?

Durante trescientos años el Reino Unido se ha negado a descolonizar Gibraltar.

 

España perdió Gibraltar en 1704 durante la Guerra de Sucesión Española y cedió el Peñón al firmar el Tratado de Utrecht en 1713. La guerra se produjo por la muerte sin descendencia del rey Carlos II, representante de la Casa de Habsburgo, propiciando la llegada de los Borbones al trono de España. Esta guerra internacional con varios países implicados en España desembocó en una guerra civil entre defensores de los borbones, apoyados por la Coronas de Castilla y Aragón (que desapareció tras el fin de la guerra) Francia y otros, frente a Reino Unido y Holanda básicamente, que temían por el poder adquirido en una posible unidad de España y Francia bajo una misma Corona. Esta guerra que nada tuvo que ver con demandas territoriales de identidad concluyó en 1715 con la rendición de Mallorca ante el rey Felipe V de España (Barcelona se había rendido en 1714).

 

La toma de Gibraltar se hizo por una flota angloholandesa que venía de fracasar en el intento de asaltar Barcelona. Los británicos, que han sido el pueblo que más territorios de Estados actuales ha ocupado en la historia, han mantenido siempre sus colonias mientras han podido. La última de la que se han ido es Hong Kong, no siendo ajeno a ello el empuje económico y militar de China; pero ¿podrá repetirse esa situación en el futuro respecto a Gibraltar, o España no dispone de la fuerza política, militar, y económica de China ni siquiera con el apoyo de los veintisiete países de la UE?

 

La toma de Gibraltar se hizo por una flota angloholandesa que venía de fracasar en el intento de asaltar Barcelona.

 

Durante trescientos años el Reino Unido se ha negado a descolonizar Gibraltar, un peñón en un extremo de la Península Ibérica, por razones militares geoestratégicas y por su base naval.  Reconocida como colonia británica y sujeta a los acuerdos internacionales que demandan la descolonización, lo cierto es que España, tanto durante el Gobierno de Franco como en los posteriores, siempre, en unos momentos más que en otros, ha mantenido la reivindicación de Gibraltar como una demanda patriótica icónica. Antes de Franco había otras preocupaciones políticas con las guerras en América, primero, y en África después, que se saldaron todas con derrotas y nacimiento de nuevas naciones. Gibraltar es hoy un centro neurálgico militar de uno de los ejércitos más poderosos del mundo, y un centro comercial de lavado de dinero negro procedente de todo tipo de negocios sucios (tráfico ilegal de armas, drogas, seres humanos, inmigración ilegal…), con una población de 32.451 personas (a 26-11-2018) cuya inmensa mayoría, casi unanimidad, defiende su condición de ciudadanos británicos. La salida del Reino Unido de la UE ha vuelto a la actualidad en España la demanda de Gibraltar español, con el uso propagandístico del Gobierno de un supuesto avance en la situación de la colonia favorable a España, y con la pérdida de una oportunidad de avance para su recuperación según la oposición. Cuando España entró en la UE el Reino Unido ya estaba allí y no había posibilidad de plantear nada respecto de Gibraltar, y ahora que Reino Unido abandona el club parece que España tampoco ha hecho los deberes. La situación en el acuerdo de divorcio del Reino Unido con la UE deja a Gibraltar exactamente igual que hace 33 años cuando ingresamos en la UE. No se ha avanzado ni una coma.

 

Gibraltar es hoy un centro neurálgico militar de uno de los ejércitos más poderosos del mundo, y un centro comercial de lavado de dinero negro procedente de todo tipo de negocios sucios…

 

En el mundo de hoy, con la división geoestratégica actual y previsible en los próximos años ¿las naciones que deciden permitirían que España tuviera el control del Estrecho desde la Península Ibérica y desde África? ¿No se plantearía por el Reino Unido y otras naciones que si se descoloniza Gibraltar deben considerarse colonias (aunque no están consideradas así hoy) Ceuta y Melilla? ¿Qué dirá Marruecos y sus aliados, Estados Unidos y Francia? Y sobre todo ¿Usará el Reino Unido su ascendencia sobre numerosos países en organismos internacionales para abrir un frente a España con Ceuta y Melilla si se pretende acelerar la descolonización de Gibraltar?

 

Ceuta y Melilla son españolas; existían como ciudades mucho antes de la existencia del Estado marroquí pero las cosas no son inmutables y menos en política, y los gobiernos de España deben valorar bien si la necesidad de conseguir el Peñón tiene un carácter estratégico tan importante como para colocar en el punto de mira a Ceuta y Melilla. Lo que debe impedirse como prioridad es que siga siendo un centro de corrupción financiera, una “lavadora” de blanqueo de dinero sucio  y después que sea británica o española debería ser secundario, aunque el 80% de los paraísos fiscales que en el mundo existen lo hacen bajo bandera británica o país “protegido” por el Reino Unido.

 

¿Qué incidencia tiene sobre España y sobre los vecinos territoriales cercanos, la Línea y el Campo de Gibraltar, ese antro de negocios ilegales donde hay casi el doble de cuentas bancarias que de personas? Las estadísticas dicen que gran parte del tabaco que se consume en un radio de kilómetros a la redonda de esa zona es de contrabando. La duda es si en ese tabaco ilegal no pueden incluir drogas o armas, porque si es un tráfico ilícito de baja intensidad y por ello poco perseguido ¿Quién garantiza que en esas cajas de paquetes de tabaco no se incluyen otras cosas?

 

¿Qué incidencia tiene sobre España y sobre los vecinos territoriales cercanos, la Línea y el Campo de Gibraltar, ese antro de negocios ilegales donde hay casi el doble de cuentas bancarias que de personas?

 

En una situación política que sea favorable para la demanda de soberanía compartida como paso previo a recuperar Gibraltar para España, los responsables políticos del asunto, cuando se plantee (que seguro no será antes de transcurridos muchos años), deberán tener en cuenta la incidencia que ello pueda tener sobre las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, que no por casualidad no están incluidas en el “paraguas” militar defensivo de la OTAN. No vaya a ser que por hinchar el pecho y presumir políticamente de haber conseguido someter a treinta mil personas que no quieren ser españolas, pongamos en riesgo la españolidad de dos ciudades como Ceuta y Melilla donde más de ciento setenta mil personas solo aspiran a ser lo que han sido sus ancestros desde hace cinco siglos: españoles. Y en esto no valdría ningún cambio de cromos.