The news is by your side.

Así se fabricó un pelotazo en la Caja San Fernando con la herencia de Queipo de Llano

La familia del general golpista logró 360 millones de pesetas más de lo que valían en tasación 'Los Hallones', según la tasadora Cohispania.

Con el cierre formal de la compra en la Notaría de Antonio Ojeda de la finca Los Hallones, el 23 de septiembre de 2000, propiedad de los herederos del general golpista Gonzalo Queipo de Llano, ubicada entre el rio Guadalquivir y la localidad de Camas, no terminó el escándalo. Más bien fue cuando realmente comenzaron a conocerse detalles escándalosos del pelotazo urdido durante meses con la complicidad de una de las dos cajas de ahorros, la más sevillana, la más politizada, la más socialista de todas por depender en exclusiva de la Diputación. El follón sirvió, además, para alimentar una crisis municipal en la localidad de Camas donde políticos de distinto signo se vieron envueltos en un proceso por corrupción de cierta intensidad.

Pero lo de Los Hallones era distinto, aquí un grupo de señores relevantes y notables de Sevilla habían dado un gran pelotazo (pretendidamente inmobiliario) con cargo a la tesorería de la Caja de Ahorros San Fernando de Sevilla, dependiente de la Diputación Provincial. Un gran pellizco de 26 millones de euros de los de hace 18 años, antes de la crisis. Y todo, sin duda, con la silenciosa complicidad de quienes en esa época tenían responsabilidades en las administraciones socialistas, cuyos nombres aparecerán  más más adelante en este relato.

Dado el eco y el interés levantado tras la primera aproximación a lo sucedido con la herencia de Queipo, publicado hace varias semanas en estas páginas, parece conveniente aportar, a efectos puramente informativos, todos los detalles, cifras, fechas, sociedades, reuniones que obran en nuestro poder al respecto.

Juan Manuel López Benjumea, ex Presidente de Caja San Fernando.

La  narración nos servirá para conocer un ejemplo práctico – solo uno de los muchos- de cómo se han hecho las cosas en las décadas del rey ladrillo, particularmente  bajo el paraguas de una entidad financiera, una caja de ahorros, facilitando un pelotazo multimillonario a amigos del partido que, al final, hemos pagado los españoles con nuestros impuestos financiando el rescate bancario.

Gran parte del aporte documental que les expongo está extraído de dos denuncias judiciales, una fechada el 24 de enero de 2007 ante la Fiscalía Anticorrupción de Sevilla y otra, más documentada y extensa, presentada en el Juzgado de Guardia un año después, el 25 de julio de 2008 y que recaló en el Juzgado de Instrucción Nº 17 de la capital. Ambas denuncias están firmadas por la misma persona, Antonio Enrique Fraile García,

quien seguramente acaba recurriendo al Juzgado un año después, tras haber descartado la Fiscalía de Sevilla profundizar en unas diligencias e investigar los pormenores de una gran operación especulativa en las mismas puertas de la ciudad de Sevilla. Fraile fue concejal del PP cuya cúpula provincial del partido no le respaldó. Fue uno de los implicado en el llamado Caso Camas‘. antes aludido.

Sin embargo, algo hicieron los fiscales Anticorrupción, según narra una ex trabajadora de la entidad que por razones de su cargo entonces, tuvo acceso a información reservada que trasladó a la Justicia a petición de fiscalía. En concreto fue portadora de un sobre de la Caja San Fernando y en su interior un talón al portador (ya cobrado en ventanilla) por valor de 3.000 millones de pesetas. Algo verdaderamente insólito e inusual dada la cantidad a abonar. Un documento bancario, según revela, que solo llevaba una firma, la de un ejecutivo de muy bajo nivel de la entidad quien al parecer no tenía siquiera capacidad legal para ordenar el pago de esa millonada. Pero el talón se pagó y nadie dio ni pidió explicación alguna.

 

En el mes de septiembre de 2008 se activó en el juzgado Nº 17 la denuncia del Sr Fraile García “como perjudicado” al que se le llamó a declarar poco después para ratificarse en su denuncia, cosa que hizo. Ya nunca más volvió el denunciante a saber nada –“absolutamente nada”– de la marcha de las Diligencias Previas 5080/2008-D.

 

 

El fantasma de Queipo, junto a una banda de mercantiles, sobrevolaron Gambogaz y Los Hallones al arrancar de siglo

 

Emilio Pérez Ruiz, Gerardo Martinez Retamero y los responsables políticos de las cajas sevillanas con el alcalde de Sevilla Sánchez Monteseirín, responsable político de Caja San Fernando. De fondo, un pelotazo con la herencia de Queipo de Llano en Camas.

 

La entidad Cegemex S.A. se constituyó con fecha 30 de julio de 1986, participando entre otros en su capital social los hermanos Queipo de Llano, los cuales ostentan representación en la entidad hasta el año 2000. Según los balances depositados en el Registro Mercantil entre 1998 y 2001, la sociedad se encontraba prácticamente inactiva, incluso con pérdidas reiteradas en los ejercicios 98/99, hasta que en el año 2000 presenta unos inusuales beneficios por venta de inmovilizado de 2.571 millones de pesetas.

Otra mercantil clave es Agrícola Navanda S.A. constituida el 27 de diciembre de 1979, perteneciendo el 100% de su capital a Cegemex S.A.

Sol Frio Níjar S.L. es una empresa de carácter familiar con domicilio en la localidad de Nijar en Almería, en una finca denominada El Rocío. Son accionistas de esta sociedad limitada Pilar y Beatriz Pérez Martín, hermanas e hijas del ex político andalucista y socialista Emilio Pérez Ruiz. Pilar Pérez fue Delegada en Sevilla de la Consejería de Medio Ambiente, aunque cuando se produce el pelotazo de Los Hallones ella es Directora del Área de Juventud de la Diputación de Sevilla, casualmente la institución fundadora de la Caja de Ahorros San Fernando.  Pérez Ruiz fue diputado andalucista en el Congreso en el 79, dejó el PSA cuando la primera gran crisis del aparato de Rojas Marcos frente a los críticos y se integró en el equipo de asesores del presidente Rafael Escuredo dentro de una calculada desbandada andalucista hacia el PSOE; fue también uno de los primeros abogados de Juan Guerra en procedimientos frente a la Agencia Tributaria, mientras que el letrado Antonio Mates se encargaba de la causa penal  general que se siguió contra el hermano del vicepresidente de Felipe González.

 

El 30 de junio del año 2000 se constituye una sociedad que forma parte del grupo de empresas de la Caja San Fernando de Sevilla y Jerez y la bautizan como Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI S.A. El capital social de esta nueva “participada” de la caja queda distribuido de la siguiente forma. San Fernando Inversiones Inmobiliarias 35%. Coninsur 99 S.L. con un 64% y el abogado y ex presidente del Real Betis Balompié, Gerardo Martínez Retamero, participa con el 1% del capital. El empresario sevillano es uno de los escasos amigos, compañeros de carrera, que ha mantenido Felipe Gonzalez en sevilla en estos años.

 

El 14 de julio de 2000 (dos semanas después) se crea Hispalia XXI S.A. la cual también forma parte del grupo de empresas de la Caja San Fernando. El reparto en esta sociedad es el siguiente: San Fernando Inversiones Inmobiliarias el 30%. Coninsur 99 S.L. 35% y Promociones y Construcciones Andaluzas Reiz con el 35%.

La finca (unificada) de Los Hallones se encuentra entre la ciudad de Sevilla y Camas, separados por el cauce original del Guadalquivir.

Los Hallones era propiedad de las mercantiles Cegemex y Agricola Navanda, ambas de la familia Queipo de Llano; tiene una extensión de unas 90 hectáreas, la mayor parte en el término de Camas y el resto en el de Sevilla. Desde el punto de vista urbanístico la finca está calificada como terreno rústico, excluida del Plan General de Ordenación Urbana de Camas y dada su proximidad al cauce principal del rio Guadalquivir tiene un alto riesgo de inundabilidad.

 

La compra de la finca Los Hallones fue propuesta a los consejos de administración de Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI S.A. e Hispalia XXI S.A. en septiembre del año 2000 por el propio Martínez Retamero.

Ambos consejos de administración, sorprendentemente, aprueban la compra de la finca sin consultar ni tener en cuenta ningún informe de tasación, económico o técnico del objeto de la compra, pero sí tuvieron en cuenta lo que les traslada verbalmente Retamero, según queda explicitado en diversos documentos internos de la operación:

“ las fincas cuentan con una edificabilidad del 0,7 lo que podría suponer 630.000 metros cuadrados edificables, para lo cual se han mantenido ciertas conversaciones con el Ayuntamiento de Camas, así como con Obras Publicas y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, gestiones todas que conducen a tener la seguridad de la recalificación de dichos terrenos para uso residencial”

Estaban tan ensimismados los consejeros con el cuento de la lechera que les está narrando Retamero que votan a favor, sobre todo, porque hay una Caja de Ahorros sentada como socia de la empresa que es la que va a poner todo el dinero; además, le encargan a Retamero el trabajo de intermediación para la compra y la posterior promoción, todo por un porcentaje de comisión, considerando que hacían una gestión magnifica que hasta están dispuestos a que la Caja de Ahorros financie también la comisión del intermediario.

También acuerdan ambos consejos otorgar preferencia en la construcción de la promoción cuando llegue la hora de urbanizar Los Hallones al Sr.Reiz Muñoz.

Después de esas grandes decisiones ejecutivas seguramente se fueron  a “echar de comer” a los ejecutivos de Caja San Fernando sentados en el consejo de las empresas, habitualmente en el Restaurante Marisquería La Isla, dietas pagadas a 50.000 pesetas aparte.

 

La sede central de Caja San Fernando en la Plaza San Francisco de Sevilla inmortalizada en cerámica de La Cartuja. Hoy es la sede de la Fundación Cajasol.

 

El 22 de septiembre de 2000 el Consejo de Administración de la Caja San Fernando, matriz de las empresas creadas para el pelotazo, bajo la presidencia de Juan Manuel López Benjumea, acuerda conceder a Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI y a Hispalia XXI S.A. sendas cuentas de crédito con garantía personal para sufragar el 100% de la compra de Los Hallones, por un importe conjunto de 5.800 millones de pesetas, lo cual incluye comisiones de intermediación, impuestos y gastos.

Esta operación no aparece como previamente aprobada por el Comité de Inversiones ni por la Comisión Ejecutiva de la Caja San Fernando, aunque sí consta un informe con la propuesta de la operación emitido el 18 de septiembre de 2000 por la Jefatura de Empresas Participadas de la Caja donde puede leerse literalmente:

“El suelo está clasificado actualmente como rústico, pero en breve va a ser calificado de URBANIZABLE PROGRAMADO. El precio ofertado a sus titulares es de 5.000 ptas. metro cuadrado parcelario. El importe desembolsado en concepto de adquisición de suelo estaría en torno a los 4.500 millones de pesetas, a los que habría que sumar el IVA del total de la operación que importaría 720 millones, más 280 millones por necesidades de circulante. La tasación del suelo está próxima a recibirse y nos manifiesta el perito que el valor expectante en la hipótesis de la calificación del suelo como urbanizable programado estaría sin problemas en la cantidad solicitada (6.000-8.000 MM de ptas)”

El mismo día que se emite este informe del jefe de participadas de la San Fernando –18 de septiembre de 2000– la tasadora Cohispania les avanza una valoración menos optimista ya que se basa en la calificación real como rústica de las fincas, aunque contempla otras hipótesis.

Valor de mercado a septiembre de 2008: 540 millones de pesetas. En base a este dato la familia Queipo de Llano también dio su pelotazo de 360 millones de pesetas, al venderlas por un total 900 millones de pesetas.

Se añade también el valor de mercado bajo hipótesis de reclasificación de terrenos: 4.070 millones y finalmente el valor de mercado bajo hipótesis de terrenos aptos para urbanizar: 6.098 millones de pesetas.

Ni que decir tiene que para este tipo de operaciones las tasadoras en general colaboraban en todo lo necesario con las entidades para dar apariencia de una operación “ordenada”.

 

 

El año que estrenamos el Euro y seguíamos calculando en pesetas.

 

 

El año que estrenamos el euro fue todo un descoloque, no sabíamos contar en euros y adaptarnos a la moneda única parecía una misión imposible y a veces torturante. Durante todo el 2000 muchos seguirían con la calculadora conversora de las pesetas a euros. Nuestros protagonistas ya se habían habituado a calcular con gran facilidad.

En Sevilla, a vueltas de septiembre, el alcalde Sánchez Monteseirín anunciaba peatonalizaciones por el centro, su gran revolución, la bandera de su mandato, meterle mano al centro histórico. Por el sur no pasaban grandes cosas, en aquellos días de septiembre la preocupación general estaba en los asesinatos de Eta, entre ellos el reciente de un concejal en Cornellá de Llobregat.

El 23 de septiembre de 2000 fue el día clave en la operación de Los Hallones. Todo sucedería en la primera planta de una casa palacio sevillana restaurada, cercana a Plaza Nueva, donde los notarios Antonio Ojeda Escobar y Luis Marín Sicilia comparten servicios comunes en una de las macronotarías sevillanas que más facturaron en esa época.

Calle donde se encuentra la notaría en la que se dio fe de la operación el mismo día de venta, compra y venta de la finca Los Hallones.

Los primeros en acudir ese día son los herederos del general Queipo de Llano que venden las sociedades Cegemex y Agrícola Navanda a Sol Frio Níjar, esto es a Emilio Pérez Ruiz y a sus hijas Pilar y Beatriz; es fiscalmente la operación más barata para todos y también se da la apariencia en el siguiente protocolo, que el vendedor es el heredero en origen; lo de los “pases” quedaba estéticamente más feo, ya en esas fechas. El precio se cierra en 900 millones de ptas, el 75% se abona en el acto y el resto quedó aplazado.

Ese mismo día y ante el mismo fedatario público, la entidad Sol Frío Níjar vende la finca Los Hallones que acaban de comprar al clan Queipo de Llano a las dos sociedades de la Caja San Fernando, – Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI e Hispalia XXI S.A– las mismas que 24 horas antes habían recibido un mil millonario préstamo con garantía hipotecaria. Hacer una operación con dos sociedades y dos préstamos era, sin duda, una burla a un mandato del Banco España.

El precio que se fija de esta segunda e instantánea venta es de 4.500 millones de pesetas, cantidad a la que hay que añadir el IVA correspondiente y una comisión de intermediación del 3% – 811.000 euros, unos 135 millones de pesetas– que recibió la entidad TJL Gestión Inmobiliaria S.L., vinculada a Martínez Retamero, socio a su vez de Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI.

En el texto de la denuncia elevada en 2008 al Juzgado Nº 17 de Sevilla se lee el siguiente párrafo:

-“Es conocido por diversas informaciones emitidas por los medios de información que Sol Frio Níjar (Emilio Pérez Ruiz) ingresó cinco días después de la citada operación 15,7 millones de euros en una cuenta del BBV/Privanza en la Isla de Jersey, un conocido paraíso fiscal”.

Noticia de ABC el 3 de marzo de 2001. El alcalde Monteseirín coge la bandera blanca e intenta un acuerdo con sus viejos compañeros del partido. Todo acabará como el rosario de la Aurora.

 

El 14 de febrero de 2001, tal y como se contó con detalle en la primera entrega que publicamos, la entonces alcaldesa socialista de Camas, Encarnación Díaz Cerezo, procede a firmar un protocolo de intenciones urbanísticas con Retamero, papel mojado ya que el PSOE no logrará mantener el gobierno municipal camero. Este protocolo se ocultó a los grupos de la oposición, dando cuenta muy de pasada y sin darle mayor importancia, ni dar a conocer el alcance de la operación para Camas, en la reunión de la Comisión de Gobierno del 23 de marzo de 2001.

 

El 1 de septiembre de 2001 Caja San Fernando decide convertir las cuentas de crédito concedidas para la operación a Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI e Hispalia Siglo XXI en préstamos hipotecarios, basándose para ello en el protocolo suscrito por dichas sociedades filiales (representadas por Retamero) con la alcaldesa de Camas el 14 de febrero. Un papel que Retamero necesitaba porque López Benjumea estaba ya con un pie en el acerado de la Plaza San Francisco y seguramente ya le estarían presionando desde las áreas ejecutivas de la Caja.

Cabe recordar que, según el acuerdo, el protocolo causará efecto una vez ratificado por el Pleno, circunstancia que no se llegaría a producir nunca, ya que el PSOE no volvió al gobierno municipal, llegando a gobernar Camas un alcalde comunista con concejales del PP.

El propio Secretario Municipal del Ayuntamiento dejó escrito que:

 

“En ningún momento hasta ahora se me facilitó copia del referido documento, (protocolo) ni por lo tanto emití informe técnico alguno al respecto, desconociendo su conocimiento por la Comisión de Gobierno, órgano al que no he asistido nunca, salvo para alguna aclaración puntual de algún informe” El Secretario municipal de Camas finaliza afirmando que “Con respecto a su posterior desarrollo mediante convenio, y su efectividad, a partir de una recalificación del Pleno, este funcionario ignora se han producido tales hechos”.

 

Con el transcurso del tiempo y como consecuencia de la inaplicabilidad del protocolo, el 16 de septiembre de 2002 Coninsur 99 SL vende a San Fernando Inversiones Inmobiliarias el 30% del capital de Hispalia XXI al precio simbólico de un euro. Así mismo, le vende el 59% de Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI por otro euro. Retamero también vende su participación al mismo precio simbólico de 166 pesetas. Total, el precio de tres cañas. A esas alturas Juan Manuel López Benjumea ya estaba en la calle y Manolo Chaves y Gaspar Zarrias colocan a Alfredo Pérez Cano que llegó en diciembre 2001 a la presidencia, intentando gestionar lo que ya no tenía arreglo.

En enero de 2004 el Consejo de Administración de la Caja San Fernando acuerda provisionar por orden del Banco de España dos créditos: se provisionan 13,2 millones de euros de un crédito de 14,4 millones de euros, de un crédito de 20,5 millones a Hispalia XXI S. A.

Semblantes serios el 31 de agosto de 2004.  Reiz iba a vender su parte en Hispalia XXI por 601, 00 euros. Foto Abc.

En mayo de 2004 el mismo consejo toma conocimiento de un informe del Banco de España en el que se le requiere “urgente solución” a dos de sus sociedades filiales: Hispalia Siglo XXI y Desarrollo Inmobiliario Siglo XXI.  En agosto del 2004 fallece inesperadamente Alfredo Pérez Cano, el hombre que intentó fregar la vieja y maltrecha vajilla sin romper ninguna pieza. Misión imposible.

El 24 de septiembre de 2004, Promociones y Construcciones Andaluzas Reiz vende su 35% en Hispalia XXI al precio de 601,00 euros con Luis Navarrete ya de Presidente, a quien se le supone informado de lo del pelotazo de Camas. Él llegó a ser concejal socialista en dicha localidad, presidente de la Diputación y, por tanto, responsable político del gobierno de la Caja.

En marzo de 2005, Coninsur 99 S.L. se deshace de la pequeña participación que le quedaba, con lo que San Fernando Inversiones Inmobiliarias queda como propietaria única de las sociedades titulares dominicales de la finca Los Hallones.

En el balance de las dos sociedades en 2004, las dos filiales de la Caja presentan unos números de auténtica quiebra que demuestran que se crearon específicamente para comprar la herencia dejada a su familia por el general golpista y, de paso, especular. Esas sociedades no tuvieron otra actividad.

 

El triunfo del gatopardismo

 

La jugada fue rematada con la impunidad de sus gestores; es probable que la fiscalía archivara, como tantas otras veces. Se pagaron los impuestos, Hacienda contenta, y los perjudicados, en este caso ya Cajasol con Antonio Pulido al frente, no harían ningún movimiento para gestionar los intereses de la Caja de Ahorros que representaba y se acabaría archivando en los juzgados. Seguramente La Caixa tenga la propiedad hoy de Los Hallones, pero la entidad catalana nunca movió un dedo para destapar la herencia de corrupción hallada tras la compra de Banca Civica y los bichos que llevaba dentro. “No nos sentimos perjudicados” ha sido la respuesta sistemática de Caixa ante los jueces que han intentado abrir investigaciones como en el caso de la vivienda de Pulido comprada por el dueño del Grupo Ferrocarril, quien luego entró como socio vía participadas con 20 millones de patrimonio inmobiliario aportado por Cajasol. Es incluso hasta muy probable, según algunas fuentes no contrastadas, que hoy en día, la finca Los Hallones, siga siendo explotada por sus antiguos propietarios dado que su aspecto es de encontrase como siempre, en plena producción agrícola y muy cuidada. Como se observa todo cambió, pero todo siguió igual, tapando los manejos del inmediato pasado, gatopardismo puro.

Lo que si queda meridianamente claro es la existencia de unas responsabilidades políticas a cuenta de este mangazo a los impositores de la entidad. Unos por acción y otros por omisión. Y para determinar quiénes estaban en el escenario de aquel teatro de la desvergüenza  es oportuno recordar los nombres de los que integraban los órganos de gobierno de la Caja de Ahorros San Fernando a 31 de diciembre del año 2000.

Fachada de la que fue central de  la caja de Ahorros San Fernando, hoy convertida en sede social de la Fundación Cajasol.

 

Una serie de políticos de distinto signo, la mayoría socialistas, han ostentado cargos de responsabilidad en la Caja de Ahorros San Fernando de Sevilla.

He aquí la lista de quiénes ocupaban puestos cuando se fraguó la compra de ‘Los Hallones’ la finca de los Queipo de Llano.

 

Consejo de Administración de Caja San Fernando

Juan Manuel López Benjumea, presidente. Antonio Sánchez Trujillo, vicepresidente. José Antonio Parra Ferrera, Secretario. Vocales: Alfredo Sánchez Monteseirín como presidente de la Diputación, José Dorado Alé, Pedro Pacheco Herrera, María Rodríguez Gil, Sebastián Silva Carrasco. Representantes de los impositores en el Consejo: Miguel Jiménez Vera, Carmelo López Moreno, Luis López Vilches, Margarita Navarrete Oliete, Cipriano Ocaña Nieto. Representante del personal: José Luis Silva González.  Director General: Enrique García Ledesma, Secretario General Santiago Romero Calero.

 

Comisión Ejecutiva

En la Comisión Ejecutiva, más restringida y en la que recae el peso de la gestión cotidiana de la entidad, aparecen los siguientes señores y ninguna señora:

Presidente López Benjumea, vocales Sánchez Monteseirín, Dorado Alé, Sánchez Trujillo, Jiménez Vera, Ocaña Nieto, Silva González, García Ledesma y el secretario Romero Calero.

Comisión de Control

Pero si algún organismo interno tenia responsabilidad fiscalizadora era la denominada Comisión de Control de la Caja.

 

Presidente: Miguel Ángel Pino Menchén. Vicepresidente Juan Antonio Castillo Campos. Secretario Emilio Amuedo Moral. Vocales:  Manuel Castro Barco, Rafael García-Figueras Romero, Francisco Fajardo Luna, Pedro Juan Satué Ripoll, (representante de la Junta puesto por Magdalena Álvarez) , el DG García Ledesma y el secretario Romero Calero.

 

Las cajas fueron codiciados destinos para muchos políticos por los fabulosos sueldos que se pagaban.

 

Como la historia reciente ha demostrado, las cajas de ahorro han sido  privilegiados y bien remunerados destinos para infinidad de políticos, la mayoría socialistas dada su mayoritaria representación electoral. Ser presidente de una caja no tenía un sueldo establecido, cada uno hacía de su capa un sayo y se colocaban el jornal que consideraban oportuno. Vean las cifras altas y dispares en esta imagen, publicada por Abc, donde quedan reflejados los sueldos de los presidentes cajeros andaluces a la altura del año 2007.

 

El tiempo pasó y todo se olvidó

 

Miguel Ángel Pino fue sustituido en la comisión de control de la caja San Fernando por Fernando Rodríguez Villalobos, aspecto este que suele ocultar el actual presidente de la Diputación de su CV oficial. Pino acabó montando una buena escandalera al negarse a aprobar las cuentas del ejercicio correspondiente, antes de dejarlo todo e irse a trabajar al sector inmobiliario donde llegó a ser vicepresidente ejecutivo de la inmobiliaria cordobesa Prasa, propiedad de Pepe Romero.

Juan Manuel Lopez Benjumea, aquel joven que fichó Pepote Borbolla para las Juventudes Socialistas junto a Isidoro Beneroso y otros, fue cesado en la presidencia de la caja por su partido, dedicándose desde entonces a sus propios negocios (se desconoce la naturaleza de los mismos) y viviendo largas temporadas en Miami.

Por su parte el nombre de Gerardo Martínez Retamero volvió a aparecer durante el mandato de Alfredo Sánchez Monteseirín como alcalde, al adjudicársele el acuario de Sevilla en terrenos del puerto a una sociedad vinculada con el magnate bético, todo ello arropado con gran polvareda mediática. En la actualidad su nombre vuelve a estar rumoreado en los cenáculos empresariales de la capital a cuenta de un nuevo concurso a la vista, el de un gran parking subterráneo en Los Remedios. Retamero mantiene su amistad de años con Felipe González con quien estudió Derecho en la Universidad de Sevilla y junto a ellos José Mª González de Caldas, otro hombre del fútbol sevillano y los negocios del ladrillo.

A nivel político el unico que sobrevive, tras un largo desierto decretado por Susana y el partido, es Alfredo Sánchez Monteseirin, nombrado recientemente por Pedro Sánchez responsable de la Zona Franca de Sevilla. Monteseirin no se manchó las manos –que se sepa– pero sí fue testigo privilegiado de un saqueo multimillonario en una institución de la que él era el principal responsable en tanto que presidente de la Diputación y luego alcalde.

Emilio Pérez Ruiz vive y trabaja alejado en Almería con su empresa Sol Frío Nijar, completamente apartado de los focos sevillanos ante los que tanto sobreactuó en su etapa de político andalucista o abogado mediático. Pérez Ruiz y sus hijas, sin duda, fueron los grandes beneficiados – no los únicos- por el pelotazo económico de Los Hallones a costa de la Caja de Ahorros San Fernando de Sevilla y Jerez o lo que es lo mismo, a costa del dinero de todos los andaluces.

 

Documento:

Informe auditor interno de la Caja sobre la operación de Los Hallones