The news is by your side.

Indecente

Esta sentencia condensa el cuerpo teórico de la justicia patriarcal.

Decía Nancy Linn-Desmond que «fácil es un adjetivo que se utiliza para describir a una mujer que tiene la moralidad sexual de un hombre». Al hilo de la sentencia más indecente emitida sobre una violación múltiple, tanto por el número de hombres, como los lugares del cuerpo de la mujer que penetraron. España entera ha visto los vídeos, ha leído sus wasap, y nadie tiene dudas sobre la violación, cometida por una manada de cinco individuos tan canallas como privilegiados. Los únicos que no solo dudan sino que además jalean a los agresores son los señores de la toga, llegando uno de los jueces a acusar a la víctima de «alegre», y percibir en el acto ambiente «de jolgorio compartido».

La Audiencia de Navarra acaba de dictar dos sentencias, la aberrante e inmoral, sobre uno de los casos que se utilizará en las aulas, y en los espacios de aprendizaje, para explicar qué es, y en qué consiste la justicia patriarcal; y otra activando un mensaje: «el silencio de una mujer cuando es agredida, mata. Se ha entendido, ustedes son un peligro para esta sociedad, por eso nosotras hemos perdido el miedo», para asegurarles un futuro sin violadores a hermanas, hijas, nietas, sobrinas y demás mujeres de este país.

Se atisba complicidad con los verdugos, consideraciones del nulo valor de las mujeres, y donde el tratamiento a los machos cabríos goza de buena salud por parte algunos poderes”

La petición de los 24 años solicitada ha sido reducida a nueve, y en breve podrán disfrutar de los fines de semana. Ante tamaña inseguridad jurídica y ciudadana, «donde una mujer en este país necesita ser perforada o asesinada para tener la calificación jurídica de agresión», nos emplazáis a ponernos en guardia y tomar las decisiones que correspondan. «Porque esta sentencia quiebra la convivencia, y rompe el principio de paz social». Semejante justicia acompañada del legislativo necesita esta guerra de posiciones, para tener a las mujeres, sumisas y en casa, reproduciendo la ideología dominante, para vosotros, seguir campeando como dueños incluso del cuerpo de las mujeres.

El valor pretendidamente ejemplarizante de esta sentencia condensa el cuerpo teórico de la justicia patriarcal, donde se atisba complicidad con los verdugos, consideraciones del nulo valor de las mujeres, y donde el tratamiento a los machos cabríos goza de buena salud por parte algunos poderes, a pesar de arruinar vidas con saña y aureolas.

La noche de la disparatada sentencia, el feminismo salió a la calle a dictar la contrasentencia, prólogo de una sonora lucha para conseguir que se revise el fallo, que magistrados que desimparten justicia sean apartados, amén de un sistema garantista para las mujeres y recuperar la gramática de los Derechos Humanos.