The news is by your side.

José Mª del Nido y Felipe Benjumea

Nilo Mª Fabra

JOSÉ MARÍA DEL NIDO

 

No es ningún secreto a estas alturas de partido que la tensión interna en el Sevilla Fútbol Club está siendo la cruz del club rojiblanco, hasta que llegue la asamblea de accionistas del próximo 9 de diciembre que se presume movida. Como muy bien explicaba la pasada semana en estas páginas José Manuel García, las posturas entre los bandos en litigio por el poder sevillista son irreconciliables.

A todo esto, la facción seguidora de los intereses de la familia Del Nido está permanentemente en línea con el patriarca que, seguramente en junio próximo, podrá disfrutar del tercer grado penitenciario y salir de vez en cuando de la prisión de Huelva, donde cumple condena por sus imputaciones malayas. Mientras llega el día de salir por la puerta de la cárcel, José María del Nido Benavente dirige sus intereses desde una celda, vía móvil, especialmente la batalla interna del Sevilla, algo así como su vida. “De aquí se cumple y se sale, pero que nadie olvide que luego seré expresidiario” dicen que ha dicho en alguna ocasión con sorna a algún amigo. Y, por lo que parece, las órdenes son taxativas en la guerra de Nervión: a tope contra Pepe Castro.

Fuentes conocedoras de la marcha del conflicto societario en el sevillismo, aseguran que el actual presidente Castro manifiesta estar muy tranquilo porque le asiste la razón y considera que, puestas como están las cosas, debe llegar hasta el final en este tema, si no hay más remedio, frente al clan Del Nido y dejar en manos de la justicia la solución. Y esas mismas fuentes apuntan a que una guerra sin cuartel con Del Nido, en territorio sevillista, la tiene perdida Castro de antemano. “En esta batalla no descartes que se recurra al peor juego sucio, incluso con chantajes sobre la vida privada de por medio, hay en juego mucho dinero y son gente muy bregada en ese tipo de peleas” añade otra fuente vinculada al club.

 

FELIPE BENJUMEA LLORENTE

 

Algunos con guasa le llamaban el Sr. NOC, pero siempre a sus espaldas. Felipe Benjumea Llorente parece que no se distingue ni por su simpatía ni por su sentido del humor. No obstante el nombre del Sr. NOC para consumo interno no estaba mal buscado. NOC responde a las siglas fijadas para denominar la piedra filosofal de la gestión de don Felipe Benjumea al frente de la multinacional andaluza. En efecto, bajo la denominación de Normas de Obligado Cumplimiento, Felipe puso en marcha un mecanismo diabólico de control de gestión y que se resumía en que todo, absolutamente todo aquello que saliese de lo habitual, como ciertas nóminas, tenían que llevar estampada la firma del presidente ejecutivo de la compañía.  Y mientras Felipe Benjumea atornillaba por arriba la gestión del grupo, por abajo, en los desagües, salía todo lo que hemos podido visualizar en sumarios judiciales donde están implicados altos cargos de Abengoa.