The news is by your side.

La APS rechaza la solicitud de amparo de Fernando Morillo y UGT-Andalucía

La Asociacion de la Prensa responde al Secretario de Comunicación de UGT-A rechazando su solicitud de amparo, que supone "un ataque directo a la libertad de información y de expresión del periodista Pepe Fernández".

 

La Comisión de Ética y la Presidencia de la Asociación de la Prensa de Sevilla,  deniegan la solicitud de amparo, remitida el pasado 1 de febrero, por el secretario de comunicación de UGT-Andalucía, Fernando Morillo. Una petición que el funcionario sindicalista hizo pública el mismo día a través de la red social Twitter.

 

 

“Una vez estudiado su escrito de solicitud de amparo y la documentación que aporta, considera que no procede el amparo que solicita y acuerda por unanimidad rechazarlo en todos sus aspectos“.

 

Pepe Fernández ha ejercido plenamente su derecho a la libertad de información, de opinión y de expresión, que es un derecho constitucional.

 

La APS le responde a Fernando Morillo. “Tras el análisis de los documentos, y sin entrar a valorar el contenido de las informaciones ajenas de otros medios que reproduce en Twitter, en ningún caso puede concluirse, como usted afirma en su escrito de petición de amparo. Que el periodista Pepe Fernández “esté llevando a cabo una campaña de desprestigio contra el sindicato UGT Andalucía y contra su secretaria general”, que “esté usando las peores formas del mal periodismo”, y que tenga una “animadversión manifiesta contra UGT desde 2013, atacando con saña”.

 

Rafael Rodríguez, presidente de la Asociación y la Comisión de Ética de la APS– Chus Azor y Alicia Bonachera– consideran que Pepe Fernández, como periodista y ciudadano, en medios de comunicación y en la red social Twitter, ha ejercido plenamente su derecho a la libertad de información, de opinión y de expresión. Que es un derecho constitucional y que la APS defiende como irrenunciable de toda persona.

 

La petición de amparo de Fernando Morillo, tanto en forma como en fondo, por su redacción y contenido, supone un ataque directo a la libertad de información y de expresión del periodista, señala la APS.

 

Así mismo añaden, “los artículos de opinión, cómo no, también entran dentro de la libertad de prensa. No obstante, si usted y su sindicato estiman, como afirma en su escrito de amparo, que el periodista ha dañado “el prestigio, la reputación y la imagen” de “su organización centenaria”, siempre tiene la opción de acudir a los tribunales ordinarios de justicia.

Una vez rechazada la solicitud consideran que la petición de amparo de Fernando Morillo, tanto en las formas como en  el fondo, por su redacción y contenido, supone un ataque directo a la libertad de información y de expresión del periodista Pepe Fernández.

 

Se desprende una manifiesta intencionalidad de desprestigiar y amedrentar al citado periodista.

 

De las expresiones y acusaciones del escrito, añaden “enmarcamos en el derecho que usted lógicamente tiene a la libertad de expresión, se desprende una manifiesta intencionalidad de desprestigiar y amedrentar al citado periodista.

Es más, puntualizan. “En su solicitud de amparo, intencionadamente o no, aporta una documentación parcial al eliminar el hilo de la conversación de los tuits en Twitter. En ese hilo se puede comprobar cómo el secretario de Relaciones Institucionales de UGT Andalucía, Raúl García Romo, ataca, cuestiona y critica de manera despectiva al periodista Pepe Fernández. Tanto en lo profesional como en lo personal.

 

 

La APS nunca ha cuestionado la defensa de la honorabilidad del sindicato UGT y de su máximo responsable

 

El acuerdo adoptado, ha sido remitido al periodista y director de Confidencial Andaluz, Pepe Fernández. Al ser la persona directamente afectada en la solicitud de apoyo del sindicato andaluz.

En cuanto a la defensa de la honorabilidad del sindicato UGT y de su máxima responsable es algo que la APS nunca ha cuestionado. La Asociación de la Prensa reitera su firme defensa de la libertad de información y de expresión. Defensa de la que deben dar ejemplo todas las instituciones y organizaciones, y sus responsables.

 

 

Morillo, un  jefe de prensa partidario de la polémica y el ‘cuerpo a cuerpo’  en las rrss

 

Para el secretario de comunicación de UGT Andalucía, Fernando Morillo no ha sido éste el primer rifirrafe con periodistas en las redes. El 02 de febrero la cuenta oficial en Twitter del sindicato @UGT_Andalucía y @Fernando Morillo mantuvieron un desacuerdo a cuenta de un comentario de la cuenta @lavecinamorena que fue jaleada por Morillo y la cuenta oficial del sindicato. La periodista de ‘El Confidencial’ Isabel Morillo terminó bloqueando al trol y pidiendo explicaciones al responsable de comunicación a través de una llamada telefónica.

 

Curiosamente la cuenta de @lavecinamorena – un troll anónimo – es fiel seguidora de todo lo que escriben Fernando Morillo y la cuenta oficial del sindicato.

Algún que otro tirón de orejas ha recibido el responsable de comunicación de UGT-Andalucía.

 

Otro caso, las reivindicaciones de los trabajadores de Andalucía Directo de Canal Sur Tv. Le reprocharon no haber defendido casos como el de la trabajadora Carolina Cambrils despedida por estar embarazada. Le recriminaron no haber sido tan activo en la defensa -como lo estaba haciendo con el caso que trataban en la red social en ese momento- y que quedó en la red social sin ir a más.

 

 

 

 

Son de sobras conocidos otros conflictos en los que se ha visto inmerso F. Morillo con periodistas. Solo hay que entrar en su perfil y comprobarlo.

 

 

 

El lenguaje que utiliza y las respuestas a comentarios y noticias no diferencia entre hablar con profesionales y cuentas anónimas. Se adentra en algunos jardines complicados que no le dejan en buen lugar, a veces.

 

 

 

Oportuna y contundente respuesta de la APS

La oportuna y contundente respuesta enviada por la Asociación de la Prensa de Sevilla (que reproducimos en su integridad más abajo) es una buena noticia para el periodismo y quienes lo ejercen. Sienta un precedente en casos de acosos y amenazas que generan conflictos y crisis, incomprensibles en la profesión.

El escrito está firmado por el Presidente de la APS, Rafael Rodríguez. Avalado por todos los componentes del Comité de Ética de la Asociación y viene a certificar la actuación y la reacción ante el complicado momento que sufre el periodista en las redes sociales.

 

Atajar y dar resolución profesional a este tipo de actuaciones es ejemplar.

 

Las instituciones y diferentes empresas deben cuidar a sus responsables de comunicación para que estas acciones no se repitan. Y sobre todo, saber distinguir cómo utilizar los perfiles en las Redes.

Postear y compartir información cuando se está ejerciendo debe medirse con cuidado. Al comunicar noticias, eventos y actividades propios de la función que se desempeña. Y es importante que las instituciones tomen nota.

 

La respuesta íntegra a Morillo de la
Asociación de la Prensa de Sevilla

 

D. Fernando Morillo García
Secretario de Comunicación
UGT Andalucía

 

Sevilla, 18 de febrero de 2019

Estimado Sr. Morillo.

En respuesta a su solicitud de amparo a la Asociación de la Prensa de Sevilla (APS), de fecha 1 de febrero de 2019, por lo que considera “una campaña de desprestigio en su periódico digital ‘Confidencial Andaluz’, y en las redes sociales, que el periodista, que ejerce en Sevilla, conocido como Pepe Fernández, está llevando a cabo contra el sindicato UGT Andalucía, y contra su secretaria general, Carmen Castilla”; y en respuesta a su petición de apoyo de la APS “para que defienda la honorabilidad de ese sindicato y de su máxima responsable”, le comunico lo siguiente:

La Comisión de Ética de la Asociación de la Prensa de Sevilla, y esta presidencia, una vez estudiado su escrito de solicitud de amparo y la documentación que aporta, considera que no procede el amparo que solicita y acuerda por unanimidad rechazarlo en todos sus aspectos. En cuanto a la defensa de la honorabilidad del sindicato UGT y de su máximo responsable es algo que la APS nunca ha cuestionado.

En su documentación aporta dos artículos de opinión del periodista Pepe Fernández (uno de su blog personal, del 27 de noviembre de 2013, y otro de Voz Populi, del 17 de diciembre de 2018); cuatro tuits del mismo periodista en la red social Twitter, en los que retuitea artículos o informaciones publicadas en distintos medios de comunicación, y del que solo es autor de uno de ellos (dos en El Mundo, uno en digitalsevilla.com y otro en vozpopuli.com); y otros dos tuits con un hilo de conversación que no adjunta.

Del análisis de estos documentos, y sin entrar a valorar el contenido de las informaciones ajenas de otros medios que reproduce en Twitter, en ningún caso puede concluirse, como usted afirma en su escrito de petición de amparo, que el periodista Pepe Fernández “esté llevando a cabo una campaña de desprestigio contra el sindicato UGT Andalucía y contra su secretaria general”, que “esté usando las peores formas del mal periodismo”, y que tenga una “animadversión manifiesta contra UGT desde 2013, atacando con saña”.

La Comisión de Ética de la APS y esta presidencia consideran que Pepe Fernández, como periodista y ciudadano, en medios de comunicación y en la red social Twitter, ha ejercido plenamente su derecho a la libertad de información, de opinión y de expresión, que es un derecho constitucional y que la APS defiende como irrenunciable de toda persona. Los artículos de opinión, cómo no, también entran dentro de la libertad de prensa. No obstante, si usted y su sindicato estiman, como afirma en su escrito de amparo, que el periodista ha dañado “el prestigio, la reputación y la imagen” de “su organización centenaria”, siempre tiene la opción de acudir a los tribunales ordinarios de justicia.

Una vez rechazada su solicitud, la Comisión de Ética de la APS y esta presidencia consideran que su petición de amparo, tanto en forma como en fondo, por su redacción y contenido, supone un ataque directo a la libertad de información y de expresión del periodista Pepe Fernández. De las expresiones y acusaciones de su escrito, que enmarcamos en el derecho que usted lógicamente tiene a la libertad de expresión, se desprenden una manifiesta intencionalidad de desprestigiar y amedrentar al citado periodista.

Es más, en su solicitud de amparo, intencionadamente o no, aporta una documentación parcial al eliminar el hilo de la conversación de los tuits en Twitter. En ese hilo se puede comprobar cómo el secretario de Relaciones Institucionales de UGT Andalucía, Raúl García Romo, ataca, cuestiona y critica de manera despectiva al periodista Pepe Fernández, tanto en lo profesional como en lo personal.

La APS reitera su firme defensa de la libertad de información y de expresión, defensa de la que deben dar ejemplo todas las instituciones y organizaciones, y sus responsables.

Atentamente,

Rafael Rodríguez
Presidente de la Asociación de la Prensa de Sevilla

 

 

Ugetistas al borde del ataque de nervios