The news is by your side.

La culpa es de Zapatero

¿Quién no ha oído o leído a alguien decir esto en los últimos años? Se trataba de una estrategia de todo el ámbito del PP y su zona social de influencia, que es mucha, derivada de la especial animadversión que la derecha y la Iglesia tuvo contra el presidente del Gobierno socialista posterior al 11M. Animadversión que se acrecentó con sus medidas sociales y de avances en derechos civiles y políticos, y hasta tal punto caló en la sociedad la política desinformativa goebbeliana que todavía hoy hay tertulianos y ciudadanos corrientes que mantienen que la crisis económica mundial de 2008, con origen en productos financieros basura en Estados Unidos y que afectó a toda la humanidad, fue culpa de Zapatero.

 

Recientemente, en un grupo de whatsapp de viejos amigos uno de ellos, un histórico dirigente clandestino sin los que el SUP no habría existido, Tito, un cántabro miembro de la primera dirección nacional del sindicato en la legalidad, comentando la situación política dijo algo así como que esos lodos son fruto de lo que hizo ZP respecto a Cataluña. Decidí escribir mi opinión para combatir esa creencia que se ha instalado en gran parte de la sociedad fruto de las mentiras del PP y sus terminales de influencia, y que llegan a personas como Tito, que no es precisamente un votante “pepero” sino una persona culta y reflexiva.

 

Fornet_sup_zapatero_2
Policias con Zapatero y su ministro de Justicia

 

LEYES DE ZAPATERO EN EL GOBIERNO

 

La ley que menos contestación tuvo fue la de Violencia de Género, aprobada por unanimidad en el Congreso y muy necesaria pero que está sin desarrollar

 

La llegada al poder de Zapatero fue traumática tras los atentados del 11M. Los miembros del PP, incluidos aquellos que eran responsables de Interior el 11M y que lo fueron hasta un mes después, acusaron a posteriori al PSOE y a policías socialistas (que hay pocos y no ocupaban ningún cargo de relevancia) de complicidad con los atentados cuando no de haberlos llevado a cabo. Y los periodistas que aventaban esa teoría recibían subvenciones, dinero, concesiones de emisoras y canales de tv para sus medios de administraciones dirigidas por el PP (singularmente el PP de Madrid con Esperanza Aguirre).

 

Después vinieron otras muchas leyes que desde mi punto de vista supusieron un salto de gigante en los derechos de nuestra sociedad, pero que fueron muy combatidas por la España de la derecha conservadora, la sociológicamente franquista, con sus medios de comunicación, la Iglesia y el PP. La ley que menos contestación tuvo fue la de Violencia de Género, aprobada por unanimidad en el Congreso y muy necesaria pero que está sin desarrollar, siendo positiva para proteger a las mujeres maltratadas y negativa porque deja indefensos a los hombres que no son maltratadores y son acusados de ello. No es de mejor condición una mujer por el hecho de serlo que un  hombre y hay personas sin valores en ambos sexos. La ley era necesaria pero debe contar con desarrollo, unidades policiales, investigación… para que no se archiven más de setenta de cada cien presentadas, unas por ser falsas y otras muchas dejando impune al agresor por falta de diligencias de investigación.

 

Pero después de esta norma en todas las demás leyes la polémica llevó a un clima político enrarecido. La regularización de inmigrantes (fueron 580.000; el PP ya había hecho antes dos, pero se opuso a la de ZP), la del divorcio “express”, del matrimonio homosexual, del aborto, la antitabaco (desde el 1-1-2006 y con cuya entrada dejé de fumar), la de Educación y su Educación para la Ciudadanía, las de reproducción asistida, de dependencia, de Igualdad, o de Memoria Histórica, fueron ampliamente aceptadas por la ciudadanía pero rechazadas por el sector más conservador de la sociedad dirigido por el PP y la Iglesia, que contestaron con movilizaciones y todo tipo de descalificaciones. También hubo otras menos polémicas y que se demostraron acertadas, como por ejemplo la que regulaba el Carné x Puntos en el Permiso de Conducir.

 

Si Aznar decidió abrir diálogo con ETA y nada pasó, cuando lo decidió el Congreso de los diputados con los solos votos en contra del PP a Zapatero el hoy presidente Rajoy lo llamó cómplice de los terroristas que chapoteaba en la sangre de las víctimas.

 

Y en estas llegó ETA. Que fuera un gobierno socialista quien protagonizara el final del terrorismo y no el PP (que había ofrecido diálogo mientras ETA mataba, Aznar los llamó movimiento de liberación nacional y en su afán de excarcelar asesinos lo hizo con uno que dos años después volvió a matar al concejal socialista Juan Priedes), llevó al PP a comportarse, otra vez, como un partido antisistema. Si Aznar decidió abrir diálogo con ETA y nada pasó, cuando lo decidió el Congreso de los diputados con los solos votos en contra del PP a Zapatero el hoy presidente Rajoy lo llamó cómplice de los terroristas que chapoteaba en la sangre de las víctimas. El mismo Rajoy que desde el Gobierno ha seguido la hoja de ruta de Zapatero y ha aceptado la revocación de la “doctrina Parot”, que podía haber suspendido, como han hecho otros muchos países con sentencias que les afectaban por considerar que atentaban contra la seguridad nacional. En este caso atentaba contra la dignidad de las víctimas y sus familias. En actos castrenses y de Estado familiares de militares y asistentes como público silbaban a Zapatero mientras sonaba el himno nacional y el himno de homenaje a los caídos. Ahí empezaron los escraches en este país sin respetar ni a las instituciones ni a los muertos. Fue contra Zapatero y fue la derecha más rancia alentada por el PP quien los llevó a cabo sin ningún escrúpulo.

 

Fornet_sup_zapatero_3
José Manuel Sánchez Fornet saluda a José Luis Rodríguez Zapatero antes de un acto sindical.

 

LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL QUE PROVOCÓ ZP

 

Después vino la crisis económica, conocida ya en los libros de historia como gran recesión mundial, esa que se detectó en 2008 en Estados Unidos tras la caída del banco Lehman Brothers y que fue provocada por fallos en la regulación económica, que propiciaba la comisión impune de delitos por los bancos y la sobrevaloración de productos, provocando una crisis crediticia, hipotecaria y de confianza en los mercados. Una crisis que afectó principalmente a los países desarrollados, a los más ricos del mundo, cuyos sistemas financieros se fueron cayendo como un castillo de naipes tras la caída de los bancos estadounidenses de inversión, arrastrados por las hipotecas subprime donde tenían un alto porcentaje de su inversión, provocando el derrumbe de las bolsas y mercados de valores en todo el mundo, fruto de la economía especulativa no productiva, de la economía capitalista sin regulación y explotadora de la gente más pobre. Ello tuvo como consecuencia que los gobiernos, especialmente los de la zona euro, tuvieran que hacer numerosos rescates financieros convirtiéndose también en una crisis de deuda y arrastrando a una gran crisis a toda la sociedad mundial salvo muy contadas excepciones.

 

Y hay quien incluso culpa a ZP de la crisis económica mundial por el “Plan E”, (Plan Español de Estímulo a la Economía y el Empleo), una inversión de unos 15.000 millones de euros para reactivar la economía aplicando políticas keynesianas que en Estados Unidos sí dieron resultado.

 

Estas reacciones en cadena acabaron llevando a los gobiernos a programas de austeridad económica con fuertes recortes sociales, caída generalizada de ingresos, empobrecimiento generalizado de la población mundial y crecimiento del paro en todos los países desarrollados del mundo. Eso dice la historia y los gobiernos que fue la gran recesión de 2008 y así lo entienden la inmensa mayoría de ciudadanos de países libres y democráticos con una mínima información, pero en España millones de personas, por la propaganda y mentira que usa habitualmente en política el PP y sus medios cree que esa crisis mundial la provocó el presidente del Gobierno de España en la fecha, José Luís Rodríguez Zapatero. Y hay quien incluso culpa a ZP de la crisis económica mundial por el “Plan E”, (Plan Español de Estímulo a la Economía y el Empleo), una inversión de unos 15.000 millones de euros para reactivar la economía aplicando políticas keynesianas que en Estados Unidos sí dieron resultado, y por lo que cuando salieron de la crisis lo hicieron con menos parados que cuando empezó.

Pero aquí no era posible por diversas razones, la primera, que se necesitaban muchos más de 15.000 millones de euros, y la segunda, porque el PP quería que España quebrase, fuese recatada (así lo dijo Montoro desde la oposición) en la habitual dinámica del PP de hablar de España y del interés general solo cuando gobierna, porque solo entiende la Patria desde el ejercicio del poder.

 

LO QUE PASA EN CATALUÑA, CULPA DE ZP

 

Y con todos estos antecedentes llegamos a Cataluña. Leer hace dos días que la situación actual es culpa de ZP me decidió a escribir esto. Zapatero se equivocó con la frase de que aprobaría el estatuto que saliera del parlamento catalán porque, como ahora Pedro Sánchez, creían estar tratando con socialistas en Cataluña y no con nacionalistas más que socialistas, que es un contrasentido pero es lo que hay.

Se equivocó ZP y se equivoca ahora Pedro Sánchez. Lo cierto es que el error se corrigió y el estatuto allí aprobado fue modificado en numerosos aspectos en el congreso de los diputados, (en lo que afectaba a Interior, Rubalcaba nos pidió opinión a los sindicatos que transmitimos por escrito y muchas fueron acogidas y trasladadas), y salió un estatuto que hoy acogería el PP con los brazos abiertos, aunque entonces, en la oposición, lo votó en contra, lo llevó al Constitucional, instaló mesas en las calles recogiendo firmas contra el estatuto y Rajoy pedía un referéndum. Vamos, casi como los independentistas en Cataluña ahora.

 

Lo que hizo el PP y Rajoy fue una gravísima irresponsabilidad política que en cualquier país democrático con una sociedad medianamente formada habría inhabilitado para la política al actual presidente del Gobierno.

 

El Tribunal Constitucional al declararlo ilegal señaló un techo de desarrollo constitucional que hoy ya está superado por la vía de los hechos. No se puede recurrir al Constitucional un párrafo del preámbulo del estatuto catalán sobre la consideración de nación que el mismo PP apoyó en el estatuto de Andalucía y en otros, porque todo el mundo que sabe algo de técnica jurídica entiende que el preámbulo no tiene fuerza normativa vinculante. Lo que hizo el PP y Rajoy fue una gravísima irresponsabilidad política que en cualquier país democrático con una sociedad medianamente formada habría inhabilitado para la política al actual presidente del Gobierno. Pero España y los españoles vamos por otro registro. En cualquier caso, el intento golpista de los independentistas se habría producido antes o después hiciera lo que hiciera Rajoy, y si se mantiene la actual regulación y permisividad con ellos se volverá a producir cuando consideren que pueden prosperar sus pretensiones de romper el país, empobrecer a todos y generar un clima de inestabilidad y falta de garantías para la ciudadanía porque eso es insignificante para ellos comparado con el ego de ser fundadores de su nación, que nunca ha existido y, por el bien de la humanidad, nunca existirá.

 

Fornet_sup_zapatero_4
Portada de la revista “Policias del siglo XXI”  (julio de 2004)  para afiliados del SUP que recoge el encuentro del entonces Secretario General del sindicato policial con el presidente del Gobierno. Ya se hablaba de equiparación salarial. “Lo que se dice, se hace” afirmó, pero llegó la crisis.

 

Los responsables de la situación actual de Cataluña son los “nazicatalanes”, los independentistas, los nacionalistas que desde hace 30 años con la complicidad de los gobiernos de PP y PSOE a cambio de sus votos para gobernar, han permitido el adoctrinamiento contra todo lo español, sus símbolos, bandera, lengua… desde un planteamiento de que somos sus opresores, ocupantes que han invadido el paraíso catalán al que tienen derecho porque ser catalán es de una condición superior a la de cualquier español. Es el pancatalanismo hecho doctrina política que casi han implantado en Cataluña y que ahora están extendiendo a la Comunidad Valenciana y Baleares. Es como el nazismo, que desde la creencia de una raza superior trató de apropiarse de Europa, el mismo esquema mental mueve a los nacionalistas catalanes y llevan décadas en la creencia de esa verdad revelada como doctrina política. Y no hay nada que negociar con ellos. Ni darles más competencias, ni más riqueza (en detrimento de toda la gente de otras regiones que son más pobres), ni modificar la Constitución para que se sientan más cómodos porque llevan siete siglos instalados en esa creencia dogmática y de secta y solo cabe derrotarlos, cambiar la educación, enseñar convivencia a la ciudadanía y no solo no ceder, sino exterminar, con las armas de la formación, la democracia y la ley, a quienes quieren romper el país para crear su ínsula barataria que sería un campo de concentración para la ciudadanía. No existe país en el mundo donde se puedan ostentar cargos públicos defendiendo la ruptura del Estado-nación; un poco de rigor y seriedad nos vendría bien en este momento histórico del país.

 

Entre 2005 y 2008 los miembros de la Policía y la Guardia Civil tuvieron una mejora salarial pactada con el Gobierno de ZP de ocho puntos sobre el IPC de dicho periodo.

 

El despertar a la realidad de la ciudadanía debería impedir la manipulación grosera de la realidad a la que nos someten algunos políticos, independentistas, progresistas o conservadores, que solo defienden la Patria cuando están en el poder y usan la mentira y el adoctrinamiento sectario para conseguir sus objetivos miserables. A la hora de señalar responsables de la situación actual lo son más la Monarquía, el PSOE, el PP, los nacionalistas/independentistas y la propia ciudadanía que los 11 años de gobierno de Rodríguez Zapatero.

Un último apunte sobre un asunto de actualidad. Entre 2005 y 2008 los miembros de la Policía y la Guardia Civil tuvieron una mejora salarial pactada con el Gobierno de ZP de ocho puntos sobre el IPC de dicho periodo, y si no llega la crisis, David Taguas, director de la Oficina Económica de Moncloa, tenía prevista la fórmula para, en una segunda fase entre 2009 y 2013, equiparar los salarios de los policías con la media española, con baremos por provincias atendiendo al IPC, PIB, salario medio, carestía de vida etc., de tal forma que los policías y guardias civiles en Cataluña tendrían un salario similar al de los Mossos, en el País Vasco a la Ertzaintza, en Madrid, Baleares y otras regiones similar a la media de sus policías locales y en otras plantillas, donde la carestía de vida era/es inferior hasta en un 40% a Cataluña, Madrid, Baleares… el salario sería menor pero digno de las funciones de un policía. Ni el debate de Cataluña ni el de la equiparación salarial existirían hoy si una maldita crisis mundial no se cruza en el camino del, en mi opinión, mejor presidente de Gobierno de España de la democracia.