The news is by your side.

La nueva Junta opina sobre el paro

El nuevo Gobierno andaluz ha dado dos opiniones sobre el paro registrado en enero. La del Presidente y la del Vicepresidente.

 

Gente menos predispuesta que yo a ver bien todo lo que hace el que gobierna, pensaría que hay como cierta dualidad, dos gabinetes en uno.

Veremos, más adelante, si se mantiene la doble opinión, o lo que tampoco sería descartable, solamente cuando los datos sean buenos o al menos sin ninguna responsabilidad en ellos, como esta vez.

Miren, acabo de llegar ¿y qué me encuentro? Que ha subido el paro y ahora les voy a decir porque creo yo que pasan estas cosas.

El Presidente ha dicho: “cuando no se realizan reformas, como no se han hecho en los últimos años, nuestro crecimiento es menor que el del resto de españoles y nos situamos a ocho puntos por encima media nacional”.

¿Eso es que leyó nuestro artículo de la semana pasada?

Si es así, quiero recordarle que escribimos esto: “la divergencia es de 7,47 puntos”. Qué en un examen de los de antes, sería un 7 y no un 8, y te quedas con notable bajo.

No sé muy bien a que reformas se refería porque, por otro lado, el partido del que forma parte, está siempre superfeliz diciendo que gracias a la reforma laboral de Rajoy se lleva cinco años de intensa creación de puestos de trabajo. 

En cualquier caso, veamos más en profundidad el tema.

Aclarémonos. Lo que el Presidente y el Vicepresidente comentaban eran los datos de paro registrado correspondientes al mes de enero publicados por el Ministerio de Trabajo. Es decir que el diferencial de tasa de paro no venía a cuento porque eso fue la semana anterior, cuando se publicaron los datos del paro del cuarto trimestre que proporciona la Encuesta de Población Activa.

¿Se le pasó y aprovecha ahora?

Bueno, nota mental, Presidente: a finales de abril saldrá la EPA del primer trimestre, no olvidar comentarlo. Seguramente subirá así que se encontrará con que la ex Presidenta le podrá decir: conmigo el paro era menor.

Y ya tenemos el lío.

Volvamos a la diferencia esa del 7,47 u 8. En el mejor momento, es decir, antes de la crisis, allá por 2007, la tasa de paro andaluz era superior en 4,5 puntos a la tasa nacional. Por tanto, ciertamente, no hemos convergido. Sin embargo, en el año 2013, cuando Rajoy gobernaba la nación, esa diferencia llegó a ser de 10,53 puntos.

En cinco años, comentamos la semana pasada, y recordamos ahora, la tasa de paro andaluza ha bajado quince puntos, desde cerca del 37% al 21,26% actual.

En este tiempo el desempleo andaluz se ha reducido en 628.200 parados.

Vendría a ser como si cada día 350 personas abonasen el desempleo y así durante cinco años.

No todos fueron hacia el empleo.

El total de nuevos empleos creados fueron 566.200.  Si hacemos igual que con el paro, mientras este descendía a un ritmo de 350 personas diarias, el empleo crecía en 310. ¿Dónde fueron los demás? La mayoría hacia la jubilación.

El presidente tiene aquí un problema de futuro, el envejecimiento de la población. Aumentan los jubilados –a los que habrá que atender, que es competencia autonómica- y entre los desempleados con mayores dificultades de inserción abunda el paro de larga duración.

Las políticas activas de empleo, el fomento de la inserción laboral es competencia autonómica, y la tarea del nuevo Gobierno no será fácil.

Estas políticas –en España en general- han sido generosamente regadas con miles de millones en los últimos cuarenta años, bonificaciones, subvenciones, reducciones en las cuotas, etc. Sin que sus resultados hayan sido evaluados, dudándose de la efectividad de muchas de ellas.

Pues bien, tiene razón el Presidente de la Junta “tenemos un drama de desempleo en Andalucía”.

Él lo cifra en “un millón de parados”. En concreto son, para la EPA, 834.300 o bien 808.763 parados registrados según las cifras del Ministerio. Que son las que teóricamente nuestro Presidente comentaba. Puede ser casi un millón o casi medio pero eso, entiendo, es en conversación de cafetería. En el Presidente de la Comunidad no está mal manejar con precisión los datos. 

Un detalle más.

Andalucía, y España en general, creó mucho empleo durante la fase de crecimiento anterior a la crisis. Hasta ahí igual que siempre. Y lo destruyó a cascoporro durante la crisis.

Una gran parte de ese empleo, el 75% del total, se ha recuperado pero desde 2017 esa creación se hace ya a menor ritmo. Los 118.000 creados en 2018 son ya menos que el año anterior y también lo fue la reducción del paro, que bajó en 126.300 personas cuando en en 2017 lo hizo en casi 160.000.

Y como la recuperación vuelve a hacerse en los mismos sectores, la posibilidad de que en la siguiente recesión el esquema de destrucción masiva de empleos se repita es elevada.

La tarea es complicada. Espero e insisto tenga fortuna en sus planes. Aunque también debería ser prudente porque, en mi opinión, el ritmo de creación de empleo de estos años no se va a sostener en los próximos.