Confidencial Andaluz

La trama andaluza de Acuamed

Vista aérea de la desaladora del Bajo Almanzora

La trama andaluza de Acuamed
20:35 | 23 de enero, 2016

Se adelanta Rafael Hernando desde el PP a los socialistas y les hace las cuentas de su gestión en Acuamed de Almería: más de 200 millones volatilizados. El secretario del PSOE insta al portavoz del PP a que hable de los suyos, implicados en la Operación Frontino

Pepe Fdez

Pepe Fernández

La obra de una desaladora en la comarca del Almanzora en Almería, adjudicada en su día a FCC y Abengoa, ha sido la palanca que la Justicia ha accionado para poner en pie la trama Acuamed, integrada por un numeroso grupo de personas parece que unidas para delinquir. Una organización criminal es como se define jurídicamente lo que se está descubriendo en esta investigación, llevada con las garantías que supone que se haga desde la Audiencia Nacional donde las posibles presiones o el compadreo provinciano entre políticos, fiscales y jueces difícilmente llega.

Que la trama se haya podido estar enriqueciendo con el robo sistemático de millones de euros procedentes de las obras públicas encomendadas a la empresa pública del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, añade a la judicial la componente política, enormemente inquietante para los ciudadanos.

En efecto, en este asunto tanto el PP como el PSOE parece que son los que tendrán que dar muchas explicaciones a la opinión pública en tanto  que, ambos partidos, han sido responsables políticos del Gobierno y sus empresas públicas en las etapas en las que les ha tocado gobernar. Y Acuamed ha sido una de ellas, una de las más importantes por cierto.

Hernando dispara al PSOE: faltan 200 millones

De ahí que quien primero ha disparado en la plaza, como si estuviese ante el Salón del poblado de pega de Tabernas, ha sido Rafael Hernando, diputado cunero y Portavoz del PP en el Congreso, quien ha informado que, solo en la provincia de Almería, se podrían haber volatilizado más de 200 millones vía obras y proyectos de Acuamed en el Bajo Almanzora, Campo de Dalías y Carboneras.

desaladora carboneras acuamed portada

Portada de la publicación de Acuamed sobre la desaladora de Carboneras

Claro que las cuentas que hace el Sr. Hernando están calculadas sobre la gestión de las administraciones del PSOE. Habrá que esperar a que los socialistas hagan las cuentas y nos digan los millones que han desaparecido gestionados durante las etapas del PP. De momento, en el caso que se investiga, se habla de unos 25 millones en la falsificación de certificaciones de obras.

De momento el jefe de filas del socialismo almeriense, José Luis Sánchez, se ha limitado a recomendar a Rafael Hernando que se dedique en vez de esparcir con el ventilador a comentar  la Operación Frontino, nombre recibido por el dispositivo policial en el caso Acuamed. El Sr Sánchez Teruel sigue en su línea tradicional de escasa beligerancia contra el PP de Gabriel Amat en materia de corrupción política.

En el PP han empezado a caer peones y nadie descarta sorpresas a corto plazo en niveles altos de la pirámide multimillonaria. De momento el Director General Arcadio Mateo del Puerto – que fue encuestador de cabecera del gobierno de Cospedal en Castilla la Mancha–  y al que con las comisiones, dice el juez,  le han pagado hasta el implante de pelo  está en la cárcel. El número tres de Vicepresidencia  del Gobierno, Federico Ramos de Armas, se ha visto obligado a dimitir del cargo. Se va, ha dicho Soraya Sáenz de Santamaría, para limpiar su honor y defenderse de las informaciones que le sitúan, siendo Secretario de Estado de Medio Ambiente, en el núcleo central de la trama como testigo privilegiado y parece que proactivo. Actualmente no está formalmente investigado (imputado) por el Juez Eloy Velasco.

El más difícil todavía en la corrupción

Si la Justicia entra a fondo en el manejo de dinero público por los sucesivos gestores de Acuamed, algo que parece evidente a la vista de cómo el Juez Velasco está instruyendo este caso, es muy posible que asistamos atónitos  al más difícil todavía en materia de corrupción en la España del bipartito PSOE/PP.

El hecho de estar ante delitos que han dejado huella documental, fácilmente demostrables por tanto, y la facilidad con la que la Justicia puede determinar como se ha falsificado la calidad de muchos materiales empleados en las millonarias obras públicas construidas, animan a la esperanza para que se llegue al fondo de este asunto.

Mientras estalla a nivel nacional el escándalo, necesariamente hay gente que echa mano de la memoria en los territorios donde Acuamed se ha comportando como un instrumento al servicio de la clase política de turno.

Hasta programas de radio, en cadenas nacionales con grandes estrellas dando la cara y la voz, ha llegado a financiar Acuamed a petición del político con mando en plaza. A cambio, el baranda de turno de la empresa pública, comparecía ante los micrófonos, en una entrevista descaradamente política y publicitaria, para vender las excelentes realizaciones que estaban ejecutando para los ciudadanos en la zona gracias a don fulano. Obviamente el político fulano también chupaba micrófono y promoción en el espacio pagado con dinero de Acuamed. O lo que es lo mismo, dinero de todos.

juan jose luque ibañez

Juan Jose Luque Ibáñez en su foto de perfil de Linkedin, junto a Rosa Aguilar

En cualquier caso estas son minucias,  el chocolate del loro, si comparamos con otras operaciones de calado entabladas entre la empresa e influyentes personajes del escenario político donde Acuamed tenía intereses. Es el caso de su sede en la ciudad de Almería, en la mismísima Puerta Purchena, cuya operación de alquiler del edificio queda reflejada en las páginas de la Operación Poniente. El entonces delegado territorial de Acuamed en Almería, Juan José Luque Ibáñez, exdelegado ya entonces de Medio Ambiente de la Junta y hombre siempre cerca del que fuera consejero Martín Soler, alquiló la sede de la empresa en Almería. Y lo hizo en un céntrico edificio propiedad del interventor del Ayuntamiento de El Ejido, José Alemán Bracho, considerado el cerebro de la trama de la Operación Poniente que sigue instruyéndose judicialmente desde hace ocho años largos. En las conversaciones intervenidas queda en evidencia el pelotazo que suponía aquel alquiler fuera de precio de mercado, así como las maniobras para la renovación del contrato.

Actualmente, Juan José Luque Ibáñez, es socio en la actividad privada de Martín Soler, precisamente dedicados ambos, entre otras gestiones, a los negocios relacionados con el agua en la provincia más desertizada de España.

El milagro electoral de Balerma

Con la construcción de la desaladora de la costa de Balerma, esta vez en el Poniente almeriense, también hubo problemas, como en todas las grandes obras tuteladas por Acuamed en la provincia de Almería. Esta provincia, desde el punto de vista político, ha sido un oasis de paz para los intrépidos gestores de Acuamed. Haga lo que haga un partido es asumido a continuación por el otro sin problema, todo ello en una constante y permanente omertá de silencios debidos.

Proyectada desde el año 95, el gobierno de entonces la incluyó en el Plan Hidrológico Nacional de 2005. Es Acuamed la que reparte aquí un obrón de más de  140 millones de euros, gran parte de los mismos procedentes de fondos europeos. La construcción recae en una UTE integrada por estas empresas:  la francesa Veolia Water Technologies, Sando, Inypsa y Montajes Eléctricos Crescencio Pérez. Lo cierto es que, avanzada la obra, ésta se paraliza durante largo tiempo por disensiones económicas de la UTE con Acuamed.

Poco antes de la campaña electoral de las pasadas  elecciones, a principio de noviembre de 2015, la propaganda oficial anunciaba al fin  que la desaladora de Balerma empezaba a soltar sus primeras gotitas de agua desalada.

¿Que había sucedido para que se resolviese el en quistadísimo conflicto y la obra acabase, respetando milagrosamente el calendario político? Algunas fuentes aseguran que hubo un compromiso de pago de casi el 50% más del presupuesto inicial, pero que no se hicieron bien los papeles. El dato, de momento, no ha podido ser contrastado documentalmente, aunque hay testigos que aseguran que así fue el arreglo.

A día de hoy la desaladora de Balerma está s menos de medio gas, solo a un 30% de los 30 o 40 Hectómetros de agua tratada que puede llegar producir. Lo que nadie ha explicado es el motivo de lo que parece una improvisación en toda regla.

obras desaladora balerma

Desaladora de Balerma

No puede producir más cantidad de agua porque la red no tiene suficiente potencia eléctrica. De hecho, a toda prisa, Endesa y REE están construyendo una subestación nueva que dé servicio a las necesidades de la desaladora y en ello siguen.

Conforme el caso Acuamed siga avanzando judicialmente nos iremos dando cuenta que esta empresa ha sido un instrumento público inversor sin control –una más de las muchas que pagamos con nuestros impuestos–  al servicio exclusivamente del partido político que la ha controlado en cada momento. Y otro aspecto interesante del Caso Frontino: están saliendo a la palestra, además de los corrompidos los corruptores y , por lo que se está viendo estamos hablando de pesca de altura. Parece que aquí no escaparan tan fácilmente, como lograron hacerlo de la Malaya en Marbella.

Uno de los implicados de segundo nivel, detenido e investigado, es un empresario andaluz que solía entrar por la consejería de Agricultura de la Junta como si fuese una prolongación de su despacho particular. Ese mismo personaje que, por cierto, ya figura como investigado desde hace tiempo en el sumario del Caso Marismas. Y es que, hace meses, a los investigadores de este asunto de las marismas del Guadalquivir ya les aparecieron indicios sureños de los que acabaría siendo la Operación Frontino.

Noticias relacionadas

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿Quieres añadir uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.