The news is by your side.

La vulnerabilidad tiene edad

La depresión y el suicidio es la tercera causa de muerte de los adolescentes en su última etapa.

Jean Cocteau decía que: la adolescencia sabe lo que no quiere, antes de saber lo que quiere; lo que no justifica la negligencia de esta sociedad, para dar respuesta a ese momento de construcción en el que el pasado, el presente y el futuro están ligados, sin seguir las leyes de la cronología. El mayor desafío generacional, es aquel que te enfrenta a dejar la niñez, instante en el que se genera el gran tsunami de las emociones, amén de la metamorfosis de la pubertad, que invade un cuerpo distinto por fuera y por dentro, de lo que no se tiene noción, ni registro de lo que sucede.

El 10% más rico de la población española concentra más riqueza que todo el 90% restante, que ser niña te sitúa como población de riesgo, y así estructurar un relato basado en el blanqueo de un país.
Ante ese desafío plagado de incertidumbres, para casi dos millones y medio de adolescentes de este país, es peligrosísimo la ausencia de alternativas institucionales y sociales, más allá de entretenerlos y contarles las mentiras piadosas, con las que compartimos el trago de no saber, y además no poderles contar la verdad, porqué el mundo es incontable, no se le puede explicar sin el pudor debido, a una hija adolescente o una alumna adolescente, que España reside en los tribunales, que el 10% más rico de la población española concentra más riqueza que todo el 90% restante, que ser niña te sitúa como población de riesgo, y así estructurar un relato basado en el blanqueo de un país.

Se decía en “Bailando con lobos”, qué extraña es la vida, intento suicidarme y me convierto en un héroe inmortal.
Cuando se entra en la etapa de la juventud desprovista de herramientas, y con una agonía sin precedentes de valores, nos damos de bruces con dos realidades, que la depresión y el suicidio es la tercera causa de muerte de los adolescentes en su última etapa. La violencia, la autoestima, el acoso presencial o virtual, el fracaso escolar, el sentimiento de culpabilidad, las drogas, la soledad, los patrones estéticos, y la ausencia de referentes, aumentan considerablemente adentrarse en patologías de salud mental, por eso ojo, con atender solo catarros, boletines de notas, y demás puntas visibles de la pirámide de la adolescencia.

En el mundo se generan más muertes por suicidios, que la suma de los homicidios y las guerras, tema tabú en la sociedad a pesar de que es la primera causa de muerte, entre los jóvenes de 15 a 29 años. La tragedia de la muerte por suicidio de adolescentes, adquiere el color más intenso de la tragedia, porque siempre arrastra la duda, de si lo hubiéramos podido evitar. Es necesario revisar las políticas culturales, comunicativas, todas sin excepción, hay que paliar el no minoritario fenómeno de morir, por no prevenir. Se decía en “Bailando con lobos”, qué extraña es la vida, intento suicidarme y me convierto en un héroe inmortal.