The news is by your side.

Presidente Casado, en el PP andaluz “jamás llamamos a Moreno Bonilla”

Pablo ha fijado Andalucía como Objetivo 1 o cómo salvar al soldado Bonilla.

No me sorprendió ver tanta cara tensa en el acto organizado por la Cámara de Comercio de Sevilla y patrocinado por la familia Contreras, o lo que es lo mismo, AZVI, la constructora de obra pública y otros servicios públicos y privados.

 

Sentar en el mismo mes a los hooligans de Soraya, esa mujer que nunca existió en Andalucía, junto a los que apostaron en segundas nupcias por Casado, era cuanto menos peligroso. Fueron muy educados y se comportaron, la procesión iba por dentro. Se notó en el ambiente de los corrillos previos y posteriores.

 

Allí estaban todos entre Vichisuá y un salmón comible. Pude ver a Juan Ignacio, Arenas, y su Sanz, La Crespo, Beltrán, y el otro Sanz, junto con Fátima, la Exministra, no la de los milagros. Aunque con Ybarra y su nueva factoría lo parezca.

 

Tras el tedioso discurso de lectura rápida, lo que provocó que casi no se le entendiera, Paco Herrero, presidente de la Cámara, dio paso cumpliendo el tiempo. “LlamadmeJuanma” fue el presentador. En este caso no voy a ser duro con él, sólo un calificativo lo más ajustado a la realidad: “Malo de solemnidad”. Ahí lo dejo, no fue capaz de colocar ningún mensaje en clave política y sólo se limitó a ensalzar la grata y antigua amistad que tiene con Pablo Casado. Lamentable como siempre. Oí decir a mis espaldas.

 

¿Quién dijo Soraya? ¿Esa quién es?

 

Pablo Casado, nuevo en la plaza, se le vio bien, suelto y abierto. Tiene maneras, aunque se tiene que hacer líder. Su liderazgo debe crecer y asentarse en tierras con cimientos. Quizás peque de sobre exposición, debe alejarse de Arenas movedizas. Estas Arenas lo pueden engañar y castigar, sino es capaz de vislumbrar la paja que hay, y no es poca. Debe andarse firme pero seguro, saber quién se le acerca y porqué.

Tras el incidente de Morera y Vallejo, que dio pie a algún cuchicheo de rigor y tuiter al canto, Pablo colocó su mensaje y abierto el turno de preguntas gratamente moderado por Álvaro Ybarra, todo discurrió sin mayor importancia. Ninguna pregunta difícil y las que le pasaron, no provocaron aprieto alguno.

 

Casi sin tiempo, saltamos a la festividad de la Hispanidad. Pablo ha fijado Andalucía como Objetivo 1 o cómo salvar al soldado Bonilla.

 

La campaña ha comenzado desde que comunicaron el sainete pactado por el filo socialista Marín y la Reina del Sur. La ahora amiga de Don Pedro Primero el Plagiador. Es bueno que los andaluces analicemos si merece o no la pena mantener el régimen socialista una legislatura más. Hay que recordar a Doña Susana que la corrupción socialista tiene la misma solera y añada que la Gurtel. No olvidemos que curiosamente es un párrafo de la sentencia el que hace caer a todo un Gobierno de España. Qué tome nota, por lo que pueda venir en marzo o abril.

 

Pase lo que pase, el régimen andaluz está moribundo, podrido por la carcoma de la corrupción. Este régimen no soporta una levantada de alfombras, como demuestran las trabas que día a día pone la Junta a los órganos judiciales. El régimen huele a rancio, a colonia barata, a moqueta de prostíbulo. No aguanta la transparencia de la Democracia.

 

¿Aguantará el régimen? Alguna oferta atractiva, o seguirán tragando los andaluces y viviendo de la subvención, del compadreo, la ayuda fácil y el carnet del partido y la mamandurria. Tengo la ligera impresión que esta vez el pueblo andaluz está bastante tocado y que aflora el desaliento del que se siente engañado y ofendido por tanto chorizo, putero, pillo y sinvergüenza.

 

¿Serán capaces PP y Cs de romper la tela de araña? Es la pregunta que ronda entre los voceros andaluces en los distintos medios de comunicación. ¿Entrara Cs en el Gobierno?

 

Lo que tengo claro es que Pablo Casado se está batiendo el cobre, no se le puede poner reproche alguno. Está alentando y trabajando para un tipo que quizás ni lo merezca por su mal comportamiento. Indigno comportamiento, diría yo, durante las primarias.

 

No seré yo quien cuestione la estrategia del Presidente del Partido Popular, pero si recordarle algo, porque no me gustó alguna referencia que le oí decir en Málaga hace unos días.

 

1.- Presidente Casado: los populares andaluces, jamás llamamos a Juan Manuel Moreno Bonilla para que bajase a liderar el PP andaluz.

 

2.- Presidente, los populares andaluces, no queríamos un Presidente que viniera en AVE.

 

3.-Presidente, los populares andaluces, fuimos marionetas de una conspiración de salón que nos impuso un candidato –paracaídas.

 

4.-Presidente, los populares andaluces, gracias a su buen hacer, y magistral gestión, tenemos un partido abierto en canal y roto en mil pedazos.

 

5.- Presidente, los populares andaluces, trabajaremos por tener los mejores resultados en Andalucía. Por usted, su hombría de bien, lo merece.

 

6.- Presidente, entre los populares andaluces hay más talento del que parece. Merecen una oportunidad. Limpie y búsquelos.