The news is by your side.

Ramírez de Arellano también le tiene miedo a Cajasol

Sin respuesta al burófax enviado por el Vicepresidente de la Fundación Cajasol Marcos Contreras al responsable del Protectorado.

El nuevo consejero de Economía de la Junta, Antonio Ramírez de Arellano, sustituto de Mª Jesús Montero en la cartera, aún no ha respondido al escrito que, mediante burofax, le hizo llegar hace semanas el Vicepresidente de la Fundación Cajasol Marcos Contreras, en su calidad de responsable autonómico del Protectorado de Fundaciones. Esto es la fiscalización administrativa de una institución – la Fundación Cajasol en este caso – que al año maneja cerca de veinte millones de euros de presupuesto. De los cuales, casi la mitad, se gastan sin control ni transparencia, en algo tan sui generis como “obra social”, unas inversiones por cierto que se canalizan ideológica o partidariamente en función de quienes más parcelas de poder ostentan en el organismo, método heredado de aquellas cajas de ahorro que un día no muy lejano eran, teóricamente, de todos.

El escrito se hizo llegar casi al mismo tiempo que otro burófáx, menos extenso, era enviado por Contreras al presidente de la Fundación, Antonio Pulido, escritos ambos que, de momento y desde el mes de junio, tienen la callada por respuesta.

Por tres vías distintas se ha intentado desde hace semanas recabar la opinión al respecto del consejero Arellano. Ni siquiera se han molestado en decir que no comentan el tema o que el consejero está en la playa.

Y es lógico que Arellano, con aspiraciones políticas, taurino y amigo de Pulido, se esté poniendo de perfil en el tema Cajasol, de la misma forma que lo hizo durante toda su trayectoria la hoy ministra de Hacienda siendo consejera. En términos políticos ella es la gran responsable de todo lo que ha sucedido en la fundación más importante de Andalucía donde se ha extendido, sin solución de continuidad, el estilo cortijero que gobernaron las cajas de ahorro durante décadas.

 

Antonio Ramírez de Arellano es un actor habitual en los eventos que organiza Antonio Pulido en la Fundación Cajasol, llegando a participar en el ciclo “Mano a mano” con el torero Manuel Escribano el pasado 7 de mayo.

 

Tres cargas de profundidad

 

Pero volvamos al contenido de burofax remitido al consejero de Hacienda por Marcos Contreras, cuota del Partido Popular en la entidad desde que le nombró el Parlamento, al mismo tiempo que Antonio Pulido apoyado por el PSOE, aunque con el disfraz de la economía social.  Son tres los puntos fundamentales los que plantea Contreras a Arellano al demandarle su amparo para lograr información oficial de la Fundación Cajasol que sistemáticamente le ha sido negada de forma reiterada pese a pedirla como vicepresidente.

 

Cuándo, cómo y por qué perdimos la Fundación Cajasol

 

El primero tiene que ver con lo sucedido con la Fundación Especial Monte San Fernando, pidiendo amparo al Protectorado para tener acceso a informes y autorizaciones del Ministerio de Economía y de la Consejería de Hacienda (Junta de Andalucía) donde se autoriza a no cumplir la LCAFB y hacer “desaparecer” la Fundación Especial Monte San Fernando ( y su multimillonario patrimonio). De igual manera, solicita copia del expediente donde la Junta de Andalucía “no autoriza la creación de la Fundación Caja Guadalajara”, según la versión ofrecida por Pulido en el Congreso.

El segundo punto que plantea afecta directamente al presidente Pulido y más concretamente al astronómico sueldo de 200.000 € que se auto colocó como presidente de la entidad. “He pedido varias veces la autorización previa (de la Junta). Ahora, a través de este escrito, solicito amparo de este Protectorado y pido copia de la autorización previa de la Consejería de Economía, Hacienda y Administraciones Públicas, donde se autoriza expresamente que el presidente de la Fundación Cajasol o algún miembro de su patronato pueden recibir una retribución por ejercer sus funciones de patrono y poder incumplir la Ley de Fundaciones Andaluzas”.  En esta misma línea pregunta si existe blindaje en el actual contrato que une al Sr. Pulido con la Fundación Cajasol y hasta donde llega su capacidad legal para firmar o no en nombre de la entidad o delegar en terceras personas.

Como ampliación de este punto se detiene en pedir datos de la apertura de una sede en Madrid del Instituto de Estudios Cajasol a donde asiste Antonio Pulido habitualmente y se le da cobertura con escolta y coche de la Fundación, queriendo saber a qué partida presupuestaria se imputan esos gastos.

 

El PP ve ‘demasiadas tinieblas’ en la Fundación Cajasol de Pulido

 

 

A tenor del material documental que solicita el vicepresidente de la Fundación al responsable máximo del Protectorado de Fundaciones de la Junta, se obtiene la impresión de que la falta de transparencia que se percibe desde la puerta de la fundación, se torna en oscurantismo total nada más cruzar el umbral de la misma. Contreras, vicepresidente desde hace años, dice no saber dónde se están invirtiendo los activos de Cajasol en el mercado de valores, “queremos saber dónde estamos invirtiendo y como estamos invirtiendo”, desconocedor según dice de la autorización previa del Protectorado “exigida por la Ley” para este tipo de operaciones. Es por lo que solicita en concreto tener acceso a los expedientes del complejo Villasísy Plaza de Molviedro, saber cuánto ha invertido la fundación, los beneficios a día de hoy y quienes han sido “los intermediarios” en estas operaciones, aspecto éste con mucho morbo ambiental. También pide información sobre la Finca La Contienda, un latifundio propiedad de la fundación en la Sierra de Aroche en Huelva. Muchos la consideran ‘la finca de recreo de Antonio Pulido’, aunque oficialmente se trata de una explotación agrícola y ganadera – monterías incluidas– de donde salen cada Navidad jamones de pata negra para los grandes compromisos de la fundación y sus barandas.

Pulido abre crisis en Cajasol y cesa al vicepresidente del PP

 

Y finalmente Marcos Contreras expone en su escrito que ha sido cesado como vicepresidente por el secretario de la Fundación, de manera verbal y por teléfono, comunicándole que su mandato había concluido el 3 de abril pasado. La sorpresa de Contreras fue mayúscula cuando le dicen que Pulido, que entró al mismo tiempo que él, seguía en el cargo. Pide las correspondientes explicaciones a Ramírez de Arellano que avalen jurídicamente por qué uno sale y el otro se queda, teniendo la misma antigüedad.

Antonio Pulido junto a Susana Díaz, su vicepresidente y el expresidente de la Junta, Rafael Escuredo, de paseo por la feria de abril de este año. Foto Fundación Cajasol

 

Lo que hay detrás del burófax

 

En Sevilla mucha gente sabe el verdadero significado de lo que se oculta detrás de lo que se denuncia en ese burófax al consejero Arellano, otra cosa que estos sean temas que ocupen la atención de la opinión pública y publicada, entre otras razones por el peso brutal de la sumisión publicitaria. No es exagerar cuando se afirma que Antonio Pulido es uno de los pocos personajes ‘intocables’ de Sevilla y si algún medio de relevancia se mete en sus asuntos, lo acaba metiendo en el canasto. Puede presumir con razón de que “todos acaban tragando”.

Arellano en cuanto vuelva de la playa no podrá seguir mirando para otro lado a lo sucedido en el cortijo de su amigo Antonio Pulido. El PP, recomponiéndose de sus primarias, no se va a quedar callado en este tema, la segunda patada en los bajos a Juanma Moreno tras echar al abogado del PP en los Eres como consejero de la RTVA.

En Podemos también se han dado cuenta que el flanco Cajasol es una de las debilidades de la presidenta, con todo lo que eso conlleva de regular o de malo. Que Pulido pase por ser “un hombre al servicio de Susana desde la Cajasol”, precisamente porque su trayectoria no está avalada por la ejemplaridad y el buen gobierno de las cosas públicas, le sitúan como objetivo político de la formación morada tanto en Madrid (Congreso, Economía) como en lo que dure el actual Parlamento. Están pidiendo documentos desde hace meses y ni Montero antes, ni ahora Arellano les contestan con la celeridad que sería de desear.

Un silencio que, quizás sin pretenderlo, lo que confirma es el miedo escénico a que se empiecen a conocer cosas que, hasta ahora, el dinero ha tapado y no solo en los medios. Bastante tiene Susana con el compadreo y el grupo de puteros de la Faffe para que le estallen nuevos escándalos con su amigo Pulido de por medio.

 

Este artículo se publicó ayer lunes día 13 de agosto en VozPopuli.