The news is by your side.

A Susana no le llega la camisa al cuello

ramon_trivino
Ramón Triviño*

Va de suyo que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha metido de patas en un buen lío y cunde la impresión de que, ahora mismo, no le llega la camisa al cuello. Hoy se hace buena la descripción que un día hizo de ella un veterano dirigente del PSOE andaluz, “su ambición está por encima de su inteligencia”.

Al anunciar que anunciará el domingo día 26 de marzo en Madrid la presentación a la carrera de las primarias socialistas ya no tiene vuelta atrás. Ahora tiene que ganar, pero también tiene bastante más que perder. Desde el punto de vista político el paso de competir por hacerse con el control de Ferraz supone una grave irresponsabilidad al poner en peligro la estabilidad del Gobierno de la Junta de Andalucía. Y no estoy hablando de su sucesión, que todavía no toca.

Las presiones de los que defienden el modelo de PSOE que encarna Susana Díaz han colocado la baronesa del Sur a la boca de un precipicio, sobre todo si tenemos en cuenta las últimas encuestas sobre liderazgo en el PSOE, que ciertamente arrojan unos números que no acompañan a la recién nominada candidata. A la vista de los acontecimientos de las últimas semanas y del estado de opinión que expresan las redes sociales me da la impresión de que a Susana Díaz no la quieren una buena parte ni de los militantes, ni de los votantes del PSOE.

 

Las presiones de los que defienden el modelo de PSOE que encarna Susana Díaz han colocado la baronesa del Sur a la boca de un precipicio.

 

En la víspera de su anuncio del domingo día 12, en Málaga, sufrió un sonado pinchazo, a pesar de que el aparato del PSOE andaluz se había volcado, con todas sus consecuencias, para tratar de hacer una nueva demostración de fuerza. Y es que Susana Díaz, con su mala administración de los tiempos ha conseguido todo lo contrario de lo que perseguía, obtener la animadversión de una buena parte de la militancia. Aunque también es cierto que, cada día que pasaba sin dar el paso a delante iba muriendo poquito a poco.

Pero el anuncio de Susana Díaz no logró eclipsar el tsunami que llevó pocos minutos después de difundirse la noticia a Pedro Sánchez a Cádiz, donde según los medios reventó el aforo del Palacio de Congresos. Y allí, además de la indiscutible espectacularidad de este nuevo acto del exsecretario general, se vivió el inicio de una nueva etapa en el desarrollo de su campaña. Un enorme cartelón con el lema “Sí es sí”, presidía el multitudinario encuentro. Su significado lo explicó con claridad el propio Pedro Sánchez.

El nuevo lema de la campaña, que le da la vuelta al “No es no”, es “el no a Rajoy es un sí al PSOESí es sí”, explicó el candidato, antes de que el público coreara el eslogan. “Sí al cambio, a la participación, a la coherencia, a la izquierda…”, añadió Sánchez aclamado durante casi un minuto por el respetable.

 

Anne Hidalgo la gaditana alcaldesa de París dio su apoyo claro y directo a Sánchez diciendo “Pedro, te necesitamos”.

 

Aunque las sorpresas del acto habían comenzado antes de la intervención de Pedro Sánchez, cuando se proyectó el vídeo de la gaditana, alcaldesa de ParísAnne Hidalgo que dio su apoyo claro y directo a Sánchez diciendo “Pedro, te necesitamos”.

En la movida jornada del domingo 12 de marzo también hubo oportunidad de escuchar al tercer candidato en discordia, Patxi López, que parece jugar a tratar de tener la llave que decidirá en mayo los derroteros del Partido Socialista. En un acto celebrado en la localidad madrileña de Getafe el exlendakari bromeó diciendo que “si no gano, cosa que dudo, yo no me voy”, insistiendo que la suya era una candidatura de la unidad, rechazando la división de las bases entre “azules” y “rojos” e insistiendo en que si pierde se mantendrá en el partido para sumar y apoyar con lealtad al próximo secretario general.

Patxi López también apostó por buscar un proyecto propio para el PSOE, que ni haga seguidismo del PP en el Congreso de los Diputados, ni mire de reojo a una izquierda que promete “el cielo en la Tierra sin los pies en el suelo”.

En fin, lo cierto es que tras la jornada dominical se abre un apasionante y duro espacio de tiempo en el que la limpieza y la transparencia debería ser la bandera de todos los contendientes. Cosa que, por ahora, pongo en duda.

 

*Ramón Triviño es Periodista

@RamonTrivino