The news is by your side.

Toda la verdad de Karen Cleveland: vidas con tinte de novela rosa

Personajes sencillos muestran sus vidas con tinte de novela rosa dentro de una intriga narrativa.

El mundo de agentes secretos en este siglo que cojea no es como aquél pasado del Espía que llegó del frío de John le Carré, la guerra fría y el Muro de Berlín. Tiempos y espacios de otras novelas hoy consideradas clásicas del género, consolidadas por su calidad literaria y agradable pasin por la lectura de los clásicos de muchos de sus personajes: citemos  El enigma de las arenas de Robert Erskine y El agente secreto de  Somerset Maugham en vísperas de la Gran Guerra muestra mínima de otros muchos.

 

Los personajes son encantadores y sencillos, muestran su vida diaria con tinte de folletón y novela rosa dentro del desasosiego que crea el espionaje agitando la narración.

 

Los espías que bifurcan caminos en el espacio de Internet y la globalización de este siglo XXI pueden ser agentes al servicio de un estado como aquellos del ayer, pero curiosamente no leen ni citan a los grandes maestros de la literatura. Ni parecen tener estilo propio. Nada de esto le debe restar valor, en el caso de la novela Toda la verdad. Los personajes son encantadores y sencillos, muestran su vida diaria con tinte de folletón y novela rosa dentro del desasosiego que crea el

El descubrimiento de unas fotografías en la pantalla de búsqueda de su ordenador donde se encuentra una de Matt, su marido, provoca un fuerte golpe en Vivian, cuando los hechos se suceden y su hijo de ocho años está sentenciado a muerte.
espionaje agitando la narración. Ella, Vivian, protagonista absorbente es madre de cuatro hijos, dos gemelos, marido encantador y también agente secreto, un marido perfecto. Padre perfecto ¿Perfecto mentiroso? Y ella representa su tarjeta de visita: “Llamadme paranoica, o llamadme simplemente analista de los servicios de contraespionaje de la CIA. Pero fuera del horario de mi trabajo que tiene unas altas y delicadas responsabilidades, yo me debo a mis cuatro hijos, con todos los cuidados que necesitan unos queridos pequeños. Y un marido con el que llevo casada diez años y que no lo cambio por ningún otro”.

La novela viene contando con toda una apuesta de verdadero ejercicio de propaganda y publicidad, que apuesta por convertirse en el gran bestseller de 2018. Lo cual, el lector debe de verlo normal, como una lucha comercial propia especialmente de grandes editoriales en su pulso con reclamo. Y la autora  ha vestido la personalidad de su protagonista femenino con aura sencilla para interpretar la historia como intérprete de dos personajes en uno: la de su delicado y arriesgado trabajo con mucha responsabilidad por los enigmas y laberintos que encierra. Y el de ama de casa sencilla y trabajadora que lleva los niños al colegio y a la guardería infantil, que los lava y los acuesta, les cuenta cuentos y cambia los pañales. En resumen, toda una grata entrega al cuidado de la familia que cuenta con la ayuda de su marido que incluso es aceptable cocinero.

 

La novela viene contando con toda una apuesta de verdadero ejercicio de propaganda y publicidad, que apuesta por convertirse en el gran bestseller de 2018.

 

¿Mejor o peor? ¿Será el gran bestseller  2018? Bueno vamos por parte. Primero, es una buena novela bien escrita, encantadora desde la primera de sus cuatrocientas cuarenta y dos páginas. Por lo tanto ya es recomendable. Claramente, merece la pena meterse en ese mundo que existe de verdad, donde su lectura nos va atrapando con coloquios sencillos y nada despreciables, mezclado con la intensidad que va produciendo el espionaje de unos y otros. El descubrimiento de unas fotografías en la pantalla de búsqueda de su ordenador donde se encuentra una de Matt, su marido, provoca un fuerte golpe en Vivian, cuando los hechos se suceden y su hijo de ocho años está sentenciado a muerte si ella no entrega determinados datos, que los rusos encubiertos en el corazón de Norteamérica le exigen. En  sí misma, mentalmente, se debate por desenmascarar cómo es realmente la situación. Tanto, que resulta imposible abandonarla. Aquí, la crónica que con sus incógnitas revoluciona la vida de una mujer, dispuesta a ganar la batalla con millones de lectores, que se enfrenta a una historia entre la ficción y la realidad sobre el sinvivir familiar ante la mentira. Veremos. @mundiario