The news is by your side.

Ugetistas al borde del ataque de nervios

Un alto cargo de UGT Andalucía pide 'amparo' a la Asociación de la Prensa para que proteja al sindicato de críticas periodísticas.

 

Dos altos cargos de la UGT-Andalucía, con el conocimiento y beneplácito de la Secretaria General del sindicato, Carmen Castilla, han protagonizado en las últimas semanas esperpénticos comportamientos públicos de acoso a la información, que dejan muy malparada la imagen del centenario y respetado sindicato socialista en Andalucía.

Especialmente llamativos han sido los ataques e insultos contra periodistas independientes directamente o a través de las redes, una práctica bastante habitual por algunos en dicha organización hermanada al PSOE.

 

En lo que parece un claro intento por acallar informaciones incómodas y, de paso, torpedear la libertad de expresión de profesionales del periodismo andaluz.

 

Para ello también se utiliza una legión de trolls instalados en el anonimato, funcionarios del sindicalismo en nómina e incluso algunos afiliados en Canal Sur.

Han sido en concreto los secretarios de Relaciones Institucionales y de Comunicación de la ejecutiva regional de UGT, Raúl García Romo y Fernando Morillo García respectivamente – cargos de confianza de la Sra. Castilla–, quienes han manchado, con un comportamiento propio de porteros de discoteca, el buen nombre de la organización centenaria fundada por Pablo Iglesias Posse.

 

Especialmente ante la profesión periodística sevillana y andaluza.

 

Entre otras razones porque sus denuncias han carecido de motivación razonada. Y ni siquiera, han sido documentadas para justificar unas prácticas deplorables, que intentan hacer pasar como actos en defensa de los trabajadores.

Raúl G. Romo

En el caso de quien suscribe ésta crónica, el primer sindicalista en perder los papeles públicamente fue el Sr García Romo, responsable de las relaciones institucionales de UGT Andalucía. Quien, sin venir a cuento, se lanzó a descalificar al periodista por algo tan ‘trascendental y serio’ como el color de la corbata en el avatar de twitter. Color verde para ‘postularse’ y llegar a dirigir Canal Sur (sic).

Algo perfectamente cachondeable y que no superan ni el humor de Los Morancos, si no fuese porque quien lo escribe no es precisamente el encargado de los piquetes de huelga. Sino alguien que representa un respetable sindicato ante las instituciones sociales. He aquí el hilo para que juzguen los lectores.

Hilo de la conversación en Twiter donde irrumpe el secretario de Institucionales de UGT-A insultando al periodista de forma absolutamente surrealista.

 

Fdo. Morillo

El ‘influencer’ Morillo, al ataque con mentiras pero pidiendo ‘amparo’ 

Lo que en diciembre pareció un simple arrebato pasajero, quizás duelo socialista por el 2D o repentino encabrone del Sr García Remo se confirmaría a finales de enero como una ofensiva institucional en toda regla del sindicato contra el periodista que, al salir del hospital tras una operación cardiovascular, se encontró con un tuit del influencer Morillo García, que como responsable de Comunicación de UGT-A, pedía a la Asociación de la Prensa de Sevilla “¡amparo!”, protección ante el “blogueroPepe Fernández. Todo ello en un escrito a cuyo redactado no le vendría nada mal una revisión. El tuit de Ugt-Andalucía solo obtuvo algo mas de una veintena de retuits.

Tuit y texto del escrito de UGT-A, hecho público vía twitter, donde el influencer Morillo García pide amparo para el sindicato socialista a la Asociación de la Prensa de Sevilla (Pinche sobre la imagen para ampliarla).

 

La supuesta maldad del ‘bloguero’ Fernández, según el influencer sindical, radicaría entre otras cosas en haber retuiteado una información sobre UGT firmada por la periodista Silvia Moreno en El Mundo.  (Otra periodista acosada por los sindicalistas liberados, al igual que lo ha sido Isabel Morillo (El Confidencial) o Antonio Salvador (El Independiente) entre otros).

O quizás un retuit de La Nueva España de Oviedo, con el contenido de lo manifestado por Roberto Macías, ex-trabajador de UGT-A, ante la comisión de investigación parlamentaria que se sigue en Asturias sobre manejos allí del sindicato UGT.

También se acusa al periodista de haber cuestionado la honorabilidad del ex Secretario General de UGT-A Manuel Pastrana en 2013. Nada más lejos de la verdad, según constata este tuit que instala al inefable Fernando Morillo, una vez más, en la mentira y la sinrazón:

 

 

Manejos en UGT-Asturias muy parecidos a los denunciados por Macías en UGT-Andalucía.

 

El Sr. Macías y sus testimonios ante la policía judicial, por un presunto saqueo millonario se han convertido, hace años, en la ‘bestia negra’ del sindicato. Un sumario y una investigación judicial – fraude de las facturas falsas y cursos de formación– de la que la actual directiva de UGT en Andalucía quiere desmarcarse. A imagen y semejanza de lo que pretendió Susana Díaz con el caso Eres sin lograrlo.

He aquí la intervención íntegra de Roberto Macías ante el parlamento asturiano, un relato que no tiene desperdicio:

 

Roberto Macías interviene ante la comisión de investigación parlamentaria ‘Cursos de Formación de Asturias’, con gran paralelismo con lo sucedido en UGT Andalucía.

 

Pero ¿por qué estas informaciones irritan tanto a UGT Andalucía?

 

El 18.09.2017 el diario El Mundo titulaba “ La Junta oculta el fraude de UGT en Andalucía”. Entonces, no pidieron amparo a la Asociación de la Prensa de Sevilla. Ahora sí.

¿Qué ha cambiado?. ¿Han leído Junta?. ¿Han leído subvenciones de formación?.

Eso es lo que ha cambiado, el momento.

El cambio de responsables en la Consejería de Empleo tiene preocupados a los ugetistas. De ahí los nervios y los torpes movimientos públicos.

Mejor pasar desapercibidos y que no se hable de ellos.

Porque ya no es solo que la Junta deje de estar gobernada por miembros del partido hermano. Con el que es frecuente la doble militancia: PSOE y UGT.

Un compañero y amigo al que acceder y explicarse, es quien llegaba desde hace décadas a esa Consejería. La de Empleo. Gestionando suculentos fondos de las políticas activas de empleo.

Con millones de euros destinados a cursos de formación. Cursos en los que colaboran los agentes sociales, léase, por tanto, UGT.

 

Llegan funcionarios del Estado

A los más altos puestos de la Consejería llegan funcionarios. Personas que por tanto conocen procedimientos. Intangible pero sustancial. Cómo piensa y se desenvuelve el funcionariado.

Pero se trata de funcionarios de la Administración del Estado.

Sin relaciones laborales anteriores con empleados de la Junta como compañeros. Y, no de cualquier órgano, sino que son elegidos muy conscientemente con un mensaje y un objetivo claro.

Los dos órganos administrativos más contundentes en la lucha contra el fraude.

La Inspección de Trabajo y la Tesorería General de la Seguridad Social. La nueva Consejera, Rocío Blanco procede de ambos. Es una inspectora de trabajo que ha dirigido la Tesorería General de la Seguridad Social de Málaga. Y ha sido galardonada con la Cruz al Mérito Policial por su lucha contra el fraude.

 

Algunos de los titulares sobre el escándalo económico detectado en UGT-Andalucía.

 

Nueva Consejera y nueva viceconsejera, Isabel Balín. También procede de la Tesorería. Fue la primera en dar la voz de alarma sobre el presunto fraude en los cursos a los parados de la Junta. Conocida como Operación Edu.

El secretario general técnico de la Consejería, también procede de la Tesorería. Era Letrado de la Administración de la Seguridad Social. Acostumbrado a juicios penales o contenciosos en la lucha contra el fraude.

 

Una Consejería paralizada.

 

Donde los funcionarios no se atreven a firmar subvenciones. Ni se conceden cursos. Y se devuelven ayudas a la Unión Europea. Para poner nuevamente en marcha todas las políticas activas de empleo en una Comunidad que recordamos tiene la segunda mayor tasa de desempleo de España.

No les temblará la mano y no les falta el conocimiento para combatir el fraude. Controlar las subvenciones. Requerir documentación justificativa. Exigir devoluciones.

Mal momento el elegido para hacerse notar señores García Romo y Morillo García.

Para que el foco de la prensa se vuelva sobre ¿qué pasó con las devoluciones de UGT pendientes? Y el ¿cómo se van a controlar las peticiones futuras de estos que aún no han devuelto la pasta desaparecida o malversada?

Ahí tienen ustedes una explicación del enfado. El nerviosismo. La apelación a la protección que ya la Junta no va a dispensarles.  Y, tengo serias dudas que lo haga la Asociacion de la Prensa de Sevilla. A la que han pedido “amparo” frente al periodista que suscribe. Entre otras razones porque en la APS saben que cuanto les han denunciado es falso de toda falsedad, porque saben leer. Y porque una asociación profesional no está para proteger sindicatos bajo sospecha judicial y sindicalistas que mienten e insultan a periodistas.

El periodista pidió amparo en diciembre tanto a la APS como al Colegio de Periodistas de Andalucia. Otorgando este último organismo el correspondiente apoyo profesional a mediados de enero.

Y un dato más que ha pasado desapercibido para el gran público, pero que avala las intenciones de pulcritud y limpieza de las nuevas responsables de la Consejería de Empleo de la Junta. Adscritos al Gabinete de la Consejera han sido nombrados dos funcionarios de carrera, Luis Escribano y Antonio Barreda.

Nombres que han sonado desde hace años en los medios como denunciantes de casos de corrupción en el seno de la Junta de Andalucía. Funcionarios públicos que a cambio solo recibieron golpes. Críticas. Desprecios y represalias político/administrativas por parte del socialismo gobernante.

Escribano forma parte junto a Jesús Candel (Spiriman) de la plataforma anticorrupción Justicia por la Sanidad, que preside del médico granadino.

 

Reacciones y Opiniones

 

UGT Andalucía y libertad de expresión

 

*Para el lector de Confidencial Andaluz es muy fácil comprobar cómo el jefe de prensa de UGT-A ha mentido  de forma descarada en su escrito de denuncia ante la Asociación de la Prensa de Sevilla. Basta con poner en el buscador del periódico el nombre de ‘Carmen Castilla’ o el de ‘UGT’ y leer los textos correspondientes; no hallarán ninguna información que responda a los parámetros a los que alude el  intrépido influencer sindicalista.  Al menos hasta hoy. Nunca es tarde para prestarle mayor atención a tan importante sindicato, notables sindicalistas y sus actividades de interés para la sociedad que con sus impuestos sufraga gran parte de las actividades de los llamados agentes sociales.

 

Los problemas de UGT Andalucía con la libertad de prensa y de expresión