The news is by your side.

Un parto con veintiún puntos, nueve de sutura

¿Era verdad lo que denunciaba el líder de Vox o se trataba de un postureo más dentro del desarrollo teatral de un acuerdo entre las derechas andaluzas?

Ilustración: Isabel Chiara

 

La ausencia de noticias durante toda la semana sobre la marcha de las negociaciones entre el PP y Cs llegó a resultar inquietante en algunos momentos. Hubo quien, a través de las redes, echó palo en candela al hablar de posible repetición de elecciones. Fue el propio Santiago Abascal quien el jueves, a primera hora de la noche, lanzaba un tuit en ese sentido: ‘El maltrato de Cs y el desprecio del PP a los 400.000 andaluces de VOX podría abocar a Andalucía a nuevas elecciones’.

¿Era verdad lo que denunciaba el líder de Vox o se trataba de un postureo más dentro del desarrollo teatral de un acuerdo entre las derechas andaluzas? Habría que esperar apenas quince horas más para conocer la deriva de los acontecimientos.

Casi al mismo tiempo que Vox parecía lanzar una advertencia a los de su trinchera ideológica – las fuerzas del cambio– en la misma red social el diputado socialista Antonio Pradas, el cartero de los avales del susanismo para entronizar a Sánchez o para derrocarlo después, mantenía una bronca en público con el sanchista Oscar Puente, alcalde de Valladolid, reprochándole unas declaraciones en las que el edil responsabilizaba a la propia Susana Díaz de haber perdido el poder – que no las elecciones – para el PSOE en Andalucía. Como fondo en la crítica algo que se ha oído mucho entre los maltratados sanchistas de Andalucía, que fue un error dedicar tantas energías y tantos meses a pelear en las primarias internas contra Sánchez, abandonando sus obligaciones de presidenta de la Junta durante más de un año. El electorado, sentencian, nunca perdona las peleas internas en los partidos. Pradas no se cortó un pelo y de su puño y letra le lanzó un zasca a un entrecomillado compañero que no pasó desapercibido:

‘Si el “compañero” @oscar_puente_dedicara el tiempo q dedica a criticar a la compañera @susanadiaz a explicar mejor en Valladolid el proyecto del @PSOE tal vez podría recortar más de 20000 votos (12 puntos) y 4 concejales en que lo superó @PopularesCyL en las últimas municipales’.

La dureza de la respuesta de uno de los hombres más cercanos a Susana Díaz vino a confirmar no solo el nerviosismo patético de los socialistas sureños, sino con qué facilidad podrían volverse a abrir las viejas hostilidades entre Sevilla y Madrid, sin olvidar que el diputado sevillano abría la bronca a menos de 24 horas de la arriesgada cumbre de Sánchez y Torra en Barcelona, también denominada desde la derecha como ‘la rendición’ o ‘la traición’ de Pedralbes.

 

 

El parto se anuncia por twitter

 

El viernes 21, con media hora de diferencia, veían la luz dos tuits cuyos textos eran muy similares. El primero lo firmaba Juanma Moreno Bonilla:

‘Puedo anunciar que hemos llegado a un acuerdo programático con Ciudadanos, un paso muy importante para que la gran noticia del cambio llegue muy pronto a todos los hogares de Andalucía. #GarantíaDeCambio

El segundo era en la cuenta de Juan Marín: ‘Hemos alcanzado un principio de acuerdo programático con el PP para el cambio en Andalucía. Después de 40 años de gobiernos socialistas, el PSOE va a estar en la oposición’.

Dos mensajes que por su contenido daba por cerradas todas las especulaciones circulantes, alguna de las cuales daban a entender que Cs y PSOE volverían a entenderse para cerrar el camino a la derecha extrema de Vox.

Si realmente esas dudas llegaron a existir en la cúpula de Ciudadanos, el anuncio de un acuerdo programático despejaba el panorama y acercaba la idea de cambio real a su inminente ejecución con la llegada de 2019. Un cambio, por cierto, con el que deberán contar sí o sí con doce escaños de la ultraderecha de Vox.

Y por si había alguna duda se daba a conocer un documento con 21 puntos y actuaciones que ambas formaciones se comprometen a ejecutar en sus primeros tres meses como nuevo gobierno de la Junta de Andalucía.

Las dos decenas de medidas quedan distribuidas en cuatro capítulos que van desde “Medidas de urgencia para la regeneración democrática” a “Medidas de urgencia para la cohesión y la inclusión social” pasando por “Medidas de urgencia de apoyo a los autónomos y dinamización de la economía andaluza” y “Medidas de urgencia para el impulso de la formación y el capital humano”.

Sin duda el primer capítulo del documento dedicado a la regeneración democrática es el más complejo y arriesgado de todos, el más difícil de ejecutar, con nueve puntos de sutura que, dependiendo de cómo se ejecuten, serán o un fiasco o una verdadera revolución tras casi 40 años de poder socialista en Andalucía.

 

 

Operación limpieza

 

Un total de nueve actuaciones concretas contra la corrupción y por la regeneración democrática se comprometen a ejecutar PP y Ciudadanos (avalados por Vox desde las sombras) en los primeros cien días de gobierno y que se resumen en separar a los cargos públicos imputados judicialmente por delitos de corrupción “de todas las instituciones andaluzas” donde tampoco podrán ser candidatos.  Auditoría integral desde la Cámara de Cuentas a toda la Junta y organismos dependientes. (Nada dicen de dotar de más medios al organismo fiscalizador de la CdC). Centralizar el mando de la llamada ‘Administración paralela’ donde se anuncia análisis a fondo y liquidación de organismos. Proyecto de reforma del Estatuto para suprimir aforamientos y privilegios. Ley para proteger a los denunciantes de fraude y corrupción, los mismos que en la actualidad son perseguidos y represaliados hasta la muerte civil desde la administración socialista. Despolitizar la administración y restringir el sistema de ‘libre designación’. Retomar la creación de una comisión de investigación de la Faffe (la de los parientes enchufados y las juergas en los puticlubs). Limitar a 8 años los mandatos en la presidencia de la Junta y, atentos, constituir un ‘Grupo de Expertos’ para estudiar redimensionar la RTVA, con las reformas necesarias “para garantizar su profesionalidad, imparcialidad, pluralidad e independencia del poder político”. Casi nada.

El resto de medidas, de carácter económico y social – ver documento– recogen en gran medida los planteamientos que tanto PP como Cs defendieron en sus respectivos programas como la bajada de impuestos o la eliminación del de sucesiones.

Carta a los Reyes Magos para una inmensa mayoría de Andaluces que han votado cambio el pasado 2D y que aboca al socialismo susanista y toda su maquinaria funcionarial a la oposición por vez primera.

¿Será Susana Díaz Jefa de la Oposición al gobierno de derechas? Para el que fuera portavoz socialista Enrique Linde Cirujano, también ex consejero de Gobernación, sería insólito que quien ha sido presidenta pase a liderar los bancos de la oposición.  De tal forma que conforme pasan los días hay más gente que ve a la presidenta en funciones ocupando plaza en unos meses en el Consejo Consultivo de Andalucía, cementerio bien remunerado para los ex presidentes de la Junta. Aunque en su entorno vuelven a jalearla para que plante cara nuevamente a un cada día más debilitado Pedro Sánchez.

 

Este artículo se publicó el lunes 24 de diciembre en Voz Populi.