The news is by your side.

Y Madrid cantó ¡Sahara libre!

Casi diez mil personas procedentes de toda España se han manifestado este sábado en Madrid en favor del pueblo saharaui.

 
En dos horas cenitales del sábado central de noviembre, varios millares de saharauis y de simpatizantes de la causa del Sahara Occidental tomaron la llamada (sobre todo, por Manuela Carmena) ‘almendra central’ de la capital del Estado español. Todo, en un trayecto entre los alrededores de Atocha -Plaza del Emperador Carlos V, calle Atocha- y la Plaza Mayor de la Villa, casualmente patas arriba por unas instalaciones del Ayuntamiento madrileño. Y todos, para manifestarse por un Sahara Libre, por la liberación de las decenas de prisioneros saharauis que Marruecos mantiene en sus prisiones con penas desmesuradas y, también y naturalmente, contra los (ilegítimos) acuerdos de Pesca que se negocian entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos. Al comenzar la tarde del sàbado, el hashtag #Sahara Libre estaba en los más alto de los ‘trending topics’ de la red social Twitter. Como desde la otra costa del océano del tiempo, por las cuatro esquinas de la Plaza Mayor se esparcía el ‘Azghareet‘, el tradicional, ululante canto de alegría de las mujeres saharuis.

 

 

Y todos, para manifestarse por un Sahara Libre, por la liberación de las decenas de prisioneros saharauis que Marruecos mantiene en sus prisiones con penas desmesuradas.

 

En diferentes resoluciones, hasta de este mismo Siglo XXI, la propia ONU niega soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental y ha dictado en repetidas ocasiones la necesidad de celebrar un referéndum. Oficialmente, a España se le sigue concediendo el papel de administrador de este territorio ‘no autónomo’: algo que recientemente, y ya en el mandato de Pedro Sánchez, han negado portavoces socialistas de Asuntos Exteriores, con desfachatez supina. Pero, desde los Acuerdos firmados en Madrid el 14-11-1975, a Marruecos siempre le ha dado todo igual: con el apoyo franco -incluso militar- de potencias como EE UU y Francia, por su teórico papel de ‘tapón’ contra el islamismo y la emigración. Tapón que tapona o no a la santa voluntad de los Comendadores de los Creyentes alauitas.

 

Mientras, España bastante tiene con mantener la cabeza bajo el ala, como si se tratara de un avestruz, con la sombra de Ceuta y Melilla siempre cerniéndose sobre cualquier postura o negociación, desde los mismísimos años 50 y los acuerdos de 1958, después de la guerra de Ifni. Bajo el sol del mediodía madrileño, los manifestantes coreaban: “Marruecos, culpable; España, responsable… ‘Polisario vencera’, ‘Sahara, Justicia y Paz”. Entre Atocha y las cuatro esquinas de la Plaza Mayor se esparcía el ‘Azghareet’. Allí estaban presentes Jira Bulahi -delegado de la República Árabe Saharaui Democrática en Madrid, la RASD-,Jatri Aduh (presidente del Parlamento saharaui) y el embajador de la RASD en Argel: Abdelkader Taleb Omar. Y también, nada menos que la vicepresidenta del Parlamento de la Unión Africana, la saharaui Sueilma Beiruk.

 

 

Allí estaban presentes Jira Bulahi -delegado de la República Árabe Saharaui Democrática en Madrid, la RASD-,Jatri Aduh (presidente del Parlamento saharaui) y el embajador de la RASD en Argel: Abdelkader Taleb Omar. Y también, nada menos que la vicepresidenta del Parlamento de la Unión Africana, la saharaui Sueilma Beiruk.

 

Un mínimo de cincuenta autobuses venidos de todas partes del país, acumulaban representación de Extremadura, Cantabria, Catalunya, Euskadi, Murcia y Andalucía a todos los manifestantes llegados en transportes particulares y los mismos saharauis residentes en Madrid. Nadie puede afirmar con certeza que llegase a las 10.000 personas el total de manifestantes, pero no cabe la menor discusión sobre el hecho cierto de que se superaban los 5.000 participantes. A partir de 60 plazas por cada autocar, ya pueden ir haciéndose algunas cuentas.
“Tenemos mucha más gente que otros años, creo que podemos hablar, al menos, de 7.000 u 8.000 personas; para esta causa es todo un éxito”, señaló Pierre Galand, el célebre senador belga siempre comprometido con los pueblos palestinos y saharaui, también adherido a la cabeza de la manifestación.

 

Junto a Galand circulaban diputados y políticos españoles de organizaciones de izquierda (Partido Comunista de España, Izquierda Unida, Podemos…) entre los que cabe citar a Diego Cañamero, Willy Meyer, Miguel Ángel Bustamante… y también, el diputado Fernando Maura, de Ciudadanos y portavoz de la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados. Además, se encontraban todos los representantes territoriales en España de la República Saharaui Democrática y del Frente Polisario y, muy probablemente algunos huéspedes bastante poco deseados: “Es casi completamente seguro que por aquí andan policías secretos marroquíes, dispuestos a tomar nota de toda y a grabar las cosas con discreción las cosas que suceden. Igual no debería de estar permitido, pero nos consta positivamente que esto es así”, afirmaron militantes ‘polisarios’, entre los que se incluían decenas de veteranos de las guerra de los años 70 por la liberación del Sahara: viejos combatientes contra España, Mauritania y Marruecos. Hasta últimas horas de la tarde, la generalidad de la gran prensa española guardaba un escrupuloso ‘silenzio stampa’ sobre estos acontecimientos de la sobremesa en el Centro de Madrid. Cabe decir que el silencio mediático sobre el Sahara y su gente resultaba clamorosamente atronador: del mismo modo que las telas azules destiñen sobre los ‘tuaregs’ del Gran Desierto (‘Erg‘) y los convierten en ‘hombres azules’.

 

 

“Es casi completamente seguro que por aquí andan policías secretos marroquíes, dispuestos a tomar nota de toda y a grabar las cosas con discreción las cosas que suceden. Igual no debería de estar permitido, pero nos consta positivamente que esto es así”

 

También figuraba entre los asistentes el campeón de la ‘Sahara Marathon 2018’: Lehsen Sidahmed,nacido en el campamento argelino de Tinduf, pero hoy residente en Talavera. Sidahmed llegó a España en 2001 a través del programa ‘Vacaciones en Paz’. Lehsen bajó de tres horas (2h59:47) en el durísimo trayecto de 42,19 kilómetros de la maratón por el corazón del desierto de Argelia, (El Aaiún-Auserd-Smara); pero Sidahmed aún no está federado en España. El campeón saharaui entrena con varios compañeros en la zona de Talavera, sin ayudas de ningún tipo. La campeona femenina de la ‘Sahara Marathon 2018’, Inmaculada Zanoguera, de padres saharauis que se exiliaron en 1975, ha regresado ahora a EE UU, donde juega a baloncesto profesional tras su paso por la Universidad de Ohio State. 
En 2013, Inma Zanoguera fue campeona de Europa Sub 20 con la Selección española. ‘Running Home’, ‘Corriendo a Casa’, ese es el título del documental que la directora canadiense Michelle-Andrea Girouard ha filmado sobre la vida de Zanoguera y de sus dos hermanos, Adriá y Aisha. “Me preparé y corrí la ‘Sahara Marathon’ por el recuerdo de una madre que no conocí. Eso te toca la fibra y el alma”, ha declarado Inma Zanoguera.
También figuraba entre los asistentes el campeón de la ‘Sahara Marathon 2018’ Lehsen Sidahmed, nacido en el campamento argelino de Tinduf, pero hoy residente en Talavera. En la imagen junto a otros compañeros y Alejandro Delmás Infante, autor de la crónica.

 

El campeón saharaui entrena con varios compañeros en la zona de Talavera, sin ayudas de ningún tipo.

 

Y hay una ‘lista de la la vergüenza’, que se une al llamado ‘Muro de la Vergüenza’, de 2.700 kilómetros con el que Marruecos corta y cerca el territorio saharaui, a base de soldados, parapetos, búnkers y miles de minas terrestres. Es la lista verificada de los 19 presos saharauis que mantienen las peores condenas en cárceles marroquíes como Laarjat (Rabat), Tifilt, Alt-Melloultregion-Agadir o Bouzarkaneregion. Por todos ellos, Madrid gritó y cantó: ‘Sahara Libre’. Fue por todos ellos, va por todos ellos.
Fotos: Yahdih Brahim

 

Los presos saharauis en Marruecos, estos son sus nombres: 
Abdallahi Elouali LakhFaouni (a perpetuidad), Ahmed Elbachir Sbai (perpetuidad), Mohamed Elbachir Aliali Boutanguiza (perpetuidad), Sidi Abdelahi Ahmed Sidi Abhah (perpetuidad), Mohamed Ahnini Erouh Bani (perpetuidad), Abdeljalil Kamal Laaroussi (perpetuidad), Brahim Daddi Ismaili (perpetuidad), Sidi Ahmed Faraji Lamjayed (perpetuidad), Naama Abdi Asfari (30 años), Mohamed Ahmed Salem Mohamed Hassan Boruial (30 años), Chaikh Lkaouri Banga (30 años), El Houssein Boujmaa Imahjiub Zaoui (25 años), Hassan Siddi Raddi Dah (25 años), Mohamed Lamine Abidine Haddi (25 años), Mohamed Mbarek Alisalem Lefkir (25 años), Elbachir Laabd Lmehdar Khadda (20 años), Mohamed Ambito Andela Tahlil (20 años), Abdoulah Ahmed Elhafed Toubali (20 años) y Mohamed Khouna Eddih Bobit (20 años).

Frente Polisario: ‘El Rey Juan Carlos fue quien nos dejó en manos de Marruecos’

 

Cuando España traicionó al pueblo del Sáhara