The news is by your side.

Y Rajoy perdió en Doñana

Pepe Fernández/ El Sismógrafo.- El presidente y candidato del PP pagará peaje electoral por su no comparecencia anoche. Su teórico principal adversario Pedro Sánchez también perdió, pero en San Sebastián de los Reyes, sede de Atresmedia, lugar donde se celebró el publicitado como “el debate decisivo” de esta campaña electoral. Quien venció anoche el debate fue Pablo Iglesias, seguido por Albert Rivera. Así, los representantes del bipartidismo – Sánchez y Saénz de Santamaría – quedaron por debajo de los emergentes de Podemos y Ciudadanos. El peso de la historia, de gobiernos y decisiones del pasado, fueron pesadas cargas que condicionaron tanto al representante del PSOE como del PP.

Pero quien de verdad perdió el debate de anoche fue el candidato a la reelección, Mariano Rajoy, recluido en el coto de Huelva como en épocas pretéritas lo hicieron, en situaciones y por motivos distintos, sus antecesores Felipe González, José María Aznar o Jose Luis R. Zapatero.

¿Por qué Rajoy no acudió al debate? La propia Soraya Sáenz lo justificó diciendo que ellos, el PP, eran un gran equipo y que lo que ella dijese es como si lo dijera Rajoy y los miles de militantes del partido. Un autentico brindis al sol desde el partido que nomina a candidatos y presidentes a dedo.

[blockquote style=”1″]En todo caso a Rajoy con su ausencia de tan “decisivo” debate televisivo puede ocurrirle lo mismo que a su amigo y consejero Javier Arenas, cuando en 2012 dejó su silla vacía en Canal Sur TV, creyendo como creía, que tenían ganadas las elecciones sin bajarse del ppmóvil.[/blockquote]

Albert Rivera, en uno de sus momentos estelares, enseñó una portada de El Mundo para explicar por qué no había acudido el presidente. Aquí está el motivo, vino a decir Rivera mientras mostraba a cámara su prueba. La portada sacaba a cinco columnas ese día que, según los papeles de Bárcenas, Rajoy, siendo ministro, era uno de los perceptores de sobres más negros que el carbón que repartía el tesorero a los vips del partido. Fue el minuto de mayor descomposición de Soraya.

Personalmente pienso que Rajoy no acudió porque su presencia hubiese supuesto que los debatientes se concentrasen en él y en su gestión de estos cuatro años, corrupción incluida, donde tenía mucho que perder. Un riesgo que, en cierta medida, se evitó con la presencia de la vicepresidencia.

En todo caso a Rajoy con su ausencia de tan “decisivo” debate televisivo puede ocurrirle lo mismo que a su amigo y consejero Javier Arenas, cuando en 2012 dejó su silla vacía en Canal Sur TV, creyendo como creía, que tenían ganadas las elecciones sin bajarse del ppmóvil.

Aquella ausencia fue considerada como un grave error estratégico de Arenas y su equipo, aunque algunos de estos últimos reconocería, a debate pasado, que no estuvo meditada la decisión de no enfrentarse a Pepe Griñán y Diego Valderas.

Y mientras los asesores y palmeros aplaudieron mayoritariamente al líder por aquella decisión, en la calle la gente lo interpretó negativamente, llegando a creer muchos andaluces que Arenas tuvo miedo a debatir. Muchos creyeron que aquella ausencia de Arenas fue un acto de cobardía política, algo que de alguna manera incidió y mucho en cambiar el signo que venían marcándole todo tipo de encuestas al PP-A. Rajoy, anoche, corrió el mismo riesgo quedándose con su plasma y con los linces de Doñana.