The news is by your side.

Emprendimiento con calzador

Se lleva mucho ya, incentivando el emprendimiento, como para obtener unos resultados tan extremadamente pobres.

 

Vamos a realizar un análisis de una única variable, comparada en el tiempo y a nivel estatal, referida al  Nº de Trabajadores Autónomos inscritos en el Régimen de la Seguridad Social. Para ello, consideraremos tan sólo la categoría edad, acotada a los intervalos de “menor de 25 años” y “de entre 25 y 39 años”, es decir, los jóvenes emprendedores.  El objetivo será determinar el impacto de las políticas públicas (especialmente en materia de educación) y medidas de fomento del emprendimiento en relación a la misma.

 

 

* Tasa Menores de 25 años = 37.865 / 1.998.457 = 0,018 = 1,8 % del total de trabajadores autónomos.

* Tasa de 25 a 39 años: 495.391 / 1.998.457 = 0,247 = 24,7% del total de trabajadores autónomos.

  • Esto nos daría un porcentaje acumulado de 26,5% trabajadores autónomos jóvenes en el año 2019 (4º Trimestre).

Fuente INE: Año 2019

* Tasa Menores de 25 años = 54.940 / 2.184.811 = 0,025 = 2,5 % del total de trabajadores autónomos.

* Tasa de 25 a 39 años: 684.314 / 2.184.811 = 0,313 = 31,3% del total de trabajadores autónomos.

  • Esto nos daría un porcentaje acumulado de 33,8% trabajadores autónomos jóvenes en el año 2004 (4º Trimestre).

 

CONCLUSIONES

* A simple vista, tras realizar unos sencillos cálculos, podemos comprobar que existe un diferencial negativo entre los años 2004 – 2019 = -7,13%.

Ahora toca preguntarse, si realmente, con el número de parados tan aplastante que tenemos y tras salir de una crisis de caballo (o eso dicen), ¿es normal que el trabajo por cuenta ajena tenga estos resultados tan “halagüeños”?

Debemos considerar que los datos de 2004 son anteriores a la crisis, cierto, pero también hay que tener en cuenta que la “necesidad agudiza el ingenio” y que el emprendimiento es una buena forma de abandonar o al menos de intentar hacerlo, el dichoso círculo de la pobreza.

Por otra parte, se han contrastado dos ejercicios separados por una franja temporal de 15 años, ya que es bastante representativo en cuanto, entre ambos, han proliferado las entidades, agencias y todo tipo de políticas discursiva destinadas a fomentar el citado espíritu emprendedor, ….Sin hablar de la educación, para muestra esta sencilla tabla:

 

 

Fuente: La educación para el emprendimiento en el sistema educativo español. Año 2015. Ministerio de Educación Cultura y Deporte.

Este es el panorama, o bien los jóvenes “menores de 25 años” y “de entre 25 y 39 años” están creando SLU, SL, Sociedades Cooperativas, icebergs de economía sumergida más grandes que el que hundió el Titanic (variables no recogidas en este análisis), o bien, “todo dios”, quiere estudiar una carrera, ya que por lo que se puede corroborar, a la hora de EMPRENDER, al menos en lo que respecta a la modalidad de trabajadores por cuenta  propia; variable observada en este análisis; la juventud española parece tener otro tipo de aspiraciones.

Si la gestión política fuese eficaz de verdad, deberían analizar los resultados en relación a la inversión de recursos, tiempo y esfuerzo acometidos, porque repito, se lleva mucho ya, incentivando el emprendimiento como para obtener unos resultados tan extremadamente pobres. Así que….

¿Habrá que hacerse más preguntas y no simplemente repetir la charlatanería discursiva hasta la saciedad?