Confidencial Andaluz

De cuando el Gobierno trabajaba en fin de semana

De cuando el Gobierno trabajaba en fin de semana
23:50 | 14 de octubre, 2017
Pepe Fdez

Pepe Fernández*

Cuentan que un lunes por la mañana, hace ya algunos años, el entonces vicepresidente de la Junta Gaspar Zarrías llamó a uno de los consejeros del gobierno de Manuel Chaves.

Parece que la llamada sorprendió al receptor ya que, tras los protocolarios saludos, extrañado le preguntó directamente a Zarrías qué se le ofrecía a tan temprana hora. A lo que la entonces ‘La mano del Rey’  le dijo más o menos lo siguiente:

-No te llamaba para nada en especial, solo para saber cómo estabas, por si estabas malo, en fin, es que estoy revisando las agendas institucionales de los consejeros de estos últimos fines de semana y no te veo por ningún sitio. Y pensé, fulano tiene que estar malo.

No que decir tiene que, a partir de aquella llamada, bien que se encargó el consejero de ocupar sus fines de semana en actos e inauguraciones tontas por toda la región.

Pero aquella fue otra época y el PSOE era un partido muy distinto al de hoy, donde las figuras del socialismo sureño hacían vida en las provincias, mimando las que serían sus futuras redes clientelares que, a la postre, han sido las que en gran medida le han dado al PSOE el gobierno de Andalucía desde mediados de los ochenta.

Susana Díaz lleva cuatro meses con un nuevo gobierno que está resultando de perfil bastante bajo. Cuenta gente cercana a la presidenta que en su conformación Díaz obtuvo tres noes externos, uno de ellos procedería del ámbito jurídico/judicial. Ella y solo ella destaca muy por encima de la media de sus consejeros y consejeras. No en vano es la dirigente socialista andaluza que mayor poder orgánico e institucional acumula en los cuarenta años de historia del PSOE-A. Otra cuestión a discutir es como lo compagina todo.

 

Los fines de semana, especialmente los domingos, parece que son particularmente sagrados para los miembros del Consejo de Gobierno.

 

Por pura curiosidad me he entretenido en echar un vistazo a las agendas institucionales de estos últimos fines de semana para conocer si aquello que anunció Susana Díaz de que su nuevo gobierno se iba a comer las calles puerta a puerta, “gobernar para la gente” dijo, se ha trasladado al día a día y particularmente a esos fines de semana en los que según la doctrina Zarrías se ganan votos y de paso también se resuelven problemas de la gente. A veces un consejero o consejera se muestran más cercanos y normales al ciudadano que algunos delegados periféricos con actitudes de virreyes de la cosa.

Los fines de semana, especialmente los domingos, parece que son particularmente sagrados para los miembros del Consejo de Gobierno. También para la propia presidenta. Solo un consejero aparece puntual a la cita del finde, pero en su tierra.  Se trata del almeriense Rodrigo Sánchez Haro, consejero de Agricultura, que aprovecha su estancia de fin de semana familiar para inaugurar ésta o aquella feria hortofrutícola, en este caso un ecomercado en Abla el 8 de octubre pasado.

Porque esa es otra, en la agenda institucional los actos que aparecen, fundamentalmente protagonizados por Delegados del Gobierno de la Junta en las provincias, son lúdicos, festivos, protocolarios e incluso religiosos, como la asistencia de la delegada almeriense a “La bajada del Cristo de la Luz” en Dalías el 7 de octubre último.  

Es difícil encontrar una reseña que hable de reuniones de altos cargos del gobierno con colectivos sociales con problemas en cualquier comarca andaluza. El agua (la presa de Alcolea en Huelva), la minería (Alquife, Granada) o el drama de Linares que nos retrotrae a cuando Santana dio las primeras señales de alarma; son solo lugares donde se enquistan situaciones perversas para las personas y nada favorables para el desarrollo de su entono. Gentes a los que les hace bien la cercanía de los que mandan y toman decisiones. De la misma forma que resulta triste, tres décadas después, seguir escuchando la noticia del corte de suministro de agua potable en poblaciones de la Sierra Sur de Sevilla, con más de 15.000 afectados por culpa de la sequía y una discutible planificación hidrológica.

 

La consolidación del PSOE como “El gran partido de los andaluces” en gran medida se debió a esa forma de hacer política para y junto a la gente.

 

Estamos ante el esplendor de la burocratización institucionalizada de la política, muy alejada desde luego de aquellos cargos socialistas que, en mangas de camisa, se plantaban aquí o allí para comprometerse en la resolución de los problemas de la gente. Lejos del boato, los escoltas, las cámaras y el dispendio, porque no se disponía para gastar, solo había para las emergencias que había que taponar. La gente percibía esas cosas, la cercanía de la política. La consolidación del PSOE como “El gran partido de los andaluces” en gran medida se debió a esa forma de hacer política para y junto a la gente.

Habrá quien haga cuentas y llegue a la conclusión de que, si el gobierno no trabaja los fines de semana, el lunes prepara el Consejo del martes, y cada dos semanas debe dedicar dos o tres días al Parlamento, el balance mensual de tiempo para resolver problemas en contacto con la gente, apeados del coche oficial, queda bastante cortito. En el PSOE, algunos, se preguntan preocupados si con “esa marcha lenta y el poco empuje del gobierno es capaz Susana de revalidar la Junta”. Ya se verá, tampoco tiene enfrente adversarios que deban preocuparle demasiado. Ciudadanos se está comiendo al PP andaluz de Bonilla por el centro derecha y eso, al fin y al cabo, al PSOE le vendrá bien porque hay química entre sus dirigentes. A la vista está. El líder del PP, al que Susana desprecia y ningunea, solo podría levantar cabeza si lograse que, en Madrid, los suyos, le hicieran caso alguna vez y eso significaría cuadrarle las cuentas que en justicia le corresponden a Andalucía en el reparto del Estado.

Que el gobierno andaluz de Susana Díaz no está al nivel del ruido que arma su aparato propagandístico vendiendo la estabilidad del Matrix andaluz, parece evidente. Solo hay que remitirse a las decisiones semanales del Consejo de Gobierno para comprobar que muy de tarde en tarde se toman decisiones de cierto calado, pero son las menos. El resto pura burocracia. Los políticos convertidos en burócratas.

El esfuerzo político de la presidenta sigue concentrado en sus aspiraciones personales por estar y llegar a la política estatal. Ese parece ser a todas luces el origen del problema que ha convertido al actual Consejo de Gobierno de la Junta en uno de los más irrelevantes que ha tenido la autonomía andaluza desde su creación en 1982.

 

*Pepe Fernández es Periodista. Editor y Director de Confidencial Andaluz

@Pepe_Fdez

 

Noticias relacionadas

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿Quieres añadir uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Ahora en Twitter

OPINIÓN

julio diaz comision invest formacion web

Comisiones envenenadas y parlamentos irrelevantes

Pablo Gea.- Microcosmos perfecto de los vicios de la política española que contemplamos con pesar.

0 comentarios
Jean-Luc Mélenchon_web

Europa se la juega en Francia

Ramón Triviño.- Apasionantes comicios, en los que sin lugar a duda, está en juego, no sólo el futuro de Francia, sino también el del conjunto de Europa.

0 comentarios
bandera_republica_congreso_web

La República es posible

Víctor Arrogante.- Fernando Valera en julio de 1977: «hasta aquí hemos resistido sin renunciar nunca, la Segunda ha caído, ¡Viva la Tercera!»

0 comentarios
incidentes:el Postigoi:GranPoder

Maratones de pánico

Clara Guzmán.- Terrorismo callejero si no habláramos en lenguaje políticamente correcto todo el día, como si bailáramos un minué.

1 comentarios

TE RECOMENDAMOS

Antonio Peñuela:Partaloa

Partaloa, el alcalde, un indulto y firmas falsificadas

Jorge Colipe.- “Los vecinos manifiestan que sus firmas han sido manipuladas y usadas sin su consentimiento para la petición de indulto de Antonio Peñuela”

0 comentarios
villarejo_2

Las cloacas y el Estado contra Villarejo

José M. Sánchez Fornet.- Emití algunos tuits sobre la inocencia de Villarejo y señalando al CNI como responsable de su detención. Aquí y ahora me explico con más detalle.

0 comentarios
estalada_coche_patrulla_mossos

Preparados para el choque de trenes en Cataluña

J.M. Sanchez Fornet.- Las circunstancias aconsejan adoptar otras medidas que todavía no se han tomado, como retirar la dirección de los Mossos a sus mandos.

0 comentarios
Dolmen

La Caixa, en el punto de mira judicial del Caso Dolmen

Salvador Gata.- A la espera del informe del Fiscal de delitos económicos que quizá tenga en cuenta los informes de organismos estatales y de la Administración Concursal de la FDSE.

1 comentarios