The news is by your side.

Ningún ser humano es ilegal

Mano Entregada, palabra que profesa Justicia. Humanismo Solidario.

En  la ya legendaria y emblemática “La Carbonería” de Sevilla y en colaboración con esta,  fue presentada en esta ciudad la obra antológica Mano entregada 2018, organizada por la Asociación Internacional Humanismo Solidario.   El acto que fue presentado y dirigido por el escritor y miembro de la junta directiva de esta asociación Pedro Luis Ibáñez Lérida

Fue un evento muy emotivo, en el que se contó con la presencia y participación de
los componentes de la ONG  PROEM-AID: José Amor y Concha Rámila, entidad a la que es destinada la ayuda de los fondos recaudados con esta edición. Esta ONG  está conformada por bomberos que desinteresadamente y voluntariamente  se han convertidos en salvavidas flotantes, que rescatan de las aguas de la muerte centenares de vidas, de entre las llamas de las olas de sal, donde parece que naufragan cualquier declaración universal.

Explicaron que tres de sus miembros están pendientes de juicio en la isla griega de Lesbos, acusados por tráfico ilegal personas.

Fue revelador como estas personas ilustraron a la concurrencia, con la actividad humanitaria que llevan a cabo, la espontaneidad de la acción y el compromiso de hacer algo por ayudar a los seres humanos, que están intentando llegar a un mundo donde ponerse a salvo de una guerra fratricida que se prolonga ya varios años y de la que huyen con desesperación.

Explicaron que tres de sus miembros están pendientes de juicio en la isla griega de Lesbos, acusados por tráfico ilegal personas, cuando solo intentaban desinteresadamente salvar la vida de sus semejantes y ellos tienen muy claro que salvar vidas no es un delito.

Ellos no podía quedar impasibles ante el dantesco hundimiento de un mundo a la deriva que se ahogaba en el mediterráneo, sin que se hiciera nada por salvarlo, ellos tenían que hacer algo, son gente que se mojan y se empaparon de humanidad.

Ojala haya muchos Quijotes sensatos, como ellos, que arriesguen hasta su libertad por echar una mano, para rescatar de las olas de la muerte a estos refugiados, que en su éxodo son fugitivos de las guerras del horror, que arriesgan sus vidas, cruzando el mar, para acabar ahogados en las desesperanzas de los rompeolas insensibles de las fronteras cerradas, a los que nuestro primer mundo no da acogida, sino vallas altas, aguas turbulentas y alambradas de espinas.

Personas como ellas son una necesidad esencial para la existencia, Su labor no puede quedar en papel mojado, si no ser una condición necesaria para que nos podamos ver reflejados en el espejo de la dignidad y podamos coexistir sin miedos y en solidaridad.

En la culminación del acto se hizo lectura del  MANFIESTO PALABRAS DE SAL, escrito por Juan José Téllez, Director del Centro Andaluz de las Letras.

La presentación de la antología fue participada por distintos autores, que leyeron sus poemas insertos en esta obra internacional, en la que han participado más de 90 autores de distintas nacionalidades y que abarca varias disciplinas artísticas. Los poetas recitaron con emoción y  reflexionaron sobre la situación de los refugiados al grito de que “ningún ser humano es ilegal”.

Tomaron la palabra, esa palabra que profesaba justicia: María Jesús Bajo Martínez, Ramón González Medina, Ana Recio Mir, Ana Isabel Alvea Sánchez, Juan Antonio Guzmán Camacho, María Mercedes Muras Negrete, Diego Castillo Barco, Almudena Tarancón, Jesús Ginés Macías, Paco Carrascal, Manuel Rámila, Libertad Hernández, Manuel Senra, Concepción Ortega Casado, Manuel Ángel Vázquez Medel y Rosario F. Cartes.

La actuación musical durante el acto, fue llevada a cabo por la intervención vibrante de la cantautora Isabel Martín Salinas, que deleitó al auditorio con varias de sus canciones y por el polifacético, virtuoso músico Jesús Solano que interpretó diversas piezas a piano y armónica,  que encandiló a la audiencia con su buen hacer y su entusiasmo interpretativo.

En la culminación del acto se hizo lectura del  MANFIESTO PALABRAS DE SAL, escrito por Juan José Téllez, Director del Centro Andaluz de las Letras.