The news is by your side.

Tambores de guerra

Vuelven porque nunca se han ido los “patrimonialistas de la patria”. 

Parece que de nuevo se nos vienen, amenazando, los que siempre han pensado que la patria es suya y solo suya y que cualquier cosa justifica lo injustificable si de lo que se trata es de perder esta propiedad privada de unos pocos; y vuelven porque nunca se han ido los “patrimonialistas de la patria”.

Están ahí y cada vez con mayor descaro, no tienen ningún complejo en defender lo que entiende que es suyo y solo suyo y el ejemplo más reciente y elocuente ha sido el de Ignacio Camuñas justificando de una forma brutal el golpe de estado franquista. Prácticamente dice que ese “bendito Generalísimo” no tuvo más remedio que intervenir, con el “pequeño detalle de UN MILLÓN DE ESPAÑOLES MUERTOS, para salvar a España del “peligro republicano”. Sí,  son los mismos que hace poco veían con buenos ojos el fusilar a 26 millones de españoles. Todo vale para defender a ese concepto de patria cuya titularidad, al igual que miles de edificios inmatriculados, les pertenece por derecho propio o derecho divino no sabe uno muy bien que quedarse.

 Y lo preocupante es que el señor Pablo Casado, presente en esa disertación, no solo no rectificó un ápice de lo dicho sino que alabó dichas palabras.

¿Cómo  no lo va a hacer si es justo lo que piensan sus principales “competidores” políticos es decir, Abascal y Díaz Ayuso.

Realmente yo me pregunto: ¿Este señor casado es un golpista potencial o es un fascista con recorrido futuro?. Porque a mí no me duelen prendas para seguir defendiendo que todo aquel que justifica un golpe de estado, sea de un signo o sea de otro, tienen en común que es fascista y Casado ya nos dio un anticipo hace unos días ¡en el templo de la democracia! es decir en el Congreso de los Diputados, explicando su particular visión de la historia golpista; ahora lo ha ratificado mucho más explícitamente.

Lo dicho parece que algunos están esperando, alineados de nuevo, los tambores de guerra. Y al otro lado, 26 millones de españoles esperando su correspondiente tiro de gracia. ¡Menuda gracia!.

¿Es que no queda cordura democratica en ningún dirigente ni en ningún militante del partido popular?. Vuestro silencio os hace cómplices…