Confidencial Andaluz

Cultura del Mamarracho

'Sin ir más lejos, el metro de Sevilla es un mamarracho'

Cultura del Mamarracho
20:15 | 04 de enero, 2016
CA_Caty_leon

Caty León

De toda la vida de Dios han existido los mamarrachos. El mamarracho es un elemento esencial de la cultura de nuestro país y no sé si también de los otros. Supongo que sí, porque la naturaleza humana es la misma en todas partes y propendemos al exceso y a la superficialidad. Y el mamarracho tiene, como santo y seña, el ser absolutamente epidérmico. Traído por los pelos.

¿Qué es el mamarracho? Dícese de aquello que no pega ni con cola y que mueve a la risa. La definición es mía, no la busquéis en ningún diccionario. No hablo del esperpento, que es un nivel algo superior y con más enjundia intelectual. El mamarracho es de andar por casa, algo más cotidiano y hecho con retales. El retal es el gran invento de este país a la moda. Y no solamente a la moda del vestir, a lo que parece. Desde hace algún tiempo en España venimos asistiendo a un mamarrachismo inquietante. Porque se ha trasladado desde los hogares o, todo lo más, desde la calle o plaza, a toda una ciudad, una región, un país, ya digo. Antes sabías quiénes hacían de mamarrachos en la intimidad. Ahora ya los conoce todo el mundo. Son mamarrachos planetarios, conjunciones de cometas de esas que anuncian los astrónomos por el Internet.

Para que exista un mamarracho con todas las de la ley ha de haber, como previo, un desconocimiento supino sobre la materia en cuestión. Preferentemente es la Historia el sujeto de estas posturas exóticas, infumables y sin ninguna base científica, así que, cuanto menos sepa uno de quién y cómo descubrió América, qué dicen los evangelios apócrifos  (y los canónicos) y qué papel tuvieron en la guerra civil los héroes del nomenclator, pues mejor. Miel sobre hojuelas para la aventura mamarrachística de los que, ahora, tienen responsabilidades sobre vidas y haciendas.

Como existen las redes, la gran novedad del mamarracho actual es que se viraliza de inmediato y ya no podemos esconderlo. Al contrario, el efecto contagio nos va a llevar a que todo el país se mamarrachice de la misma manera. Todos, incluso tú y yo, estamos a pique de ser mamarrachos cuando menos lo esperemos. Y tan felices.

Como las cosas son más antiguas que el mundo hay quien cree que los mamarrachos son  un invento posmoderno. Una tendencia, algo cool. Nada de eso. Los mamarrachos se veían en cualquier celebración familiar, en cualquier boda, bautizo o comunión. Se observaban en la calle con ocasión de las fiestas patronales. Se podían contemplar en el teatro, en el cine o en la antesala del dentista. Porque el mamarracho no ha nacido ahora, aunque ese adanismo que nos inunda podía hacer pensar lo contrario. El mamarracho es algo muy nuestro.

Lo que pasa es que ahora el mamarracho se ha ideologizado. Lo que era una solemne estupidez se ha transformado en una actuación con sentido político o con marchamo social. Te vestías de Maria Antonieta en carnaval y eras un mamarracho. Ahora haces lo mismo y te asomas a un balcón y eres la musa del día de Reyes. Por ejemplo.

El tema de la paridad de sexos también da mucho pie a eso del mamarracheo. Te saltas la historia, la sagrada y la laica, sin más compromiso con la veracidad y colocas mujeres donde antes había hombres. Una operación de cambio de sexo en toda regla que, ya lo veremos, convertirá a Agustina de Aragón en Agustín de Aragón y a Cristóbal Colón en Cristobalina. Todo sea por la igualdad sufragística argumentada de los sexos humanos. Es decir, todo sea por escalar, lo más alto posible, la cumbre del mamarrachismo rampante. A ser posible con un vocabulario incomprensible, que hace del mamarracho una filosofía carísima de entender.

Y lo que salta ahora es ser mamarrachos bien avenidos para ir acorde con los tiempos. Sin ir más lejos, el metro de Sevilla es un mamarracho y así podíamos enumerar una larga lista para que luego digan que los andaluces no estamos a la última.

Si nos metemos en política a fondo, hay decisiones que son auténticos mamarrachos. Decisiones que nos afectan a todos pero que no podemos discutir, porque la democracia es así. El pueblo vota y luego los partidos se ponen de acuerdo entre sí, leyendo nuestro voto de la forma que mejor les viene y gobierna quien puede o quien tiene menos enemigos. En esto ocurre como en la vida. No sale ganando quién más apoyos concita sino quién menos inquina levanta.

Partiendo de esta base, algunos mamarrachos en forma de normas municipales surcan airosos los medios de comunicación en lugar de aparecer tranquilamente en el boletín de la provincia. Y las gentes del común estamos muy entretenidos con esta serie de cuestiones que todo lo ha convertido en un gran teatro medieval, donde los espectadores gritan, ríen, aplauden o gesticulan, según sea el mamarracho que se les ofrezca. Como existen las redes, la gran novedad del mamarracho actual es que se viraliza de inmediato y ya no podemos esconderlo. Al contrario, el efecto contagio nos va a llevar a que todo el país se mamarrachice de la misma manera. Todos, incluso tú y yo, estamos a pique de ser mamarrachos cuando menos lo esperemos. Y tan felices.

En nuestra tierra, Andalucía, donde disfrutábamos de un mamarrachismo bien asentado y lleno de tradición, todas las costumbres relacionadas con nuestra historia pasada se están tiñendo de la moda. Lo mismo da la Toma de Granada, que la Cabalgata de Reyes de Triana, que las primeras comuniones, que los bautizos laicos…Como noveleros que somos, aquí nos apuntamos a lo que salte. Y lo que salta ahora es ser mamarrachos bien avenidos para ir acorde con los tiempos. Sin ir más lejos, el metro de Sevilla es un mamarracho y así podíamos enumerar una larga lista para que luego digan que los andaluces no estamos a la última.

Noticias relacionadas

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿Quieres añadir uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Ahora en Twitter

OPINIÓN

huelga_np_es_delito_web

El derecho de huelga en peligro

Víctor Arrogante.- Todo parece que se legaliza a los esquiroles, al abrir la puerta a que los efectos de una huelga puedan ser neutralizados.

0 comentarios
sucesiones_doña_jacinta_web

Doña Jacinta

Clara Guzmán.- Sí, niña, sí, y le dicen que tranquila, doña Jacinta, que no pasa nada. Que va a tener que pagar una mijita más de tres mil euros del ala.

0 comentarios
estibadores_congreso_desalojados_EP_web

Más tontos que botellines

Benito Fernández.- Tendremos que pagar esos ciento cincuenta mil euros diarios de multa por el asunto de la mafia de los estibadores. Foto EP.

1 comentarios
moreno_bonilla_campaña_sucesiones_roquetas

Sucesiones: nervios ante la reacción popular

Francisco Rubiales.- Contemplan esa rebelión popular como un grave obstáculo para que la presidenta andaluza triunfe en su lucha por controlar el PSOE.

1 comentarios

TE RECOMENDAMOS

pacogongora_juanEnciso_web

Góngora al banquillo o la venganza de Juan Enciso

Pepe Fernández.- Recta final para que se siente en el banquillo Paco Gongora, alcalde del PP de El Ejido. Venganza de Juan Enciso 8 años después de la Operación Poniente.

0 comentarios
urdangarin_caso_noos_web

A vueltas con la Justicia

Pedro Pitarch.- Se extienden alegremente los “juicios paralelos” en la calle y los medios. Se abre así la puerta al descrédito de la justicia.

0 comentarios
yolanda_rubio_alcaldesa_aljaraque_web

La Justicia investigará un presunto soborno en Aljaraque

Antonio S. Candilejo.-El presunto soborno que tumbó la moción de censura contra la socialista Yolanda Rubio, será investigado finalmente por el Juzgado.

0 comentarios
___Rafael Catala ministro de Justicia web

Justicia en régimen de sospecha

Pepe Torrente.- Ese sospechoso oficialismo de la justicia blanda y comprensiva con los poderosos también les viene de cara a Manuel Chaves y a Pepe Griñán.

0 comentarios