The news is by your side.

El reloj ‘Movimiento’ de Blas Infante, el último testigo de agosto de 1936

El reloj. ¿Tiene vida propia...?: "Los relojes son muy desagradecidos y pueden llegar a desesperarte", era el lema de Rafael Torner, que cuidó mucho de este reloj.

 

Un reloj parado a las 3:40 de la madrugada

Ese testimonio de Luisa Infante, la hija mayor del matrimonio Blas Infante Pérez y Angustias García Parias abre unas puertas y, como ‘El Nombre de la Rosa’… nos cierra otras.
El último testigo del Cine Jáuregui sigue ahí, tanto o más resplandeciente que en 1936 o en 1924, en Agmat, Marruecos… aunque las agujas ya recorren la esfera dorada y despegan desde esas 03:40 horas donde estuvieron detenidas por más de 60 años. 
Según Luisa Ginesa Infante García, la hija mayor de Blas Infante Pérez, en entrevista grabada por Antonio Ramos Espejo – para el libro ‘Andaluzas, protagonistas a su pesar…‘–, “Él (su padre, Blas Infante, el ‘Padre de la Patria Andaluza‘)… sabía que lo iban a matar desde el mismo día 2 de agosto (NB: 2-8-1936, fecha de la detención de Infante en su casa de Coria del Río por milicias falangistas enviadas por el Gobierno Militar de Gonzalo Queipo de Llano)… hasta que… mi madre iba todos los días; y en un ocasión me llevó a mí. Iba ella; y no mandó a nadie, que ya tenía valor. Hasta que un día ya no podía verlo. Le llevaba la bolsa (con la comida) y se la recogía un soldado. Y a Martínez Luna, mi padre le entregó el reloj, una pluma Parker y la sortija”.
Ese testimonio de Luisa Infante (1928-2009), la hija mayor del matrimonio entre Blas Infante Pérez y Angustias García Parias (fallecida en 1954, a los 63 años) abre unas puertas y, como ‘El Nombre de la Rosa‘… nos cierra otras.
Declaraciones de otras generaciones y documentos del mismo Museo de la Autonomía Andaluza nos señalan que lo que regresó a García Parias, ya viuda, desde la última prisión de Infante en el Cine Jáuregui (luego, Rialto) fueron unas gafas de cristales redondas como las que el Museo exhibe bajo presunción de autenticidad y, de nuevo… el reloj.

 

El reloj que marcó las 3:40 durante décadas

 

El reloj. ¿Tiene vida propia…?: “Los relojes son muy desagradecidos y pueden llegar a desesperarte”, era el lema de Rafael Torner, que cuidó mucho de este reloj. Lo que fue de la pluma Parker y de la sortija (de matrimonio) es un misterio cuya solución solo podría desvelarla la Resurrección de Angustias García Parias y, tal vez, de su hija Luisa Ginesa

 

Blas Infante ante la tumba de Al Mu’tamid en Agmat, Marruecos. En su muñeca izquierda luce del reloj ‘Movimiento’
Pero el reloj, el mismo reloj con el que Blas Infante fue a Aġmāt ( أغمات Aġmāt), a 30 kilómetros al Este de Marrakéch, el reloj con el que el notario (junto a José Luis García Vidal Vidalito y el chófer Ben Moussa) entró en la tumba de Al Mu’tamid, rey poeta abasida de los sevillanos, depuesto en 1091 por los feroces almorávides… ese reloj que volvió a Angustias García Parias por vía de José Martínez Luna, procurador de Blas Infante (y padre de Gerardo Martínez Retamero, expresidente del Betis)… ese reloj está aquí, con nosotros: y la cuerda sigue emitiendo desde sus entrañas -tan sensibles al sudor y al óxido- el mismo suave ‘cris-cris’ que en 1936… cuando se paró en las 03:40, muy probablemente las 03:40 de la madrugada del 10 al 11 de agosto: la hora más profunda de esa madrugada de agosto de 1936 en la que Infante abandonó -en una ‘saca’ de presos de aquellas que firmaban Gonzalo Queipo y su gran ayudante, Manuel Díaz Criado– su reclusión del Cine Jáuregui: rumbo al pelotón de fusilamiento de la Carretera de Carmona.
Tarjeta manuscrita de Infante en esperanto, que se halla dentro del ‘Korán’, perteneciente a ‘nuestro’ notario.

El General Queipo de Llano firmó directamente, y con graves advertencias entre líneas, la ‘saca’, ese mismo 10 de agosto y el médico José Leal Calderi, de las Juntas Liberalistas y compañero de cárcel, fue la última persona del mundo civilizado que cruzó palabras con Infante: quien dio en depósito a los guardias de Jaúregui la lista de objetos que relata su hija Luisa: a fin de que se le entregaran a Martínez Luna.

Las agujas ya recorren la esfera dorada y despegan desde esas 03:40 horas donde estuvieron detenidas por más de 60 años.
El reloj se mantuvo parado durante décadas en esa
hora de 03:40, en la casa familiar de ‘Santa Alegría‘, hasta que se reactivó con esfuerzos ímprobos de relojeros ya fallecidos, como el propio Rafael Torner. Este es un ‘Movado‘ con el diseño inconfundible de la casa relojera suiza fundada en 1881 en La Chaux-de-Fonds. Es esa pequeña esfera redonda que se inserta en un cuadrado y que, como el mismo nombre de la marca -‘Movado’ quiere decir ‘Movimiento’ en el no tan ignoto idioma del esperanto… que Blas Infante Pérez dominaba a la perfección. 

 

Adjuntamos la imagen de una tarjeta manuscrita de Infante en esperanto, que se
halla dentro del ‘Korán’ (edición de Garnier Hermanos, París, 1920), perteneciente a ‘nuestro’ notario. Si a ello añadimos que la cuadratura del círculo es uno de los símbolos más reconocibles de la masonería, pues…. (en relación al Korán, a la Reconquista a y la Andalucía islámica. Infante pensaba que la Reconquista cristiana “fue una conquista que provocó y produjo el
 retroceso histórico de Andalucía”. Según él, “la opresión política provoca la expulsión de millares de andaluces (moriscos y judíos) y un bárbaro régimen económico jurídico que produce opresión y miseria, repartiendo el solar andaluz en grandes porciones entre orgullosos guerreros y vamos magnates”.

 

Los golpistas de Sevilla rodean a Gonzalo Queipo de Llano meses después del golpe de estado del 18 de julio del 36. A la derecha de Queipo el alcalde Ramón de Carranza y el Gobernador Pedro Parias a su izquierda. También aparece el comandante Cuesta Monereo, tercero por la derecha con gafas y el capitán Díaz Criado, primero a la izquierda con bigotito y capa, uno de los sicarios más notables, despiadados y temidos tras el Alzamiento en Sevilla. Imagen de la Biblioteca Nacional de España.

 

En Cantillana empezó todo

 

Pero sigamos con la historia de la pieza ‘Movado’, con estructura de oro y maquinaria central de eje-volante fabricada entre Siglo XIX y XX… que viajó al Cine Jáuregui en la muñeca izquierda de Blas Infante y que regresó a ‘Santa Alegría’ (‘Dar Al-Farah‘), ya sin su dueño, después de haber conocido una semana larga de pasión en lo peor de la peor prisión de agosto de 1936. El reloj –’Le Chronometre Movado’, puede leerse aún en la esfera– le fue costeado al propio Infante por via de una suscripción popular en Cantillana, donde Blas Infante mantuvo su primera notaría entre 1910 y 1922. 
De ahí que el ‘Chronometre Movado’ ya nos observe también desde el fondo de esas fotografías que Infante se hizo tomar en 1924, en Aġmāt, con los descendientes del rey-poeta Al Mu’tamid. Y de ahí, del acompasado eco coral de los segadores de Cantillana en el canto de siega ‘Santo Dios‘, Infante –que sabía solfeo y tecleaba su propio piano, en su casa– extrajo la idea matriz de lo que hoy se conoce como ‘Himno de Andalucía’.
Pero pasaron otras cosas inquietantes en Cantillana, en aquellos años de estancia de Infante. El notario nacido en Casares tomó parte decidida por aparceros y segadores en el pleito por los derechos de propiedad de tierras que todos estos siguieron contra familias latifundistas de la vecindad tan importantes en la zona… como los poderosos Parias, de Peñaflor.
Fue lo que se llamó ‘El Pleito de los Parias.Por ese papel tan brlllante en favor de las clases menos favorecidas, estas mismas clases montaron esa suscripción para un regalo popular del pueblo de Cantillana, a través de la cual llegó el ‘Movado’ a la muñeca de Blas Infante. 
Menos de dos décadas después, Angustias García Parias escribirá en el reverso de una fotografía de su primo Pedro Parias: “Todos dicen es este el causante de su muerte”.

 

Angustias García Parias escribirá en el reverso de una fotografía de su primo Pedro Parias: “Todos dicen es este el causante de su muerte”. (De Blas Infante)
Sarcásticamente, Pedro y Angustias eran sobrinos de Pedro Parias González, nacido en Peñaflor… y primer Gobernador Civil en Sevilla del Alzamiento de Franco y Queipo de Llano. Pedro Parías González, de Peñaflor y comandante retirado, fue de los pocos que desde unos días antes estaban al corriente de todos los detalles de la conspiración que el sábado 18 de julio de 1936 remataron en Sevilla Gonzalo Queipo de Llano y sus afectos: José Cuesta Monereo, Eduardo Alvarez-Rementería, Escribano Aguirre, los jóvenes capitanes Carrillo y Aguilera… al fin, Parias González consiguió de Queipo que el General proclamara alcalde de Sevilla a Ramón de Carranza Gómezmarqués de Sotohermoso y gran amigo del propio Pedro Parias González. Horacio Hermoso (Izquierda Republicana), último alcalde de la República, fue fusilado el 29 de septiembre de 1936. 

 

 

Franco recibido por Queipo de Llano y el Cardenal Eustaquio Ilundain en Sevilla. El purpurado fascista es el único personaje que a día de hoy mantiene con su nombre una calle en Sevilla y que IU ha planteado retirar en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Foto Delespro. Fuente BNE

 

“¿Usted no ha dicho que es la sobrina del gobernador? Pues haga usted el favor, señora, de adelantarse a mí, que yo voy a hacer tiempo para que llegue usted a Sevilla antes que yo”, dijo a Angustias García Parias el Sargento Crespo, de Falange, cuando invadía la casa de Blas Infante, en ese mediodía ardiente de rastrojos y chicharras del 2 de agosto de 1936. Angustias había tratado de impedir físicamente la detención de su marido y se llevó un empujón de Crespo, contrariado. Entonces, ella se revolvió y dijo al falangista: “Soy sobrina del gobernador”. 
Y así recordaba Luisa Ginesa Infante aquellos momentos críticos de la mañana del 2-8-1936, tal como habían agrupado los recuerdos ella y Rosario, encargada de la casa: “Mi padre dijo entonces a Crespo que ella, mi madre, no tenía que hablar con nadie. Entonces, ese señor le dijo: ‘Yo sé la gravedad de las órdenes que tengo que cumplir’. Las órdenes eran que lo mataran en la carretera y que se le diera por aplicada la ley de fugas… después, mi madre defendió la casa como una leona: todos los días llevaba jazmines frescos a cada foto de él: decía que la casa era su verdadera tumba”.

 

Hoy no hay charla. No puede haberla, porque el tono que yo doy a estas charlas es incompatible con el gran dolor que siento” Gonzalo Queipo de Llano tras la muerte de Pedro Parias

 

Una página  le dedicó ABC de Sevilla a Pedro Parias tras su fallecimiento el 1 de febrero de 1938.

 

Blas Infante no pasó de esa fatídica madrugada de Cabañuelas de agosto del 36, hace 82 años ya… pero Pedro Parias González tampoco sobreviviría a la Guerra Civil: un cáncer se lo llevó a la tumba con 62 años, el 1 de febrero de 1938, “con el pésame del Generalísimo y testimonios de condolencia de toda España”, nos contaba ‘ABC de Sevilla‘ el miércoles 2 de febrero de 1938. Queipo, Díaz Criado, Crespo... aún seguirían en este mundo durante algunas décadas más. Ninguna estirpe se ha perdido del todo: ni los Queipo – “Buenas noches señores”–  ni los Parias, ni tantísimos Crespos o Díaz Criados… ni tampoco los Infante. Esto, cuando el ‘Movado/Movimiento’… nos sigue mirando a todos y emite su suave ‘cris-cris’ suizo. Él es el último testigo de la barbarie de aquel agosto de 1936 en el Cine Jáuregui.
Sea en el Nombre de Dios, Clemente y Misericordioso.