The news is by your side.

Sahara: EEUU presiona a Marruecos que vuelve a sentarse a negociar

España es, oficialmente, la potencia administradora del Sahara Occidental, lo que hace a través de los Acuerdos con Marruecos de 1975.

 

Alejandro Delmás Infante / Tinduf.- Bienvenidos a la República Árabe Saharui Democrática (RASD), un pequeño país cercado por campos de minas asociados al ‘Muro de la Vergüenza’, que Marruecos construyó entre 1985 y 1988, a lo largo de 2.700 kilómetros: con un total de siete millones de minas (‘serugs’) a repartir entre los 173.600 saharauis que la RASD y la Media Luna Roja del Sahara Occidental tienen censados entre cinco campamentos o ‘wilayas’: Smara (50,700), Laayoune (50.500), Auserd (36.500), Dakhla (19.400) y Bojador (16.500). Todos, al Sudoeste de Argelia y a distancia de entre 50 y 100 kms. de Tinduf, en cuyo aeropuerto ha de aterrizar -a dos horas y cuarto de Argel- todo aquel que vaya a visitar las ‘wilayas’: con visado de tránsito para Argelia (no permite visitar la ciudad de Tinduf) y para los territorios saharauis, todo bajo supervisión de la RASD.

 

 

Entre piedras rojizas, titánicos lagartos listados (‘un plato exquisito’, señalan los ‘polisarios’ más expertos), y ‘djerbos’, las ratas-canguro del desierto, que mueren atropelladas, deslumbradas por los faros de los vehículos, más algún rebaño aislado de camellos, que vive peligrosamente… el  ‘Muro de la Vergüenza” construido por Marruecos, cercena y separa lo que debería ser la totalidad del territorio del Sahara Occidental. El territorio que España entregó sin rubor a Marruecos y Mauritania como consecuencia de los Acuerdos de Madrid de 14-11-1975: ‘La traición de Madrid’, define unánimente la población saharaui. La invasión del Sahara conocida como ‘Marcha Verde’, que proyectó y planeó minuciosamente Hassan II rey de Marruecos (El Hassan Ben-Mohamed) a partir de marzo de 1975 (una invasión que podía no haberse detenido en el Sahara) determinó la postura española hasta límites extremos.  Antes, durante y después de esos acuerdos, la ONU prescribía la ejecución de un Referéndum para la constitución del Estado saharaui, consulta que Marruecos ha ido boicoteando metódicamente antes y después de la guerra de los años 80 y 90, que terminó con la retirada de Mauritania de cualquier historia o territorios relacionados con el Sahara Occidental. Mientras el Referéndum saharaui no se celebre… España es, oficialmente, la potencia administradora del Sahara Occidental… lo que hace a través de los Acuerdos con Marruecos de 1975. Mediante tratados de pesca, etecétera, la Unión Europea refrenda, asume y colabora con estos acuerdos, que conceden a Marruecos pleno derecho sobre la gran masa de recursos y riquezas saharauis: la pesca y los fosfatos. Actualmente, Marruecos mantiene en cárceles y penales de su competencia al menos a una veintena de presos políticos saharauis con condenas superiores a los 20 años de prisión.

 

MEDIA LUNA ROJA

 

“Siendo lo que es, el Muro de la Vergüenza no es el peor de los Muros que cercan al Sahara Occidental; el peor es el muro del silencio del mundo occidental”, señala a ‘Confidencial Andaluz’ Buhebaini Yahya, Presidente de la Media Luna Roja Saharaui. Yahya es el responsable del acopio de recursos de todo tipo para los refugiados de los campamentos: recursos materiales, económicos y alimentarios. “En estos momentos, sólo tenemos asegurado un 52% de recursos de cara al año 2019; aunque es evidente que nuestra actividad no va a detenerse”, agrega. Una flota de camiones con los suministros para los campamentos atraviesa constantemente el desierto argelino desde puertos como Orán o Argel.
El dinero que envían los saharauis con actividad laboral en el exterior resulta vital para unos territorios donde la población se abastece de agua a través de cisternas -el agua corriente es prácticamente una rareza- y el personal militar o de la flamante Policía Nacional se maneja en un sueldo equivalente a 55 € trimestrales. El apoyo de potencias como Sudáfrica -Nelson Mandela es un héroe para los saharauis- han colaborado decisivamente a que la RASD sea hoy reconocida por 98 países de la Unión Africana. Pero eso, ahora mismo, no evita constantes estallidos de minas en las cercanías de las llamadas ‘zonas liberadas’ (Badia): o, por ejemplo, que los niños que se entrenan al fútbol en los equipitos de los campamentos (en su mayoría, admiradores del Barça y de Messi)… deban hacerlo en unas condiciones insólitas para cualquier europeo: descalzos, entre pederuscos y entre restos descompuestos de cabras y ratas del desierto.
En diciembre de 2018, un bebé que gateaba en el desierto (‘erg’) fue destrozado por una de esas minas terrestres por cuyos corredores solamente se puede circular gracias a la pericia de los conductores ‘polisarios’ en viejos vehículos de ‘todoterreno’ de los años 60, 70 u 80: los más indicados para el desierto. Podemos aportar imágenes de algunos camellos (‘djemel’) de una manada que quedó despanzurrada por las minas; un camello (o dromedario) mediano, del que se extrae leche, carne y piel, puede representar un ingreso entre 200-400 €. Un camello de gran tamaño puede irse hasta 500 € en el mercado cercano a Ragouni. El que quiera recibir un camello en España… puede hacerlo por envío portuario, vía Orán o Argel-.

 

 

LA GUERRA… Y BOLTON

 

Además de los veteranos ‘polisarios’ de las guerras de los 70 y 80, contra España y Marruecos -que bombardeó a los saharauis desde aviones de combate, con napalm y fósforo blanco-, las Juventudes del Polisario, que lidera Hamdi Omar, han ido virando cada vez más hacia posiciones belicosas. Hamdi conversó para ‘Confidencial Andaluz’ y señaló que “volver a la guerra es una solución que nunca podría descartarse en último extremo, pero seguimos luchando en busca de una solución política”. Los jóvenes educados en Argelia y Cuba han ido pivotando progresivamente hacia esa negociación, en busca del cumplimiento del mandato de la ONU. Hubo unas conversaciones iniciales en diciembre de 2018, en Ginebra, en las que Marruecos ya aceptó sentarse con representantes de la RASD y del Frente Polisario, siempre en presencia del alemán Horst Koehler, representante del Secretario General de la ONU. Esas conversaciones van a reanudarse los próximos días 21 y 22, también en Ginebra. “Marruecos no admitía sentarse con nadie del Polisario ni hablar de debatir la especial ‘autonomía’ que ellos… y ya lo va a hacer, lo que puede considerarse como un éxito. No hay duda de que en la nueva situación ha influido la posición pro saharaui del mismo Koehler… tanto como de John Bolton, Consejero de Seguridad Nacional del Presidente estadounidense, Donald Trump. Bolton, que en 1991, al término de la Guerra, fue uno de las redactores de MINURSO (Misión de Paz de Naciones Unidas para el Sahara) declaró a Reuters que… “debería haber una intensa presión sobre todos los interesados para ver si pueden resolver el problema a toda costa”.
 “No se puede justificar que MINURSO se siga prorrogando por falta de acuerdo, y eso me hace sentirme impaciente y frustrado, No debemos de olvidar la situación en el Sahara Occidental, hay que pensar en todos los saharauis que todavía están en campamentos de refugiados en el Suroeste de Argelia, cerca de Tinduf, en un inhóspito deierto y sin poder volver a su tierra y sus ciudades. Debemos permitir que estas personas y sus hijos regresen a casa”. Si las palabras de Bolton encierran toda la carga que dejan entrever… habrá que estar atentos a lo que pase en Ginebra, la próxima semana. Entretanto, la cuestión es simple: ¿quién ganará en el combate entre los grandes lagartos marroquíes y los escurridizos ‘polisarios’? Los saharauis ya tienen una victoria bien simple. Sin un triunfo material entre las manos, ellos sí han ganado una partida, una gran batalla. La batalla de la dignidad y la razón. Con eso les basta para ser felices. De momento.

 

 
MALOMA MORALES: “UN ASUNTO PERSONAL”

 

Los portavoces de la República Árabe Saharaui Democrática no valoran oficialmente la cuestión de Maloma Morales, la chica saharaui adoptada por una familia de Mairena del Aljarafe, que permanece en territorio saharaui desde finales de 2015. Tras una docena de años en tierras de Sevilla, bajo la tutela de sus padres adoptivos, Maloma no regresó de un viaje que hizo a Tinduf en diciembre de 2015, y al que se marchó con billete de vuelta.Ya tiene un hijo, fruto de una pareja saharaui con la que entró en relación casi de inmediato a la llegada a los campamentos. Pepe Morales y Mari Carmen de Matos, padres adoptivos de Maloma, han denunciado repetidamente que la chica se encuentra en el Sahara ‘retenida contra su voluntad’, pero la propia Maloma ha hecho llegar videos a publicaciones españolas en los que señala que se la deje estar con su gente ‘y en paz, sin más ánimo de polémica’. Portavoces oficiales de tanto de la RASD como de varias asociaciones pro-saharauis señalan: “El de Maloma ha sido un asunto desgraciado que se ha usado y tergiversado de forma infortunada para dar palos a la causa saharaui. No se va a entrar en esa situación por parte de la RASD, puesto que entendemos que se trata de un asunto personal. Mucha gente abandona sus casas para crear una nueva familia… y nadie dice nada”. En los primeros días de marzo, Maloma se encontraba con su nueva familia en los territorios liberados de la RASD, (‘Badia’), más allá de los últimos puestos avanzados de Argelia. Esta es una zona de muy difícil acceso a la que sólo se puede ingresar a través de corredores entre los campos de minas cercanos al ‘Muro de la Vergüenza’. Regresará a su ´wilaya’ a mediados de este miso mes.

 

Vídeo realizado por el periodista Juan Miguel Baquero Zurita después de la entrevista a Maloma en Smara (Tinduf, Argelia). Aquí la entrevista completa: http://elcorreoweb.es/internacional/a…