The news is by your side.

Cajasol rompe con CaixaBank y en la Junta no saben nada

CaixaBank comunica a la CNMV que la Fundación Cajasol rompe unilateralmente el Pacto de Accionistas suscrito con Banca Civica en 2012.

 

Que Fundación Privada Monte de Piedad y Caja de Ahorros San Fernando de Huelva, Jerez y Sevilla (“Fundación Cajasol”), anteriormente, Monte de Piedad y Caja de Ahorros San Fernando de Guadalajara, Huelva, Jerez y Sevilla (“Cajasol”), una de las cajas que constituyeron Banca Cívica, S.A., previa solicitud por su parte, deje de ser parte del Acuerdo de Integración entre CaixaBank y Banca Cívica, S.A. y del Pacto de Accionistas de CaixaBank”.

 

Con este párrafo, extraído de una comunicación – “Hecho Relevante”– de CaixaBank enviada a la CNMV, se ha conocido en el día de ayer que la Fundación Cajasol, a través de su presidente Antonio Pulido Gutiérrez, ha roto definitivamente con la Caixa el pacto de accionistas vigente desde el año 2012 que la entidad catalana firmó con las cajas integradas en Banca Cívica. En el mismo documento se da cuenta de la decisión de la entidad andaluza de liquidar el acuerdo que se habría tomado por su Patronato el 15 de marzo pasado. Un hecho, por cierto, desconocido hasta ahora por la opinión pública andaluza.

La entidad presidida por Jordi Gual, en un escrito remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, da cuenta de una nueva modificación del “Acuerdo de Integración entre Caixabank y Banca Cívica” en el que queda excluida la Fundación Cajasol. He aquí el texto integro de dicho documento.

En este escrito se destaca que Pulido ha roto los dos acuerdos, por un lado su integración en Caixabank como entidad miembro de Banca Cívica y por otro su colaboración en el Pacto de Accionistas para “devolver a la sociedad los beneficios que se adquieren de ella”, compromisos que traducidos significan invertir en cada territorio de actuación de la entidad financiera los beneficios anuales que se adquieren, en el caso de Andalucía suponen más de 59 millones de euros anuales. Una inversión procedente de los beneficios que Caixa adquiere unidos a la incorporación de Cajasol a su accionariado, interprétese cartera de clientes, cuentas, depósitos y productos que se heredan de la caja andaluza.

Se rompe así la obra social en común que aportaban las dos entidades en los territorios de Andalucía y Guadalajara y por otro lado, desvincularse del SIP de Banca Cívica. De esta forma aparece reflejado en la cláusula previa “todas las referencias que en el Pacto se hacen a Fundación Cajasol, como Caja de Ahorros que se integró en Banca Cívica, dejan de tener eficacia desde la firma de este Acuerdo de modificación” dice el texto remitido a la CNMV.

Así la Fundación que preside Pulido se marcha del acuerdo, pero el resto de Cajas – todas “fundaciones bancarias”-, mantienen su pacto de accionistas con Caixabank.

Información que ayer publicó el ‘Diario de Noticias de Navarra’. (Pinche sobre la imagen para ampliarla)

 

¿ Estamos ante la privatización definitiva de la Fundación Cajasol?

 

Antonio Pulido, una vez más, ¿camina por libre? Ya lo hizo cuando integró a la caja sevillana –Cajasol- en Banca Cívica anunciándolo el 10 de noviembre de 2011 y pillando por sorpresa al propio presidente entonces de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. En aquellas fechas se contaba en los mentideros políticos sevillanos que aquella noche previa, José Antonio Viera, le volvió a salvar por segunda vez la cabeza a Pulido que seguirá eternamente en el cargo. No obstante, conociendo la personalidad de quien hoy preside la Junta, hay quien no descarta que este sea un paso más (autorizado) para la privatización definitiva de una Fundación que un día fue de los andaluces.

Tras su salida del Grupo Caixa – “un despido” según algunas fuentes de la entidad tras verificar  determinadas actuaciones publicadas por la prensa – el Sr. Pulido  procedió a principios de 2017 a vender 670.000 acciones de Caixabank por 2,17 millones de euros. Una decisión que se interpretó como una demostración de su poder absoluto en Cajasol frente a los catalanes que le habían despedido.

 

Ramírez de Arellano se informará hoy sobre la operación

 

La nula transparencia en las decisiones y acciones que se toman en la Fundación Cajasol vuelven a aflorar nuevamente con este caso. No se conoce oficialmente si la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía ( en marzo aún Maria Jesús Montero) y la presidenta Susana Díaz eran conocedoras de esta decisión tan transcendente para la economía andaluza.

Puestos en contacto ayer martes con el Consejero de Economía, Antonio Ramírez de Arellano, máximo responsable a su vez del Protectorado de Fundaciones de la Junta, nos ha informado que precisamente tiene prevista una reunión con su equipo “mañana” -este miércoles día 31- donde se le informará sobre el asunto del que no sabía “a ver si nos corresponde alguna autorización”; al mismo tiempo el consejero dijo que conocerá el estado de la respuesta que su equipo está elaborando desde hace meses al burófax que a finales del pasado mes de junio le envió el cesado –por Pulido- vicepresidente de la fundación, Marcos Contreras  (PP) donde solicitaba amparo y documentación financiera sobre determinadas operaciones inversoras. Tal y como en su día publicó Confidencial Andaluz, en dicha comunicación, que ha estado durante meses “extraviada” en la Secretaría General de la Consejería (ocupada actualmente por un buen amigo de Pulido), Contreras solicitaba el amparo del Protectorado en su labor de fiscalización de la fundación, reclamando documentación sobre diversas decisiones inmobiliarias que sistemáticamente dice que le fueron denegadas por el presidente Antonio Pulido.

Marcos Contreras ha manifestado que no tenía noticia sobre la ruptura del Pacto de Accionistas tomada por el Patronato de Cajasol en marzo pasado, “si lo hubiera aprobado, seguro me acordaría. Así que, o no estuve o me habían echado ya”.

 

Ramírez de Arellano también le tiene miedo a Cajasol

 

Interrogantes que se acumulan

 

La decisión de romper amarras con la Caixa, ante la falta de información y transparencia por parte de la entidad sevillana, levanta infinidad de dudas e interrogantes.

¿Qué significa romper el pacto de accionistas y salir del acuerdo de integración de la primogénita Banca Cívica y actual CaixaBank? ¿Se lleva Antonio Pulido el paquete de acciones que Cajasol tenía en Caixa a otra empresa del IBEX 35? ¿Supondrán estas nuevas inversiones algún puesto en un Consejo de Administración para el presidente de la Fundación Cajasol? ¿Ha autorizado la operación el Protectorado de la Junta de Andalucía como marca la Ley? Si no la han autorizado ¿significa que desconocían el paso trascendental dado? ¿Qué ocurrirá con los dividendos de las acciones a partir del próximo año? ¿El Patronato de la Fundación Cajasol confía en la gestión de Antonio Pulido tras haber abocado a la desaparición de las Cajas de Ahorro que presidía y ahora le otorga los poderes de decisión y control de las cantidades a invertir con la situación financiera que se vive en la Bolsa española y mundial? ¿Quiénes conforman el Patronato de la Fundación Cajasol en la actualidad, tras las salidas de los últimos Patronos?

Si esta decisión se tomó el pasado mes de marzo ¿por qué ni la Junta de Andalucía ni la Fundación Cajasol han dado cuenta de ello? Pulido es muy dado a enviar notas de prensa, convocatorias e invitaciones de todos sus actos y actividades, pero estas, tan relevantes como para que se publiquen en la CNMV por parte de CaixaBank no se anuncia ni explican. ¿Qué jugada tiene preparada ‘el banquero de Susana Díaz’ tras este movimiento tan importante y llamativo? ¿Prepara así su defensa ante la resolución de la Comisión de investigación de las entidades financieras y la pronunciación de su imputación ( o no) en el caso Banca Cívica?

 

Pasividad en la oposición política andaluza 

 

Un halo de misterio sigue rodeando la gestión de la más importante fundación de Andalucía, con casi veinte millones de presupuesto anual. Una entidad, recuérdese, que fue de las cajas de ahorro de titularidad pública y que el PSOE – con la complicidad del PP – ha permitido que quede diluida y sin control real en los ámbitos institucionales correspondientes.

Sin embargo, no parece que el tema interese demasiado entre los parlamentarios de la oposición donde se viene observando cierta pasividad. En el PP, por ejemplo, hay división de opiniones al respecto. Juan Ignacio Zoido y Ricardo Tarno son los apoyos fundamentales con los que ha contado Pulido ante los intentos de los populares de indagar su gestión en Cajasol/Banca Cívica, una posición que ha prevalecido sobre la que en privado venía manteniendo Juanma Moreno Bonilla, partidario tras el inesperado cese de su hombre en el Patronato, Marcos Contreras, de levantar alfombras y airear lo que se hace con los fondos de la entidad.

Cuando Pulido intervino en el Congreso se puso en marcha una maniobra interna en el Grupo Parlamentario del PP -auspiciada por el ministro Juan Ignacio Zoido- para sustituir al portavoz titular en la Comisión, el diputado popular por Guadalajara Ramón Aguirre, colocando a Carlos Floriano al que, tras una primera intervención dura y recibir la visita de Ricardo Tarno en el escaño en plena sesión, corrigió su segundo alegato llegando a pedir disculpas al compareciente Pulido.

 

Enrique Goñi y Antonio Pulido explican lo de Banca Cívica en el Congreso

 

Más llamativo es el comportamiento de la izquierda, Podemos e IU, no recordándose ninguna iniciativa política encaminada a clarificar que se ha estado haciendo con unos presupuestos que un día no muy lejano fueron de los andaluces. Para encontrar alguna intervención de Podemos al respecto hay que remitirse al Congreso de Diputados, en el seno de la Comisión de Investigación del Sistema Financiero, donde el diputado por Málaga, el profesor Alberto Montero, se mostró muy crítico con Pulido en sus preguntas. Ni Teresa Rodríguez ni Antonio Maillo abrieron nunca la boca para reclamar luz y taquígrafos sobre la opaca gestión en Cajasol. Al contrario, ambos han participado como otros líderes políticos, en eventos patrocinados por la entidad con cargo a la denominada Obra Social y Cultural. Conocedores de las cenas de Pulido con Maillo y los ágapes con el alcalde de Cádiz, siempre  quedarán dudas sobre posibles complicidades o pactos.

¿Ciudadanos?… ni está ni se le espera. Nunca mostraron ningún interés en un tema considerado por Juan Marín del ámbito cuasi particular de sus hasta hace poco  ‘socios’  en la gobernación de Andalucía.

El Psoe-A, conocedor de la pública y ostentosa amistad de su Secretaria General con Pulido, calla y mira para otro lado. Lo cierto que estos antiguos cachorros de las Juventudes Socialistas, se han hecho con el poder en el Gobierno andaluz y en el partido y, según todos los indicios se acaban de quedar con los “restos” de las antiguas cajas de ahorros El Monte y San Fernando. Últimamente la sede central de la Fundación Cajasol  en Sevilla se ha convertido en sede permanente de numerosos actos institucionales de la Junta de Andalucía descaradamente electorales. Por supuesto con cargo a los presupuestos de la Obra Social y Cultural de la entidad que administra el Sr. Pulido.